(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com    JULIO DE 2013

COLABORADORES / JOTAMARIO ARBELÁEZ

ENAMORADO CONVERSO

 

Aventurero en el amor, tahúr de las letras y pirata en el juego.

Mis restos por aquellos amores idos que me hicieron un día rey de barajas.

Los benditos amores que trajinaron la quinta pata de mi cama.

Altares para ellos bien altos para que desde allí ya nunca

puedan bajarse.

Las cicatrices que me aquejan son cada una el don de un amor.

El cráneo hendido por una actriz con un tacón puntilla.

Las uñas rojas de una famosa meretriz en mis ganglios.

Convaleciente del amor salí siempre para nuevos amores.

No deja hueso sano una gran pasión.

El amor es un bumerán que cuanto más se aleja más fuerte pega al regreso.

Déjala que se vaya que otra volverá.

Los amores que llegan no son los mismos que se van.

El amor es una aventura que se corre contra el tiempo.

El amor, esa mezcla explosiva de saliva en ayunas, lágrimas de cocodrilo, mocos diamantinos,

sudores sobrenaturales, gases jadeantes, eyaculaciones

procaces

y en ocasiones no poco de aquello que no tapó el gato.

No hay mejor imán que el amor.

Dos seres que se besan no pesan nada. El amor se nutre de besos; beso sin amor no alimenta.

Beso mandado con la mano es beso perdido; bala perdida del amor que no obtiene blanco.

Nunca les pasa nada a aquellos que no aman y a aquellos que nunca ríen.

Los primeros están a salvo del desengaño; los segundos del

desencajamiento de la mandíbula.

Hay que hacer el amor a mandíbula batiente.

En amor el que llega primero ríe de último.

El amor es la llave maestra que abre todas las piernas.

La virginidad es paranoia. El sexo es el camino más corto de un corazón a otro.

Se hacen muy bellos versos sobre el amor, a veces más bellos que el amor mismo.

Si Dios es amor, Dios existe.

El amor es lo más bello que insiste sobre la cama. Para

hacerlo se hicieron la casa, la cama.

Haga el amor o no haga nada.

Un buen amante no se cae nunca de la cama.

En la mesa y en la cama se conoce el caballero porque

caballero es el que repite.

Y lo primero que hay que dar, cuando se ama, es la cara.

Los amores asustan al escondido.

Cómo enajena la mujer ajena.

Todas las mujeres son ajenas entre los brazos.

Son más las victorias de amor que se lloran que las que se cantan.

Así las fans sean abundantes y rendidas adoradoras.

De las fans no queda sino el cansancio.

Los amores correspondidos tienden a ser desgraciados.

No hay como los amores de una sola vía siempre y cuando pasen por uno.

El principal enemigo del amor es el otro.

El amor tiene enemigos agazapados que no son los celos.

Hay que desconfiar por agüero del hombre de una sola mujer como del poeta de un solo libro.

Un poeta es un ser al que le escriben versos.

Los grandes conquistadores terminan conquistados por sus amores. El amor se muerde la cola.

Bienaventurados aquellos que con amores logran construir su pirámide.

Ningún amor es eterno salvo el amor en sí mismo y el por sí mismo. El amor es una piedra preciosa.

Hay que hacer el amor con música, hay que hacer el amor con flores, con inciensos y con perfumes.

Todos los amores tienen final feliz, empezando por los que vienen.

Los amores se presienten, se sienten, se consienten y se

resienten.

El enamorado perdido ha perdido hasta la camisa pero

conserva el amor.

Amoreros es la palabra que define a los que aman el amor con el sexo.

Amaos los unos a los otros dijo alguien sin pensar en las

consecuencias.

La vida comenzó con un himeneo y perdido el himen

seguimos en el meneo.

 

Todo lo bueno y todo lo malo que se ha hecho en el mundo ha sido por obra y gracia de nuestro señor el amor.

Pararse en el amor para conocer las delicias de un

hormiguero.

El sexo es una de las formas de la conversación.

El amor es eterno mientras dura dura.

El nuestro fue un amor eterno a primera vista.

El que muere por amor está en desventaja.

El verdadero amor se hace de mentiras.

Te amo, Pablo. Yo no me llamo Pablo.

Los mejores amantes están por llegar.

Sería monógamo de mil amores.

Jotamario Arbeláez

 

(Colombia, 1940). Poeta, escritor y publicista. Uno de los más importantes representantes del Nadaísmo. Su primer libro, El profeta en su casa (1966), confirmó el ingenio y el talante mordaz que distinguiría a los nadaístas caleños. En 1980 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Oveja Negra y Golpe de Dados, con Mi reino por este mundo. En 1985 el Premio Nacional de Poesía Colcultura con La casa de memoria. En 1999 el Premio de Poesía del Instituto Distrital de Cultura con El cuerpo de ella. Ha publicado, además: El libro rojo de Rojas (1970), denuncia del fraude electoral que se le hizo al general Gustavo Rojas Pinilla, escrito en colaboración con Elmo Valencia; la antología Doce poetas nadaístas de los últimos días (1986), y El Espíritu Erótico (1990), antología poética y pictórica realizada con Fernando Guinard. En 2002 Aguilar publicó Nada es para siempre. Antimemorias de un nadaísta. En el año 2008 le fue entregado en Caracas el Premio Internacional de Poesía ‘Chino’ Valera Mora por Paños menores. Actualmente es columnista del periódico El Tiempo de Bogotá y el País de Cali.

 

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia