(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com      JUNIO DE 2017

VENUS DEL MaReA  /   PATTY MONJE por FERNANDO GUINARD y EMILCE RIVERA

PATTY MONJE

 

Fotografía de Emilce Rivera y Fernando Guinard

 

 

 

“La primera vez que estuve en el Museo Arte Erótico Americano MaReA, percibí que es un espacio donde se rinde culto a los espíritus del arte y el erotismo como piedras angulares de la existencia. Es un templo del placer donde el cuerpo humano, en todo el esplendor de su belleza, es el protagonista. Sentí que mi cuerpo, con todas sus características morfológicas y expresivas, representaba el eterno femenino presente en todas las geografías y épocas”.

 

Patty Monje

 

 

Patty Monje es un espíritu guerrero compuesto por aire, tierra, luz y materia. Hipnotiza con su mirada y su cuerpo cubierto de selva produce un placer sensual que alimenta el espíritu del erotismo. Es paradigma de la belleza, la sensibilidad y la inteligencia. Comparte sus encantos, percepciones y secretos íntimos para expulsar el tedio que produce la ignorancia, la superstición y la insensibilidad de un pueblo aconductado por una clase corrupta, cínica, e insensible que nos abraza con su manto de muerte y destrucción.

 

Es consciente que hay que romper los esquemas de poder de esta asquerosa realidad para alcanzar el objetivo de vivir con dignidad y sin la participación de esa casta política asesina que ha explotado el territorio y el pueblo colombiano en beneficio de sus intereses mezquinos.

 

Es modelo y participa en colectivos de artistas plásticos. Y ya inicia su periplo en el mundo del cine con muy buenas expectativas. Su talento y simpatía la catapultarán hacia el mundo real y el de los imaginarios para convertirla en una estrella cósmica que emite  energía delirante con placer inmenso para aunar afectos.

 

ReVistaOjOs.com absorbe su esencia invisible y se introduce en su interioridad para descubrir cosas que guarda como un rastro en el corazón de las palabras.

 

Y esta es su confesión de vida:

 

“Nací en Leticia departamento del Amazonas. Soy hija de un maestro de construcción de  la etnia huitoto  y de una peruana nacionalizada en Colombia.

 

“Mis padres se separaron y mi madre nunca pudo pagar mis estudios. Leticia es una ciudad donde hay muchos narcotraficantes. Cuando tenía 14 años uno de ellos me dijo que podíamos hacer mucha plata si trabajaba como modelo o prostituta, pero que todo dependía de cómo me comportara con él. Muchas niñas de 12 o 13 años aceptan propuestas de los mafiosos  y trabajan de putas porque ganan más dinero que en otras actividades como sirvientas, niñeras o empleadas.

 

“Estudié mi primaria en la Normal Superior y la terminé en el Francisco del Rosario Vela. La educación sexual era muy básica. En tercero de primaria solo explicaban las partes íntimas de los niños. Mi familia era muy supersticiosa y  conservadora y aunque sabían del tema no me explicaban nada. Le preguntaba a una de mis abuelitas por qué las mujeres quedaban embarazadas y cómo nacían los niños y me respondía que se embarazaban por recibir por un beso y que los niños nacían por el ombligo.

 

“El primer beso que recibí fue un beso robado. Y  sufrí mucho imaginando el nacimiento de un bebé  por el ombligo. Y me decían que una mujer nunca debía dejarse tocar por un hombre.

 

“Por problemas económicos tuve que irme a vivir con mi abuelita huitota a Puerto Nariño, en plena selva amazónica. Y fui muy feliz por la abundancia de frutas y pescado. Pero la felicidad no es completa pues no era mi mundo. El fogón era de leña y tenía que ir al monte a sembrar y a recoger la yuca brava que se remojaba y  se escurría para extraerle el veneno. Y finalmente se rayaba y se consumía. Harina al por mayor.

 

“Mis padres estaban aconductados con la temática del racismo. Querían que nuestros novios fueran blancos y de ojos azules. No les gustaba que tratara con la gente de mi pueblo y de mi sangre. Según ellos hay que mejorar la raza. Y la nuestra es pura y quieren arruinarla con la supuesta sangre azul.

 

“En  2008 me trasladé a Bogotá donde comencé  a trabajar como niñera con un sueldo miserable de $80.000 pesos que me pagaba una explotadora, conocida de la abuelita de mi hermano. Tenía que levantarme a las cinco de la mañana, cocinar y realizar todas las labores domésticas. Luego trabajé con un sueldo de $150.000. Me pagaba mi estudio y validé en una escuela para adultos. Estudié Hotelería y Turismo y Sistemas en un tecnológico, y luego Diseño Gráfico. Y también Mesa y Bar en el SENA. En la actualidad estudio Derecho en la Corporación Universitaria Republicana, ubicada en el barrio Las Aguas de Bogotá.

 

 “Cuando tuve  la oportunidad de leer a Gabriel García Márquez pude percibir la magia de la literatura y el realismo delirante que habita en Colombia. Deseo instruirme para ayudar a solucionar los problemas del pueblo y contribuir a liberarnos de este caos que nos agobia. Gracias a la corrupción de la clase política, somos uno de los pueblos más abandonados y miserables  del mundo. Pero quiero trabajar desde la óptica política sino desde la jurídica con los componentes interpretativos y éticos ausentes en la justicia actual. Me inspiro en casos históricos de líderes que han luchado contra la corrupción y en contra de quienes siempre han ejercido el poder con cinismo y alevosía en contra de los más necesitados.

 

“Tengo buena percepción  y absorbo las buenas energías que me brindan las personas. Cuando percibo energías negativas me alejo para evitar interferencias en mi espíritu.

 

“A los diecisiete años tuve una hija que hoy tiene once años. La maternidad es hermosa y me pareció increíble que mi cuerpo pudiera crear un ser humano. Descubrí lo que es el amor maternal y no entiendo como hay madres que abandonan a sus hijos. Deseaba tenerla. Estaba enamorada y fue mi primera locura de amor. La ingenuidad me permitió creer que el amor es eterno.  El padre de mi hija sustituyó el poco amor que recibí de mis padres. Es una lástima pero así fue.

 

“Mi hija estudia en un colegio campestre de la localidad de Suba y el padre me ayuda con lo necesario para el estudio y necesidades primarias. Vivo de inquilina con mi hija y una perrita criolla muy grande que adopté cuando estaba abandonada a su propio destino.

 

“Me gusta el tipo de literatura del colombiano Rafael Chaparro Madiedo  (12 de diciembre de 1963 - 18 de abril de 1995) quien escribió: “La tristeza se localiza en la boca del estómago, es como si siempre tuvieras hambre de algo, hambre de luz, hambre de calle, hambre de noche, hambre de todo, hambre de nada, hambre de mierda, no te deja tranquilo te quema te da vueltas en el estómago te atrapa todas tus palabras y no las deja salir. . ."

 

“Hay que meterse en la realidad del mundo, de las drogas, de la prostitución, para captar sus angustias, carencias, dolores, y ausencia de afecto.

 

“Me encanta el cantautor y poeta español Marwan. Amo el libro de poemas, Rojo Chanel, de Luis Ramiro

 

“El amor es algo personal lo mismo que el poliamor. Mis familiares cercanos me decían que tuviera mucho cuidado con tener relaciones sexuales porque eran actos sucios. Estaban influidos por todas  esas huevonadas de la religión. Maduré a la fuerza. Sufrí de acoso sexual por parte de algunos de ellos.

 

“Mi hermana de ocho años fue violada por el hermano de mi madrastra. Le tapó la boca para que no se escuchara ni mú. Ya está en la cárcel.

 

“Mi relación con el padre de mi hija duró seis años. Fue el hombre perfecto y tenía lo que necesitaba: casa y trabajo. El era muy social. Quería envejecer con él. Nos dejamos porque ya no nos entendíamos. Era muy peleona, histérica.

 

“La gran problemática de mi etnia es su nula percepción sobre sus valores culturales. Los niños de mi propia raza me trataban mal y se burlaban del color de mi piel, mis pómulos salientes y mis rasgos orientales que les parecían muy feos.

 

“Con un estropajo me restregaba la piel para blanquearme.

 

“Las clases dominantes son discriminatorias. Se creen descendientes de prostitutas famosas y asesinos legendarios.

 

“Algunos representantes de estos estratos privilegiados tuercen la jeta cuando perciben mis logros y entre labios murmuran: ¿Y esta indígena que se está creyendo?

 

“Y sonrío”.

Emilce Rivera         Fernando Guinard

 

                       VOLVER A VENUS DEL MaReA                                          VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia