(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com      MAYO DE 2015

COLABORADORES / PEDRO PAUNERO

LOVE STORY

 

Cuando nos separamos ella escribió un breve homenaje dedicado al arte, a la cata de vinos, a la botánica, a la música barroca, a los clásicos literarios descubiertos o vueltos a leer en raras y primeras ediciones, a la arquitectura virreinal, a las antigüedades, a mi primera novela publicada.

 

Cuando nos separamos ella escribió una cuartilla completa por la cual se despedía para siempre de su mala poesía, de sus ingenuas aspiraciones como novelista, como bailarina.

 

Cuando nos separamos -tan fácil es escribirlo en una sola línea-, se le derrumbó la construcción que había erigido a mi lado. Dio en hacerse fotos llorando, en parques, sobre un muro (la frente apoyada en ese muro), en cines (sola, en una butaca), en los museos que hubiera recorrido conmigo, en las esquinas dónde perdimos más taxis que abordado... todas las fotos las colgó en la red social y me hizo saber no de su tristeza sino de ese o esa cómplice que le acompañaba dondequiera y le hacía esas fotos. Después de todo cada foto tenía un algo artístico que no sé qué...

 

Nos volvimos a ver en la boda de un amigo común. Al terminar la fiesta alguien me susurró que no parecíamos una pareja en proceso de divorcio, que se nos veía serenos. La llevé al apartamento y dudó antes de abrir la portezuela:

 

-¿Quieres subir?

 

-No -dije-, ya bajé a este nuevo puerto ¿Y tú?

 

Abrió de golpe pero no salió del auto.

 

-Quiero darte algo -extraje el libro de la guantera.

 

-¿”La mujer rota”? -me miró con unos ojos estriados como las avellanas y así de amargos.

 

-La Beauvoir dice que no busques moralejas ni lecciones en esta obra.

 

Cogió el libro. Por un momento casi caí en la trampa: ese arrastrar de pasos, ese indeciso acto de meter la llave en la cerradura de la puerta cristalera, ese cerrar aprisa y detenerse luego antes de subir las escaleras...

 

En mi apartamento llamé por teléfono.

 

-Está hecho -susurré-: Ven, amada mía, salgamos al campo, moremos en las aldeas...

 

-El amor es más fuerte que la muerte, la pasión más cruel que el Abismo...

 

Sonreí.

 

-Debajo del manzano te desperté, allí dónde tu madre te dio a luz, donde te dio a luz la que te concibió... -luego, rompiendo el verso-: Quiero besar tus ojos verdes como manzanas en campos de asfódelos...

 

Ella se rió.

 

-¡Ya, eso sonó cursi!

 

-Mmmhhh... lo sé... mejor vámonos a la costa un fin de semana y no salgamos del hotel ni para comer, pidamos servicio al cuarto y alguna puta que nos haga un trío o un chico si es lo que tú quieres.

 

Fuímos. Tres meses después la llevé a su apartamento. Esta vez no hubo fiesta de por medio sino una noche fría terminando “La verdad sospechosa” en un teatro del centro. Antes que saliera del auto le entregué un libro que saqué de la guantera.

 

-¿Madame Bovary?

 

-Me voy al bosque -expliqué, arranqué y no volteé atrás.

 

Cuando llegué al apartamento llamé por teléfono.Tras unos breves minutos de hacer los tontos y reír sin parar le solté:

 

-Apenas recuerdo ya tus ojos; eran, creo, azules... Ah sí, azules: un azul de zafiro.

 

Ella se rió.

 

-¡Kavafis! Lo leímos una tarde en la Alameda... -y en seguida-: ¡Qué cursi eres!

 

-Mmmhhh... lo sé querida, lo sé-.

 

Y eso fue lo que le dije antes de quedar para el día siguiente.

Pedro Paunero


(México, 1973) Narrador y ensayista nacido en Tuxpan, Veracruz. Parte de su obra ha sido traducida al catalán y al inglés y ha ganado algunos premios en el género del cuento corto. Como biólogo terrestre y como Pedro Paunero, ha ejercido el activismo en el área de la ecología como Director de una asociación civil ambientalista y blogger para la Fundación Bertelsmann de Alemania). Colabora con la revista Hontanar en Español de Australia. Ha  realizado crítica de cine para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la web CorreCámara.com y la revista Cine Toma, de arte (en el terreno de la pintura, el grabado, la fotografía y el vídeo), como performer y conductor de T. V.

Ha trabajado como “freelance” para el IMCINE, el INAH y Europa Cinemas.

Su obra literaria erótica se ha comparado, a veces, a la de Jean Genet y Céline.

A partir de este número inicia su vinculación, con sus relatos eróticos, gracias a la sutil insinuación de una nínfula mexicana a quien trasnocha con sus exquisitos relatos de contenido erótico.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia