(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com     SEPTIEMBRE DE  2013

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

¿POR QUÉ “LOLITA”?

 

Cuando el 12 de junio de 1962 se estrenó Lolita no eran muchos los que pensaban que el sexto largometraje de un joven director de 34 años se iba a convertir en un título legendario, habían transcurrido 7 años desde  que el personaje creado por Vladimir Nabokov hiciera tambalear los cimientos del mundo editorial con la publicación de una novela que atentaba contra los principios de la moral establecida, su publicación estuvo prohibida durante un tiempo en los Estados Unidos, Francia e Inglaterra, pero a pesar de los previsibles problemas con la censura Stanley Kubrick veía en el personaje una nueva oportunidad para trabajar con un tipo de material que adoraba, protagonistas desplazados que luchan por ser algo imposible, Senderos de Gloria, Atraco perfecto, Espartaco y, por fin Lolita.

 

Pero la censura no iba a hacer el mayor de sus problemas, encontrar a los actores llevó a Kubrick cerca de dos años, para el papel del profesor Humbert se barajaron varios actores hasta llegar a [Jean Mason] quien acepto interpretar el controvertido personaje. Durante ese mismo tiempo Kubrick acumuló más de 800 fotografías de posibles candidatas para el papel de Lolita; Navokov nunca quiso que en sus portadas figurará una imagen femenina, debido a la complejidad que suponía darle forma a la ninfa de su relato que finalmente interpreto Sue Lyon dos años mayor que la protagonista de la novela.

 

Pese a que en aquellos momentos Peter Sellers (Clare Quilty) tenía firmados varios proyectos estaba muy interesado en completar el triángulo amoroso de la trama y el equipo se desplazó a Inglaterra para aprovechar los 14 días que el actor tenía de vacaciones.

 

Finalmente toda la película se rodó en los estudios de Londres; con un guión firmado por el propio Navokov, por el que fue nominado al Oscar. Lolita obtuvo un éxito superior que el de la propia novela, un éxito que con el paso de los años se ha transformado en leyenda y que cinco décadas después de su estreno sigue siendo un referente de la cultura.

 

Un acto de imaginación cinematográfica

 

En la película Lolita, la primera escena acompaña a los títulos de crédito, y nos muestra la mano de un hombre pintando las uñas de los pies de una joven. Sólo con ese detalle podemos deducir que el contenido de la película va a ser fundamentalmente erótico, y que la historia se va a construir a través de la subordinación de ese hombre a la señorita.

 

La sexualidad es una presencia difusa de la que el espectador no puede escapar. El cineasta mantiene el tema del sexo en primer plano en la mente del espectador con imágenes de agresiones sexuales por parte de mujeres que desean ardientemente a Humbert y con diálogos cargados de doble sentido.

 

Kubrick inicia con el asesinato de Quilty y luego a través de un flash-back de cuatro años presenta el arribo de Humbert [de unos 40 años, europeo, soltero y especialista en literatura francesa del siglo XIX] a la casa de Charlotte [viuda] y su hija Lolita. Mediante cambios de estado, que se efectúan por un sujeto (Humbert) que va en busca de un objeto de deseo como es el satisfacer a toda costa su obsesión sexual por las niñas (de 9 a 12 años) y que se actualiza en el personaje de “Lolita”.

 

La película narra la historia de un amor obsesivo, dominado por celos, alimentado por un deseo de posesión y asociado a temores, inseguridades y frustraciones. Un amor entre un hombre maduro y una muchacha inexperta y frágil. Es interesante observar la evolución de Humbert: seguro e ingenioso al principio, inseguro cuando está con Lolita y frío, sombrío y sin autoestima al final.

 

La película finaliza con la escena del asesinato de Quilty a manos de Humbert. Seguidamente la pantalla aparece en negro (fundido) para dar paso a un texto (epílogo) en el que se lee: “Humbert murió en la cárcel de trombosis coronaria mientras esperaba ser juzgado por el asesinato de Clare Quilty”.

 

Sobre sale la simbolización y riqueza estética de la escena relacionada con el asesinato de Quilty, cuando este personaje se arrastra escaleras arriba (herido) perseguido por Humbert, para refugiarse tras el retrato de una dama que está ubicado en el primer piso. Humbert dispara hacia el retrato, sabiendo que detrás se encuentra Quilty.

 

El retrato es de una mujer con un sombrero grande, cuyo aspecto se parece al de Sue Lyon,  intérprete de Lolita.

 

Kubrick hace morir a Quilty en manos de Humbert a través de Lolita. Es a causa de Lolita que Quilty muere.

 

Lolita parece que empieza y termina con el mismo plano en el que Humbert entra en el desorden de la casa de Quilty, pero son tomas diferentes. En la primera, Quilty está en la parte de atrás, dormido en un sillón, escondido bajo un trapo y con una botella en equilibrio sobre la cabeza. Pero cuando la película cierra el círculo, después de un Flash Back de cuatro años, para mostrar de nuevo la entrada de Humbert, no está la botella; y quizá no está Quilty bajo el trapo. Es como si Humbert hubiera entrado en una pesadilla paralela, en la que su sed de venganza bien podría ser que nunca fuera saciada.

Lolita

Dir. Stanley Kubrick

Reino Unido. 1962. 152 min

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

James Mason y Sue Lyon

Sue Lyon “Lolita”

 

VOLVER A COLABORADORES               

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia