(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com     ABRIL DE 2016

COLABORADORES / JOTAMARIO ARBELÁEZ

Jotamario Arbeláez, ReVista OjOs.com, Fernando Guinard

LA SERPIENTE EN EL MOTEL

 

Desde los tiempos de Adán y Eva, tan conflictivos como los presentes,

     no ha sido muy común ver a la serpiente inserta en el nido de amor de la pareja, pues sobraría.

     De veneno se alimentan muchos amores, más que de la miel de la leche.

     Del venenito aquel con que el enemigo malo roció la fruta que hizo a nuestra primera madre saberse en cueros.

     Entonces ya para qué se presenta este Satanás falofórico con su colmillo.

     El roce de los enamorados en busca de la cosquilla famosa, en muchas ocasiones produce chispas eléctricas,

     y es así como la gente muere incendiada en los hoteles , para utilizar un verso memorable de Tennesse

Williams.

 

Ya tuvo suficiente la serpiente con disfrutar el manzano.

     Con habernos legado la claridad del desnudo.

Y con habernos aportado el pecado como incentivo.

     Pero el caso sucedido en Barranquilla hace algunas semanas es para pasmar al más curado de espantos,

     pues de allí se desprende que el demonio todavía pide pista en su forma más primitiva.

    Una chica muy bella de la alta sociedad de la Arenosa se fue con su amigo a un motel.

     Al fin se había operado la persuasión por la palabra y se pasaba a la seducción de la imagen.

    En medio de los besos vestidos de la ardentía, la niña sentía cierta protuberancia prometedora.

     Era la primera vez que iba a acceder a la caricia profunda.

     El novio, para quitarse primero la arena de las manos, se dirigió al lavabo.

     Se tomó su tiempo con el jabón.

Refrescó sus axilas. Se peinó con cuidado. Hizo gárgaras.

     Pensó con entusiasmo en todo el tiempo del noviazgo que hoy culminaba.

     No se sabe si para una operación tan delicada accedería al condón.

     El caso es que cuando regresó con su sonrisa de tenor italiano al tálamo donde le esperaba su amada la encontró inmóvil, con una serpiente enroscada alrededor de su cuerpo.

Hasta allí la noticia de El Espectador, que a pesar de ser tan picante no tuvo el seguimiento que en casos como éste aconsejan las reglas del periodismo.

     No sabemos la reacción del Don Juan ante los ofidios, porque no era sólo la serpiente asesina, sino toda una camada anidada bajo el colchón.

     Tampoco sabemos si las autoridades de sanidad hayan sancionado el famoso motel.

     Si el obispo de Barranquilla celebró un exorcismo.

     O si el silencio posterior obedeció al temor de la prensa de desacreditar la hospedería de Curramba.

     En todo caso, aquí tenemos una historia que ameritaría todo un Shakespeare.

     O por lo menos el ingenio de un cuentero o un culebrero. Qué más da!

Jotamario Arbeláez

 

(Colombia, 1940). Poeta, escritor y publicista. Uno de los más importantes representantes del Nadaísmo. Su primer libro, El profeta en su casa (1966), confirmó el ingenio y el talante mordaz que distinguiría a los nadaístas caleños. En 1980 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Oveja Negra y Golpe de Dados, con Mi reino por este mundo. En 1985 el Premio Nacional de Poesía Colcultura con La casa de memoria. En 1999 el Premio de Poesía del Instituto Distrital de Cultura con El cuerpo de ella. Ha publicado, además: El libro rojo de Rojas (1970), denuncia del fraude electoral que se le hizo al general Gustavo Rojas Pinilla, escrito en colaboración con Elmo Valencia; la antología Doce poetas nadaístas de los últimos días (1986), y El Espíritu Erótico (1990), antología poética y pictórica realizada con Fernando Guinard. En 2002 Aguilar publicó Nada es para siempre. Antimemorias de un nadaísta. En el año 2008 le fue entregado en Caracas el Premio Internacional de Poesía ‘Chino’ Valera Mora por Paños menores. Actualmente es columnista del periódico El Tiempo de Bogotá y el País de Cali.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia