(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

ARTISTAS INVITADOS /  PABLO MAIRE

 ReVista OjOs.com     MARZO DE 2012

ERÓTICA MITOLÓGICA

 

Texto y fotografía de Pablo Maire

 

Es una serie fotográfica que en gran medida surge a partir del diálogo e intertextualidad del erotismo manifestado en ilustraciones japonesas de los siglos XVII - XVIII que retratan a parejas o grupos en práctica sexual evidente o sugerida y de figuras eróticas efectuadas por diversas culturas precolombinas en el Perú a través de un entramado semiótico relevante, pero que en Erótica Mitológica recae y se acota en un imaginario andino manifestado principalmente a través de su indumentaria (vivificada en la sierra peruana), el género como condición identitaria y el juego lúdico y plástico que nos permite la pulsión erótica, todo esto en un ambiente teatralizado en modos cuidados y sugerentes.

 

El erotismo de sociedades más antiguas llevó a cabo una suerte de bisagra entre los mundos animales, vegetales, vivos y muertos, deidades. Es decir, un entramado más exquisito que puso de manifiesto una cierta ritualidad, más proteica y mejor adaptada a la cosmovisión de sus culturas, divinizando motivos y eventos que serían trascendentes para ellos (incluye sus ancestros y descendientes). Esa es la principal idea para “mitologizar” las imágenes, adjetivando un valor posible de narrar como originario, como relato permanente de nuestra historia humana extraída de las fabulaciones, los signos e imágenes culturales, de un instinto casi sagrado y que, quizás pretenciosamente, se pueden observar en la serie, unas más agudas que otras.

 

Hoy, pienso, se tiene una representación muy típica de los usos y costumbres – en casi todos los países –donde se vienen escenificando ciertas expresiones, casi “turísticas” y ajenas a otras complejidades, originando un discurso mediatizado y mercantilizado.

 

Viene a ser una idealización cultural y hasta la enajenación de sus cultores. Un discurso de la dominación que, conciente o no, les excluye de otros ámbitos, limitando sus posibilidades.

 

Así algunos pretenden dar una idea elíptica de los elementos presentados en la realidad (algún filósofo saltaría eufórico diciendo qué es la realidad), más aún cuando tienen carga erótica o religiosa y otros pretendemos dar una figura metafórica de ellos, agrupándolos y dándole una nueva consistencia capaz de reinterpretar el mundo, recrearlo o reforzar la idea que desde el arte toda construcción es erótica. Ya el propio Lautremont decía que la metáfora “es el encuentro de una máquina de coser y un paraguas en una mesa de disección”.

 

Con esos elementos en juego se va dando espesura al trabajo, manifestado en el gesto performático de los retratados (hétero, homo, trans), del color de las prendas, la muerte como pulsión mediante el empleo de animales muertos o partes de ellos como tripas o lenguas, lo religioso como ámbito muy representativo en el mundo andino. Se verá la recurrencia de algunas imágenes, como la Lechera de Vermeer, pero esta vez en un cuerpo travestido vertiendo su líquido sobre otro cuerpo travestido, o la Piedad de Miguel Ángel, esta vez en cuerpos travestidos, asomando el desnudo total y hasta la mirada indiferente de la muerte de su hijo-hija.

 

No hay final porque no se trata de redenciones, sino de alteraciones, no es un arte confesional, sino libertador y en donde no entran sólo dos personas (confesor y confesado) a develar sus deseos masturbatorios, sino pulsiones elementales, más complejas y nutritivas, no se trata de la verdad porque el arte no versa sobre ella, cómo en este trabajo una pulsión se fusiona con otra para dar continuidad a esa misma fusión (eros y tanatos), cómo explora la sexualidad de otro a través de una representación artística, la posibilidad del conflicto y la armonía circundante que genera un trabajo con estos acentos.

 

Hay además de la carga cultural por los trajes una disposición amorosa entre las partes, una recreación de los gabinetes fotográficos donde todos los elementos fotografiados se encontraban en un contexto neutro, una suerte de contención en algunas sin dejar la proximidad de los cuerpos-objetos a un lado, es decir, tensionar a veces la escena, que aquí la belleza (si alguien la ve) no es una imagen fantasmagórica que pasa frente a nosotros como algo brutalmente inalcanzable, como le sucede a Gustav en Muerte en Venecia, y terminar algo descompuesto mostrándonos el infinito imposible, sino que la belleza está resuelta en el mismo gesto-acto erótico, independiente de las culturas, momentos, ropajes y géneros en juego.

 

Lo demás es parte del deseo, apertura o resistencia de quienes observen las fotografías, pero por sobremanera sea un triunfo del erotismo.

(Chile). Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Artista visual, fotógrafo, realizador de cortometrajes, instalacionista y poeta que publicó con Ediciones Cataclismo de Valparaíso en 2007, el poemario Escribí estos versos de Espalda y en 2011 Ombligos con la editorial FUGA. Realizó un curso de Lingüística y Fonética Francesa en Université Sorbonne Nouvelle (Paris III) Paris, Francia. Estudió pintura con Lucía Hajna en Valparaíso y escultura en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima.

Candidato en Magister en Ciencias Políticas de la Universidad de Chile.

Ha sido invitado a diversos encuentros, entre los que destaca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá (2008), Festival de Poesía Caracol Tijuana (2009), Festival Internacional de Poesía Un Par de Vueltas por la Realidad en Lima (2010).  En el campo visual desarrolla trabajos en torno a la escultura, pintura y fotografía.  Colabora en publicaciones relacionadas con el Patrimonio Mundial de Unesco, las expresiones del Patrimonio Inmaterial como las Lenguas Indígenas de Chile y el Patrimonio Vivo del país mientras desempeñó funciones en el Consejo Nacional de la Cultura de Chile.

En 2014 expuso Erótica Mitológica en el MaReA.

En la actualidad reside en México. D.F.

Sus obra pueden ser visitada en el blog: www.pablomaire.blogspot.com

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia