(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

 ReVista OjOs.com      JUNIO DE 2016

RECOLECTORES RECICLABLES

 

De todos modos en la miseria,

 la gente no pierde una alegría…

 

 

El laberíntico mundo de los datos cargados de imágenes, sonidos y textos que viajan por la web son incontables, y algo similar sucede en la escala de consumo humano para la que nos han programado: nacer, consumir y morir. La estela de basura que dejamos sobre nuestra morada en nuestro tránsito fugaz es inmensa e incalculable. Cantidad de desechos diarios constituyen una cordillera de plástico, papel, aluminio, escombros, hierro, latas, empaques, cajas, vidrio y uno que otro polímero. Y así el sistema digestivo de las ciudades (su red de acueductos y alcantarillados) es un torrente sanguíneo manchado por el hombre y de aroma fétido.

 

Es admirable la inteligencia (aún no sabemos cómo definirla) del Homo sapiens, que de sabio no tiene nada. Solo atributos que alimentan su ego y vanidad, síntomas característicos para destruir su hogar. De ahí entonces,  que el mal estar anterior tenga un escape aislado, poco reflexivo pero potente y necesario, como es el caso del documental Waste Land (2010) y el trabajo del artista brasileño Vik Muniz, que se desarrolló en el relleno sanitario más grande de toda América del Sur: Jardim Gramacho en Río de Janeiro.

 

Mucho se ha discutido sobre el compromiso social y político de las producciones cinematográficas, en especial el género documental, y en esta historia que nos describe el trabajo colectivo del artista sumergido en la pestilencia de la humanidad, se puede evocar y trasmutar el olor apestoso en coloridas obras de arte sobre el amor, la amistad, el trabajo, la solidaridad, la cooperación y el rostro humano. Se podría decir entonces que hay más allá de un simple compromiso, el deber de un artista: la manifestación de lo que no está bien.

 

El viaje de un desperdicio desde nuestra casa o en la calle sigue un largo recorrido en el que pasa por varias manos, hasta tener como destino final un relleno sanitario, allí hombre, mujeres y niños "No somos recolectores de basura; sino que "Somos recolectores de materiales reciclables”, dice Tião para la cámara de Dudu Miranda. Cada uno de ellos son Catadores (recolectores) que representa un número inmenso de familias, excluidos, marginados, los nadie, los invisibles, los olvidados, los sin registro ni documento. Voces vivas sin eco, pero almas humanas de un modelo económico cínico y cruel. Sin esperanza.

 

Poco a poco el director Lucy Walker nos revela el jardín de desechos y la descarga a montones de los camiones en cerros pestilentes y volcados en la romería de gente que husmea entre bolsas, tierra y suciedad los desperdicios del hombre Light. Somos espectadores de una intervención artística, social y política que desencadena un análisis sobre el consumismo de una parte del mundo. El olvido y la memoria de los Catadores (en cualquier otra parte) y sus emociones, sus vidas y sus dilemas a través de planos fijos. Nada nos separa del otro en condición de lo humano. Pero el sistema insistió en hacer de los Catadores unos recolectores reciclables según sus intereses económicos.

 

Ahora este coloso nauseabundo que funcionó desde 1970 cerró para el Mundial de Fútbol pasado y de víspera para los Juegos Olímpico Río 2016. ¿Dónde están los Catadores? No lo sabemos. Casi en el mismo año de estreno del documental se clausura el vertedero. Y sus habitantes volvieron a soñar y a tejer sus vidas en esta historia, con retratos de ellos mismos en material reciclable e inspiración en sonrisas, hermandad y amor.

 

Waste Land

Dir. Lucy Walker

Reino Unido. 2010. 90 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas caa píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

 

VOLVER A COLABORADORES                            VOLVER A SUMARIO         

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia