(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com   OCTUBRE  DE 2015

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

EL MUNDO LABORAL ESTÁ TELEDIRIGIDO

La situación del emigrante e inmigrante es histórica y cruel, está entre la evolución biológica de los grupos humanos y el desarrollo cognitivo de los mismos, casi siempre ha sido de movilidad e inquietud por atravesar el otro lado, ir más allá de la línea de horizonte o atravesar la montaña, esas barreras naturales o diplomáticas con fines geopolíticos, y finalmente saltar el muro de la separación y el aislamiento.

 

Ésta compleja situación se alimenta y fortalece con el discurso actual de ir por la vida ligero como una pluma, con o sin alas de libertad, pero no es más que una falacia de intimidación psicológica sin posibilidad de transitar tranquilo por una calle, entrar al vecindario o volar por el aire, ya que la movilidad del hombre actual es teledirigida, entre la velocidad del terabyte y la conexión alámbrica o inalámbrica al otro lado del mar o un trozo de Tierra.

 

Éste es el ambiente distópico que recrea Alex Rivera, un director estadounidense de ascendencia peruana que en Sleep Dealer (2008) su primer largometraje, describe un futuro cercano de fronteras cerradas, bases militares y su arsenal de vehículos de guerra sin tripulación. No es una historia antitecnología o antiglobalización. Sino más bien un panóptico de lo que está sucediendo en el mundo, un espacio cada vez más minúsculo, sin opción de escape, un escenario incontrolable y conectado.

 

Ahora bien, lo que más se destaca en este relato es el argumento, los personajes se conectan por medios bioquímicos a la computadora (y gafas) para vender sus memorias a través de Internet, otros tantos ingresan a maquilas para conectar su fuerza de trabajo (energía que viaja a través de tubos al otro lado de la frontera) y sin presencia física mover un robot para la construcción de edificios o la recolección de la cosecha en beneficio de los Estados Unidos. Esto es un universo antijusticia, el trabajo es un fin en sí mismo que gracias a la red de datos cibernéticos y cables interoceánicos, nos sugiere pensar en la reciente dinámica política y económica de las corporaciones y las relaciones (y modos) de producción, es decir, el trabajado sin la presencia física del trabajador. Solo hay una mirada tímida a los beneficios de la tecnología con relación a los beneficios de conexión e intercomunicación a larga y corta distancia.

 

Se puede inferir un guión sólido y bárbaro, los sueños de las personas en el planeta son robados y transables por dispositivos táctiles y pantallas fluorescentes, almacenamiento de su información en la nube y la libre circulación en la caótica e intrincada telaraña imágenes y video, que absorbe y captura a todos, sin la alternativa de escapar y llevar una vida digna, porque hasta los brazos carecen de técnica manual, ahora son aeronaves tripulados por cables y tubos. Sin elección tocará bajar la mirada, es pertinente vibrar con el cuerpo y la mano.

 

Fotograma del filme. Luis Fernando Peña y Leonor Varela

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

 

VOLVER A COLABORADORES            

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia