(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

 ReVista OjOs.com    JUNIO DE DE 2017

Joan Suárez

¿Por qué lo hiciste?

 

 

Bueno, ahora somos tú y yo.
Siempre te dije que terminaríamos juntos.

 

 


Una línea sensual se asoma a nuestros ojos. La espléndida fotografía con la que viajamos a la década del treinta a Corea tras la ocupación japonesa nos revela la potencia del amor y la obsesión en el ser humano, pero también la monstruosidad de su condición, la traición. Así, entre la disparidad de estos dos estados se redescubre la sensualidad y la lujuria, orquestada por una banda sonora sutil y atrevida. Este es el prefacio que podría describir la película de Park Chan-wook, La doncella (2016), una delicada y excitante aventura con pócimas de venganza.

 

Por medio de filigranas en el juego de rol, dos cuerpos femeninos destilan deseo, placer, descubrimiento y erotismo con la atmósfera de una puesta en escena preciosísima. Sí, por estos lares escasea la singularidad más vital y renovadora, de ahí que, a través de labios, lengua, boca, pechos, miradas y la alfombra rodeada de objetos, se juegue en altamar al interior de la casa. Las puertas y ventanas se abren ante la salida del sol e invitan a la hospitalidad del deseo.

 

De hecho, con llegada de la criada Sook-Hee, una joven preciosa, aprendiz y con una dulce combinación de astucia e ingenuidad, la propietaria de la enorme mansión, la rica japonesa Lady Hideko, vivirá un extraordinario viaje de juego, seducción y mentira. Las tres dimensiones que conforman la mansión donde viven, es quizá, la influencia del tiempo que sugiere las tres partes que comprenden este magnífico relato y sus apasionadas sorpresas.

 

Su inicio es la imponente arquitectura de la edificación en diseño inglés y el ala principal de estilo japonés, son la abertura de este drama en estética y filigrana que acompañará la historia. Es una combinación que proyecta admiración por ambas culturas por parte del propietario, es decir, la del tío tirano Kouzuki. Y a lo largo de este relato pasearemos por la biblioteca, las habitaciones, el cuarto de las sirvientas y el de la nueva criada. Además de las diferencias alimenticias y las reglas domésticas, que van desde las sobras de comida hasta las hojas de té, los jabones usados para el mayordomo y la expulsión al ser descubierto robando y su tenue iluminación eléctrica y, por supuesto, la rutina de la señora: leer, clases de arte y dar paseos por el jardín.

 

Todo se mueve con lentitud, para dar cabida a la contemplación, desde el paso del viento y su eco, hasta el suspiro en la bañera y la trampa del estafador Fujiwara, para la justificación del matrimonio y lograr en efectivo el engaño. Este tríptico revela sensualidad, perversión y el carácter ambicioso del hombre.

 

Es un relato que desborda los sentidos. Contado en tres capítulos a lo largo de dos horas y medias, se convierte en una historia bella y sudorosa en sus dibujos e ilustraciones, como también simpática e inteligente en sus lecturas en voz alta para la exhibición del sadomasoquismo y la piel. Los sonidos líricos en algunos segmentos potencian la intensidad de un encuadre y sin duda el acto de amor. Pero también, los mensajes cifrados que primero conoce el espectador, logrando la conexión emocional y simpática por este momento sutil, ligero y erótico en la sala de cine.

 

Park Chan-wook se caracteriza por estructurar sus películas con una situación formal, la venganza, es tal vez el mejor director contemporáneo que se ha dedicado a la etimología de esta palabra y sus rizomas: vengar, reivindicar y la revancha. Ya en su trayectoria es conocido por la «Trilogía de la venganza», en la que mueren los motivos, pero no la sed por la venganza. Y de esto hay en La doncella.

 

 

La doncella (The Handmaiden)

Dir. Park Chan-wook

Corea del Sur. 2016. 145 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas caa pldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Estudiante de la Escuela de crítica de cine, un proyecto de formación de Cinéfagos.net y la Revista Kinetoscopio, con el respaldo de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia.

Uno de los objetivos es elaborar textos producto del proceso de formación para ser publicados en diferentes medios, especialmente en el blog Cinéfagos de El Colombiano y en la revista

Kinetoscopio. De esta manera, encontrarán algunas veces también ejercicios de escritura en este portal. http://bit.ly/2shSZlj

Fotograma del filme.

Fotograma del filme. Sook-Hee y Lady Hideko

 

VOLVER A COLABORADORES                                              VOLVER A SUMARIO               

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia