(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com    FEBRERO DE 2015

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

METAMORFOSIS HACIA LA SEDUCCIÓN

 


El cambio de paradigma sobre las relaciones de pareja, la necesidad de un nuevo hombre y una nueva mujer, los juegos de rol, las perspectivas frente a cómo vivir y amar, los sueños e ilusiones, se entretejen alrededor de la última película del director polaco Roman Polanski, La venus de las pieles; quien más allá del lenguaje cinematográfico emplea el teatro en una gran dramaturgia con dos actores, entre la batalla del cuerpo y la palabra, en un único espacio, un desafío para el espectador.

 

La historia está basada en la obra de teatro del dramaturgo estadounidense David Ives, pensada para la representación de dos actores, además ésta es inspirada en la novela literaria del mismo nombre del escritor austriaco Leopold von Sacher-Masoch, que concibió en el año de 1870 y de quien dicen se deriva el término masoquista. Ahora, lo que interesó a Polanski es la relación de dominación y dominante que se da en la obra teatral, sobre la dominación sexual, las relaciones de placer y poder, como también las humillaciones, una delgada línea entre lo verosímil e irreal, y por supuesto, una sátira a la rígida mentalidad del director de teatro, Thomas, representado en su negación, la actriz Vanda.

 

Así, Thomas Novachekel, personaje de la película, dramaturgo y director está buscando una actriz para su adaptación de la novela de Leopold, y que encarne el rol de Wanda von Dunayev, pero el día del casting es horrible, mediocre y gris, ninguna puede estar allí.  La historia inicia con un travelling a lo largo de una calle parisina, acá entra la música del compositor Alexandre Desplat, y de repente nos enfrentamos a una función de la cual somos participes, y naturalmente, la llegada de Vanda, una mujer dulce, enérgica, inteligente y vulgar, que no retrocederá hasta presentar la audición.

 

Tras la oportunidad de empezar con una escena, descubrimos que sabe el guión de memoria y sorprende, inicia una tensión sexual hasta el final, ligeramente Vanda ocupa el escenario, la iluminación, la música, y teje una barrera imaginaría entre ficción y realidad. Por eso, no sabemos si hace parte del personaje o el actor, porque la interpretación actoral es magistral que resulta imposible relacionar el pensamiento de Vanda o Emmanuelle Seigner. Pero, sobre todo, es claro el intercambio de papeles masoquistas en el juego actoral, un deleite estético para los sentidos y la mente del observador.

 

Ambos personajes evolucionan en el transcurso de la obra, hay un despertar del dominado al dominante, una transformación en los juegos de rol entre él y ella que fomentan la tensión sexual hacia el deseo, un detalle importante para el vínculo del amor, a partir de la relación de amo y esclavo. De esta forma, se establece una sumisión contractual, donde él será lo que ella construya en su imaginación, la femme fatale destruirá la realidad, el binomio de espacio y tiempo no existe, solo redención y un diálogo audaz y convincente camino a las pasiones y a la muerte. En este punto, por medio de un baile sensual de Vanda el director de teatro Thomas quedará amordazado en la escultura de falo en el escenario; y esto nos conduce a pensar ¿será acaso una revelación del director polaco y el escándalo de su vida real?

 

Entonces, se abre el telón para disfrutar de una amena historia de amor, pasión, deseo, seducción, sadomasoquismo, y por supuesto, unos diálogos y reflexiones de la vida y el cuerpo, como herramientas para encarar la existencia sexual y erótica.

 

La venus de las pieles

Dir. Roman Polanski

Francia. 2013. 96 min.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Emmanuelle Seigner y Mathieu Amalric, en el filme.

Mathieu Amalric, en el filme.

 

VOLVER A COLABORADORES                

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia