(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

 ReVista OjOs.com     NOVIEMBRE DE 2016

Joan Suárez

MÁS E IGUAL: EL AMOR

 

 

El amor es una mentira que funciona.

 

 

 

En estos tiempos del Egobody, ese nuevo modelo de hombre escultural entre su fenotipo y su pensamiento homogéneo, además de la mercantilización del amor y de la amistad hecha una prótesis, es refrescante y entretenido toparse con más de lo mismo desde un escenario remoto, en este caso, la década del treinta: con su atmósfera musical, su look, su esnobismo y farándula. Así, en ese otro mundo para la época se edifica Café Society (2016) del cineasta Woody Allen.

 

Ya es característico hablar de un estilo, más que pensar de la repetición de un genio, es el dominio y habilidad que tiene sobre el uso del lenguaje, por eso sus creativas e ingeniosas citas y diálogos entre sus personajes. Su nivel cultural sobre el jazz, que en melódicas pistas ambienta los hechos y situaciones de la historia, que suceden al espectro de una imagen en tonos de sepia, ideal para trasmitir al espectador en este viaje triangular. Y tal vez, su agilidad mental para el sarcasmo e ironía, esa dosis de burla del tríptico: enamoramiento, amor y pareja.

 

A la luz de lo anterior, asistimos a un drama bufón y triste, el primero por las escenas graciosas alrededor del idílico amor entre el tío Phil (Steve Carell) y el sobrino Bobby (Jesse Eisenberg) por la misma chica  Vonnie (Kristen Stewart), un discreto encanto que se revela primero a nosotros, en una cena romántica, allí descubrimos el secreto nostálgico entre los protagonistas, la evocación del mañana juntos, el memorial de los encuentros y la fórmula escondida para la felicidad: el divorcio.

 

De otro lado, porque es una narración en paralelo, tenemos el despertar de la inocencia, luego de salir de casa (ese caótico ambiente familiar y de gánster) y la esperanza por nuevas cosas, hasta encontrar el hechizo misterioso e inalcanzable en Vonnie, tanto que lo extiende en el recuerdo con su nueva prometida.

 

Así, este eclipse es una descarga de reflexiones religiosas, filosóficas, políticas, laborales y románticas, cada uno de los personajes, desde esa forma geométrica y distante en dos ciudades (Los Ángeles y Nueva York), elabora su vida y su evolución emocional a partir de lo que le pasa, el abismo de la desilusión que se pinta en una sonrisa final de Bobby.

 

Café Society

Dir. Woody Allen

Estados Unidos. 2016. 96 min.

 

 

EL CAPITÁN DE ESTE BARCO ES MI PAPÁ

 

Le tengo miedo al bosque,

pero allí vivo fuera del sistema.

 

Es el barco que te lleva a la eternidad.

¡Hasta la Victoria Siempre!

 


Ante el escándalo mediático de las cartillas sobre la sexualidad y su manipulación religiosa, por la mentira que obnubila el entendimiento de la escena democrática, y el tratado absurdo y retardado de la academia y sus aristas en la formación de un nuevo sujeto, aparece entre las aceras de la calle y la generosa piratería Capitán fantástico (2016). Una historia idílica, mas no utópica, sobre las posibilidades de un ser autónomo, crítico, propositivo y osado que habite fuera del sistema.

 

Para empezar, casi que de un memorial histórico, sus locaciones son el bosque, allí, en medio del canto del jilguero y la perturbadora resistencia, vive un hombre y sus seis hijos, a quienes imparte las herramientas e instrumentos para encarar la vida, o por lo menos, la fuerza del pensamiento, la perpetuidad terca de las ideas y la transformación física y emocional en cada uno de ellos.

 

Y la dosis del equilibrio en el argumento se establece con algunos hechos viscerales y naturales. La muerte y la confrontación con el mundo exterior, en un toque de road movie entre el esnobismo de las ciudades y el entorno de edificios, almacenes e industrias. La banalidad de las familias y el vacío de otros hijos, que asisten a la escuela regular, carentes de la palabra.

 

Tal vez el director inglés, Matt Ross, se propone a romper con el paradigma y desmontar el curso in-modificable (se puede transformar un contexto) de la vida, por eso tiene fuerza emocional su relato, un viaje que se construye con el Mito de la caverna de Platón, la fisiología de John Locke, la representación idílica de Kant, el porvenir astronómico de Galileo, el carácter e independencia de Nietzsche, la teoría económica de Marx, la razón vital de Ortega y Gasset y el homenaje lingüístico a Noam Chomsky.

 

Así, a lo largo de diez años con una formación autodidacta y dirigida, crecen y viven seis nuevos sujetos, transcendiendo la comprensión del mundo y la naturaleza humana bajo la batuta de su padre. Un método de vida en la renuncia, la resistencia y los sueños. Y por supuesto, un ceremonial en danza y una ofrenda al aire por la pérdida. Son seres sensibles y de actitud pedagógica permanente por el diálogo, aun en medio de las lágrimas.

De este modo, su cotidianidad (día y noche) transcurre entre los libros, la meditación, el deporte, la música, el entrenamiento deportivo, la discusión, la cacería, la ecología, el alimento, el lenguaje, el amor, la fraternidad, el esplendor cósmico bajo las estrellas y demás formas de representación artística y de inventiva. Y de otro lado, la fortaleza y valentía para enfrentar la dificultad ante la tragedia o la separación de los caminos.

 

Como espectadores asistimos a la elaboración de un nuevo discurso, no tanto panfletario, sino una historia inteligente y emotiva que convoca a la confrontación de los modelos educativos y sus aulas de clase. Estimulante para el pensamiento y la reflexión, esa mezcla carente que acá es imprescindible. Es una riqueza anticultural (para la actualidad) que desborda la necesidad urgente por una revolución educativa en procura de un nuevo hombre. Tal vez la de un superhombre. Más allá del estudiante y su atmósfera de instrumentalismo, de la competitividad entre los profesores y sus escalafones y de la híper-hegemonía del mercado invisible que todo lo contamina.

 

Captain Fantastic

Dir. Matt Ross

Estados Unidos. 2016. 118 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas caa pldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Fotograma del filme Café Society. Kristen Stewart (Vonnie) y Jesse Eisenberg (Bobby).

Fotograma del filme Café Society. Jesse Eisenberg (Bobby) y Steve Carell (Phil).

Fotograma del filme Captain Fantastic. Los seis hermanos y su padre Ben.

Fotograma del filme Captain Fantastic. Ben (Viggo Mortensen) y su hija Vespyr (Annalise Basso).

 

VOLVER A COLABORADORES                                VOLVER A SUMARIO                 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia