(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com MAYO DE 2015

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

DE-CONSTRUCCIÓN Y ESPECULACIÓN

 

 

Sin ninguna porción de prado en el valle.

 

Después de cavar en piedras y rocas naturales para la construcción de cuevas en busca de refugio el hombre dio paso a la construcción de chozas y pequeñas aldeas que integraron las primeras formas de constitución familiar y comunitaria. Desatando con esto la disputa territorial por un pedazo de tierra en el transcurso de su historia y los líos con la invención del dinero alimentando la codicia y la sevicia.

 

Ahora, para no quedar en el olvido y como aperitivo a la claridad y la memoria, es fundamental para el entendimiento de la crisis actual de la vivienda y la arquitectura, acercarnos a la bellísima película y con el León de Oro en el Festival de Venecia en 1963 Las manos sobre la ciudad, del cineasta italiano y hombre de izquierda Francesco Rosi, quien murió el 10 de enero del 2015 a sus 92 años. Dejando una obra cinematográfica impresionante y de vigencia histórica.

 

La película tiene un argumento sólido y de fuerza, ambientada en la ciudad de Nápoles, mantiene una descripción semejante a lo que sucede con la llamada burbuja inmobiliaria o peaje urbanístico, el comportamiento hipócrita del Estado con los programas de transparencia en su gestión, el clientelismo y otras formas de alteridad con la ley para el beneficio personal. Además del engaño electoral, las peleas en el recinto jurídico integrado por traidores, maleantes, desalmados en el parlamento enmascarados en las comisiones, el trampolín de la estafa al engaño, como también la compra de votos.

 

De igual modo, una panorámica aérea sobre la ciudad de Nápoles registra el desplome de una torre residencial, seguido de la discusión entre políticos y accionistas tras su inversión, con discursos cargados de cinismo y sevicia alrededor del crecimiento monetario en el valor de la tierra en un terreno agrícola, acrecentando así las ganancias para los distintos sectores como el agua, la energía, el alcantarillado, el gas y el comercio.

 

Con escenas apoyadas en la crudeza musical, el espectador asiste a una jaula de bullicio y desorden, donde reina la persuasión y la mentira como una trampa para la cumbre de la especulación. De ahí en adelante, no solo colisiona la edificación y las estructuras de cartón, sino también la conciencia humana, con el fin de mercantilizar la tierra en pro de unas cuantas delegaciones. Toda una denuncia para la época del sistema inmobiliario, pero una visión magnífica que sigue y se mantendrá: la corrupción.

 

El personaje del concejal Nottola (Rod Steiger) es la caracterización camaleónica del mejor político, una personalidad natural de tabla periódica: elemento maleable y corrosivo, un metal de oro, plata y mercurio, a todo le prende un fósforo para extraer carbón. Y pone muertos para obtener azufre, esas aleaciones químicas monetarias y perversas. Ese sujeto de la película, también vive en Colombia y se replica en el mundo.

 

Ningún personaje político o magnate que entra y sale de cuadro en el transcurso del film es noble y honesto, porque es obvia la conducta del patán, el narcisista, el empedernido, el tramposo que circula en escritorios, reuniones de partido, la cuenta de intereses y la inauguración de alguna obra con la bendición de la iglesia. Este tipo de películas, que si bien son pocas sobre esta temática, constituyen un faro en la comprensión de las relaciones políticas y miserables en las que cae el hombre, y sin duda, los innumerables archivos que entorpecen la ejecución de los proyectos. Si bien el escenario es distinto, después de 50 años el panorama es el mismo, pero peor aún, es difícil que cambie, a todos nos han inoculado un policía mental y nadie se atreve a hablar.

 

Las manos sobre la ciudad

Dir. Francesco Rosi

Italia. 1963. 105 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

 

VOLVER A COLABORADORES             

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia