(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com    ABRIL DE  2013

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

MORIR SIN SER QUERIDO... ¡IMPOSIBLE!

 

Quizás un anciano no es el más sabio, pero si el que sabe el camino y tal vez sea esta  condición la que le permite a Jean Becker (ahora de 75 años) mostrar una ruta en la existencia del hombre a través de su película Dejad de quererme, 2008. Ambientada en la época moderna, tan generosa en bienes materiales como parca en tiempo para reflexionar sobre un mundo de hipócrita vida familiar, el actor Albert Dupontel interpreta a Antoine, un hombre de éxito en lo laboral  y en su vida social, con esposa y 2 hijos.

 

En esta condición un  hombre decide preguntarse ¿para qué me quieren?, un interrogante que si bien no es explícito en los diálogos es deducible, incluso por el comportamiento cínico y patán (anormal) de éste entre sus conocidos. Una constante por la incertidumbre -¿para qué vivir?- e inquietud por negarse a lo construido  -¿qué he hecho con mi vida?- son los motivos en Antoine para decidir manejarse mal, tal vez para no llamar la atención y no ser recordado por sus hijos, amigos y esposa. Parece que su deseo es no quedar en la memoria de ellos por lo que fue, sino por aquello que pudo haber sido.

 

No hay en esta película tintes de desarrollo individual o superación  -quizás algunos así lo crean por los subtítulos del final- es un cuestionamiento civil -cómo me comporto-, moral -no herir a los otros-, ético -qué hago con mi vida- y sin duda, existencial -¿cómo morir?-. No es un canto a la vida, sino una crítica a las conquistas materiales de las realizaciones humanas del hombre actual, que deambula solo entre la multitud, insatisfecho con su profesión, su rol en el hogar, sus relaciones sociales y el fanatismo por competir y sentirse útil.

 

Entonces, no sólo en la edad del director sino también por su experiencia con sus anteriores películas, en especial en Dialogue avec mon jardinier, 2007, se denota un interés singular por los traumas y preocupaciones del hombre, es decir, una pregunta por la existencia de éste. En esta película hace una apología a la amistad entre un hombre sencillo que ama la tierra y un prestigioso artista incapaz de trabajarla.

 

En este film, Antoine es el ejemplo del hombre moderno -padre, inteligente, pudiente y exitoso- que no quiere amigos, ni trabajo ni familia. En su ser más intimo esta la impotencia y angustia por no haber sido otro. Y ante la mínima oportunidad para actuar -como hubiese querido- es tildado de loco, porque es esta condición mental el estado para burlar las normas,  -dejar el empleo-  los protocolos  -deseo por la mujer del prójimo-  y las reglas-reírse de sus amigos en la mesa-. Sin embargo, la película devela la condición natural del hombre por emparejarse y no poder estar solo, -Antoine busca a su padre- para evocar recuerdos no muy buenos y discutir asuntos pendientes del pasado. Tal vez esa sencillez es un grito contestatario a la individualidad propuesta por el sistema, que en vez de reivindicarla (ser uno mismo) es de individualismo egocéntrico.

 

Becker valora enormemente la importancia del sujeto, no solo el de nuestra época, sino también el de otros momentos, con sus pasiones, deseos, persecuciones, conflictos, diferencias, mal estares, dilemas y lucidez. De hecho, en la historia nosotros también somos un sujeto único. Por último, esta obra ofrece la oportunidad de hacer un alto en el camino de esta vida agitada para plantearse la pregunta, ¿Qué he hecho con mi vida?, aquello que he querido o lo impuesto por el medio,  ese entorno ideológico y dominante en el cual nacemos y crecemos. Y es aquí donde se define la ruta mencionada al inicio del texto.

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas callejeras, píldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Marie-Josée Croze con Pierre Vaneck

Albert Dupontel

 

VOLVER A COLABORADORES             

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia