(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com    FEBRERO DE 2016

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

ARRÓPAME HASTA EL ALBA… AMOR!

Eran tan sinceras las promesas que hiciste.

Aun así no venían de tu corazón.

 

“Todo el mundo no piensa más que en una cosa”,

dijo Noé aludiendo al sexo.

 

 

 

En la carrera loca de los relojes, el pulso de la mano firme, la tarjeta de  plástico, la transacción bursátil y el epílogo por ser eternos pretendiendo  conquistar y colonizar planetas, en un movimiento estelar imperceptible,  llega la naturaleza problemática de la película Love (2015), bajo la noche  de sombras tenebrosas, las caricias impuras, las pasiones desenfrenadas,  de pecados inefables, de amantes desquiciados, de música psicodélica, de  calma y de locura, de color rojo y bocas coloradas.

 

El director franco - argentino Gaspar Noé es uno de los chicos rebeldes y  provocadores de la cinematografía mundial, desde sus cortometrajes hasta  sus largometrajes se ha dedicado a explorar la conducta humana y sus  vicisitudes en medio de la renuncia y el dolor en Tintarella di luna (1985). La monotonía y el hastío de la existencia en un entorno familiar en Carne (1991). Campañas mundiales contra el SIDA y explícitas escenas en Sodomites (1998) y la reacción obsesiva tras la menarquia de su hija y el castigo de la ira en Solo contra todos (1998). La línea del arte que encuentra camino con la sexualidad en Eva (2005) y el camino del erotismo en Destricted (2006). Y en medio de la realización de otros tantos cortos está la extrañamente hermosa, dura, magistral, de violación y venganza, catedrática y polémica Irreversible (2002). Y por supuesto, el argumento onírico y místico de los seres vivos, en medio de las drogas, el club nocturno, el accidente de coche y el stripper en Enter the Void (2009). Finalmente, la energía y vitalidad en 7 días en La Habana (2012).

 

Así, con el anterior balance y conteo tenemos solo cuatro películas en su haber, todas sobresalientes, emblemáticas y radicales, como su demás obra y otros cortos no descritos aquí. Ahora, en Love construye un guión sobre el factor común de la humanidad: el sexo, enmascarado en un título cósmico, cautivo, provocativo y sugerente para la historia: el amor.

 

De este modo, se ambienta la historia de Murphy (Karl Glusman) y su ex novia Electra (Aomi Muyock), luego de una llamada irreparable de la vida en una mañana de inicio de año, comienza un contrapunteo del ahora y del ayer, durante los dos años de relación con ella, hasta el embarazo de Omi, una chica con quien le fue infiel. Este evento cambia la perspectiva de su encantamiento y casi el final. Pero el director opta por recursos sueltos y deshilvanados como la narración omnipresente del protagonista, esa voz interior que juzga y culpa sus actos, cargados de remembranza y evocación de caricias, gestos, fantasías, palabras, tríos, orgias, polvo, pastillas, humo, un transexual, emoción, pulsión, repulsión, ataques, desnudes, experiencias, embriagues, somníferos, ilusión, desilusión, hechizo, pérdida, inseguridad, celos, miedo y tristeza.

 

Las locaciones que transcurren a lo largo de un día están decoradas de luces estereoscópicas, ambientes de intenso, sutil y sugerente rojo, acompañados de una banda sonora exquisita al odio y la libido. Cada nota lirica potencia el efecto de melancolía en la cabeza de Murphy, pero también las escenas más explícitas de un viaje interior que reconstruirá cada instante fugaz y eterno de su historia de amor, no solo de discusiones y disertaciones poco filosóficas o existenciales, sino también de repetidas y constantes felaciones, coitos, planos fijos de masturbación mutua, pechos, eyaculaciones alegres faciales (en palabras de Noé), besos y ángulos desde el interior de una vagina contra la fricción de un glande, en cuidados de estética, la técnica en tres dimensiones, filtros de lente, composición y fotografía por parte de Benoît Debie.

 

Pero este sabor añejo de Eros y Tánatos es más que piel e ideas en cada universo de Murphy y Electra, en cualquier segmento de flashback se revela la espiral de amores y miradas en sus círculos de relaciones e intentos fallidos con otros chicos, con otras chicas, la unión es insondable ante cualquier intento de explicación, si acaso descripción, por tratarse de un día a la vez, que se hace duradero. Es una exploración emocional por los recodos espirituales y hedonistas de cualquier estado de enamoramiento hasta su apaciguamiento. Transitando por el remordimiento, la inquietud, la traición, el odio, el arrepentimiento, la culpa y el fracaso, casi todo a través de planos largos que husmean los sentimientos del protagonista, entre promesas y errores del pasado.

 

Por su claridad en expresar las circunstancias universales y humanas frente al sexo y el amor (no es una película porno como dicen), sea esta una historia de incomodidad para algún espectador desprevenido en la sala (por si acaso la exhiben) o de un inquisidor censurador ante la mirada del poster publicitario. Tal vez, sea una perorata contra la esquizofrenia de las relaciones amorosas en estos tiempos. Lo cierto es que se trata no de un repertorio de diálogos profundos y envolventes (como alguien lo reclamaría), sino de un viaje intenso, emocionante, melancólico y visceral sobre la energía más sublime y etérea que define la vida: amor.

 

Curiosidades:

El director siendo un poco arrogante introduce dos personajes que se llaman Gaspar y Noé. Aparece también su preferencia por las películas de Stanley Kubrick, que son una fuente de inspiración para él. Y el personaje de Murphy es una parodia sobre el mismo cuando tenía 20 años, un idiota narcisista. Además, prohibieron proyecciones de Love en Rusia y en Cannes (2015) dividió opiniones.

 

Love

Dir. Gaspar Noé

Francia. 2015. 135 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Poster publicitario del filme.

 

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia