(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com     JUNIO DE 2015

COLABORADORES / MARTAHA MEZA

MALO SI SÍ, MALO SI NO PERO A MILANO HA LLEGADO LA EXPO

 

 

El 31 de marzo del 2008, en la sede del Bureau International des Expositions, Milano gana por 86 votos contra 65 de Smirn, el derecho como sede de la Exposición Universal 2015 después de 109 años.

 

En medio de duras críticas, protestas e intervenciones de guerrilla urbana (los Black Block), el 1° de mayo de este año se inauguró el evento más esperado en Italia y toda Europa.

 

La Exposición Universal o Expo se celebra cada cinco años y dura seis meses. No se trata de una feria y no es de carácter comercial más se espera que sea un medio de promoción de temas de interés hacia la tecnología e innovaciones.

 

Desafortunadamente La Expo ha tocado en la herida de una nación agobiada por las duras medidas económicas y la drástica política de austeridad aplicada como siempre  a la clase que más sufre este tipo de misuras: La clase media alta; y por supuesto, los ciudadanos inconformes se han hecho sentir.

 

Se han organizado y creado un movimiento llamado No Expo al cual se han ido uniendo algunas asociaciones.

Pero como sucede a menudo, las protestas se convierten en verdaderos desastres y dentro de los protestantes pacíficos se han infiltrado los Black Block, un grupo de encapuchados que lleva al extremo las protestas para hacerse notar. Destruyeron el centro de Milano dejando tras su paso autos quemados negocios incendiados y vitrinas rotas.

 

En este hecho hay una gran contradicción ya que estos  protestan por el degrado ecológico y altos gastos que el evento ha producido, pero ellos mismos han dejado solo destrucción y damnificados económicos a su paso. Así mismo, La Expo que tiene como eslogan “Nutrir el planeta, energía para la vida”, ha sido objeto de investigaciones por parte de la magistratura y en octubre del 2014 el responsable del pabellón Italia Antonio Acerbo fue arrestado por corrupción.

 

Se habla de despilfarro de dinero en un tiempo en el cual los italianos hacen cuentas con su nueva austera realidad después de vivir en un bienestar que parecía no tener fin.

 

Pero en medio a todos estos problemas Milano alza los ojos orgullosa hacia” el árbol de la vida” alto 37 metros, un tejido de acero y madera diseñado por Marco  Balich inspirado en un dibujo de Michelangelo y que ahora es el emblema de La Expo 2015.

 

Se esperan 20 millones de visitantes, los trenes milaneses se preparan a transportar al menos el 30% de estos viajeros  que llegan de dentro y fuera del país  y se ha trabajado frenéticamente para poner en marcha el tren de alta velocidad.

 

Colombia hace presencia con un pabellón que nos representa y que se puede visitar virtualmente en esta dirección: www.colombiaexpomilan.co proyectado para transmitir nuestra riqueza climática que nos hace acreedores de una variedad enorme de productos agrícolas, agrarios y minerales. También hacemos presencia con nuestra industria tecnológica y de materias primas. El pabellón inspirado a las los pisos térmicos, consta de  1.907 metros sub divididos  en cuatro espacios que representan las distintas alturas de nuestro territorio.

En este tiempo La Expo se ha convertido en un enorme planeta el cual hace girar a su alrededor millones de personas que ponen en sintonía sus vidas con este gran cuerpo celeste.

 

La esperanza de muchos jóvenes de encontrar trabajo en esos espacios, la cantidad de muestras de arte y eventos satelitares, libros,  todo gira alrededor de este importante evento contagiando todos los ámbitos imaginables.

 

Cuando termine seguramente quedarán en evidencia  los pros y  contras de La Expo pero sea como sea,  estuvo aquí y eso ya nadie se lo puede quitar a los orgullosos milaneses.

 

Lo cierto es que por un lado está la enorme logística y gestión organizativa, la belleza de los pabellones, la interesante información y actividades que se pueden encontrar y por supuesto los productos de primera calidad... pero por otra parte está esa realidad la cual parece lejos de resolverse como lo es la alimentación de todo el planeta, las políticas agro-industriales, los OMG y los modelos alimentarios impuestos.

 

Pero al final de cuentas  es la Exposición Universal 2015, hay que ir, tres, cuatro o más veces si el bolsillo nos lo permite (precios que van desde 5 a 39 euros según el caso) y el consumo de alimentos en su interior es bastante costoso.

 

No sabemos si tendremos que esperar otros 100 años para verla en Milán, esperemos que si vuelve por estos lugares la situación esté más calma pero  es casi seguro que aunque sea así siempre habrá quien esté de acuerdo y quien no. Es muy difícil satisfacer las expectativas de todos y siempre estaremos en la situación que bien ilustra nuestra grande Andrea Echeverry cuando canta: “Malo si sí, malo si no ni preguntes...”

 

Martha Meza

(Artista plástica, Management

eventi culturali, curadora de arte)

Monza, 31, 05, 2015

 

VOLVER A COLABORADORES           VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia