(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com      ABRIL DE 2015

COLABORADORES / PEDRO PAUNERO

LAS VÍAS DE SÍBARIS

 

cuando llegues a la costa de Síbaris pregunta por mí.

 

Echa a andar entre los cultivos de cereales más dorados que el sol de verano y escucha mugir a los toros en las majadas.

 

¡Qué magníficos ejemplares!

 

Cuando llegues a Síbaris, mira el mar que atrás dejas, no lo eches de menos, delante te aguardan los placeres aumentados.

 

Cuando te adentres por Síbaris te hablarán de bañeras de vidrio dónde nos bañamos con tres doncellas a cada lado, prestas a servir a su Señor.

 

Cuando pasees por sus calles te ofrecerán el vino añejo y mirarás las estatuas fálicas y andróginas de Dionisio, el dios que sonríe de todo.

 

Anda por las calles y pregunta por mí, te dirán: ¡Ah, aquél que vive como nadie, vive en la colina dónde se mecen los asfódelos con una mujer como ninguna otra y en cuyos ojos verás el ancho mar, también, te abismarás en estos y escucharás las olas y los maremotos! Será una catástrofe para tu alma mirar esos ojos pero sería una tragedia irte de Síbaris sin verlos.

 

Pregunta por mí y por ella y sabrás de una vez por todas por qué me envidian en el Ecúmene. Después de todo -y de todos- yo soy aquél que duerme sobre pétalos de rosas y si un sólo pétalo resulta arrugado me molesta.

 

 Aquí no hay gente fea ni riquezas, sólo existe y se extiende el refinamiento.

 

Prohibidos están en la ciudad los carpinteros y los herreros y todos los oficios manuales para que el ruido que producen sus diestras manos no lastimen nuestros oídos.

 

Olvídate del mundo: ¡Estás en Síbaris!

 

¡Esto es la Magna Grecia, nada hay que se le compare!

 

Cuando dejes Síbaris llora un poco: ya tu alma pertenece a otro estado de cosas, ya no te son conocidos los llantos ni las risas del común de los mortales.

 

Echa una última mirada a sus murallas: trescientos mil soldados la guardan, cinco mil jinetes la custodian. Sus caballos, como cualquier otra cosa en Síbaris, son únicos: danzan al compás de las flautas... aunque pensándolo bien ¿y si los enemigos de Síbaris resultaran buenos flautistas?

 

No pienses en eso. El sol brilla sobre Síbaris y el mar plateado arroja navajas de caricias sobre sus costas.

 

Suspira aliviado.

 

Interludio

 

La envidia ha inundado Síbaris, también ha ensombrecido mis mañanas. Ya no veo el mar proceloso en sus ojos verde-gris, sólo nubes, ya no veo el coral ni las manzanas de Hespérides en sus labios, sólo un agua calma en espera de un pie que la hoye, sembrando, después, plantas con espinas.

 

Ya no hacemos el amor. La tarde cae sobre Síbaris y se nos va en puro y amargo pensamiento. Sería mejor beber la cicuta.

 

Ya no hacemos el amor. La noche cae sobre Síbaris y nos amanece la mañana oscura. Sería mejor sacarnos los ojos.

 

Crotona, nuestra ciudad hermana, sólo piensa en destruirnos. Crotona, nuestra ciudad hermana, aspira la hegemonía económica de Magna Grecia, Crotona, nuestra ciudad hermana, ha desviado el río para inundarnos.

 

Crotona, nuestra ciudad hermana, nos ha inundado con envidia. Ellos traían huestes completas de buenos flautistas.

 

¡Ah, de Síbaris! En sus ruinas sólo flotan las aves acuáticas. ¡Ah, de Síbaris! En sus aguas sólo prosperan las flores acuáticas. Y los habitantes de Mileto, decidieron desviar otro río para inundar la ya inundada Síbaris.

 

Dijeron que ese río eran sus lágrimas derramadas por Síbaris.

 

Cuando atrás dejes a Síbaris jamás creerás que una avalancha de lodo, poco después de tu partida, ha sepultado la ciudad.

Pedro Paunero


(México, 1973) Narrador y ensayista nacido en Tuxpan, Veracruz. Parte de su obra ha sido traducida al catalán y al inglés y ha ganado algunos premios en el género del cuento corto. Como biólogo terrestre y como Pedro Paunero, ha ejercido el activismo en el área de la ecología como Director de una asociación civil ambientalista y blogger para la Fundación Bertelsmann de Alemania). Colabora con la revista Hontanar en Español de Australia. Ha  realizado crítica de cine para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la web CorreCámara.com y la revista Cine Toma, de arte (en el terreno de la pintura, el grabado, la fotografía y el vídeo), como performer y conductor de T. V.

Ha trabajado como “freelance” para el IMCINE, el INAH y Europa Cinemas.

Su obra literaria erótica se ha comparado, a veces, a la de Jean Genet y Céline.

A partir de este número inicia su vinculación, con sus relatos eróticos, gracias a la sutil insinuación de una nínfula mexicana a quien trasnocha con sus exquisitos relatos de contenido erótico.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia