(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com      DICIEMBRE DE 2015

COLABORADORES / PEDRO PAUNERO

LA PRONUNCIACIÓN DEL SECRETO

 

-El secreto es...

 

-¡Shhh!

-¡Está bien, en voz baja...!

 

-¡Calla!

 

-En un susurro...

 

-¡Le taparé los oídos a la gente, a las aves, a las hojas de los árboles, a las olas que desgastan las rocas intentando arrebatarles el secreto y mucho más!

 

-El secreto...

 

-El secreto rumorea en los cielos, en el aire, en las venas pero nadie atiende. Es mejor así.

 

-El...

 

-¿No entiendes que llueve con las estrellas fugaces, que moja con la lluvia, que estremece en el estertor de los que mueren en las guerras, que se quema con los bosques, que nace cada vez que un niño nace?

 

-Lo gritaré ante el mar tempestuoso, en medio de un pozo (voz abajo, que vaya golpeando cada piedra), arriba, desde la copa de los árboles (y en medio de sus ramas), en la humedad no erótica de las nubes (en la canastilla de un globo), en medio de las llamaradas de un edificio derribado por las bombas (víctima de la siempre periódica inquisición humana)...

 

-Está bien... cedo... tuérceme el brazo, pícame los ojos, méteme ramitas en los oídos...

 

¡El secreto es...!

 

Cae un rayo en lo alto del cerro, se abre la tierra, se vienen abajo tres casas hechas de adobe y paja y madera y troncos. Un animal aúlla agónico en el bosque de la tarde, en la selva de la mañana del mundo, desde el mar que inunda los continentes post polares las algas amenazan con cubrirlo todo. Ya hay una como costra en la superficie del planeta. Ya una como sentencia de muerte en su piel agrietada.

 

-¿Lo dijiste? No pude escuchar nada.

 

-Lo dije... pero apenas dicho sentí que se me secó la sangre, que se me vidriaron los ojos, que se me secaron los labios y se me cayeron los dientes...

 

-A ver... no es nada. Tan sólo ya no tienes cara. Ya no escucho tu voz, ya no tienes mirada. Tu nariz ya no podrá oler ni respirar. Tu sexo ya no podrá engendrar ni supurar.

 

-¿Ahora qué hago?

 

-Qué más da lo que hagas: lo has hecho ya todo.

 

Una variante dice que cuando él pronunció en voz alta:

 

-¡El secreto es que no hay secreto!

 

Ella dijo:

 

-Tanto para nada.

 

Y él contestó:

 

-Bueno, más o menos es eso.

 

Y ella se quedó con la duda.

Pedro Paunero


(México, 1973) Narrador y ensayista nacido en Tuxpan, Veracruz. Parte de su obra ha sido traducida al catalán y al inglés y ha ganado algunos premios en el género del cuento corto. Como biólogo terrestre y como Pedro Paunero, ha ejercido el activismo en el área de la ecología como Director de una asociación civil ambientalista y blogger para la Fundación Bertelsmann de Alemania). Colabora con la revista Hontanar en Español de Australia. Ha  realizado crítica de cine para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la web CorreCámara.com y la revista Cine Toma, de arte (en el terreno de la pintura, el grabado, la fotografía y el vídeo), como performer y conductor de T. V.

Ha trabajado como “freelance” para el IMCINE, el INAH y Europa Cinemas.

Su obra literaria erótica se ha comparado, a veces, a la de Jean Genet y Céline.

A partir de este número inicia su vinculación, con sus relatos eróticos, gracias a la sutil insinuación de una nínfula mexicana a quien trasnocha con sus exquisitos relatos de contenido erótico.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia