(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com     FEBRERO DE 2012

COLABORADORES / JAIME BARRIOS CARRILLO

Nobel de literatura se quedó en Suecia


Tomas Tranströmer había venido siendo candidato durante muchos años.

 

Cada año, en el mes de octubre, los medios del mundo le dedican no pocos espacios al otorgamiento de los premios Nobel. Aunque los premios de literatura no han dejado de ser criticados, a veces, por la opinión internacional y la crítica. Y no han faltado años en que algún premiado sorprenda, por la razón de tratarse de un desconocido.

 

Pero lo más criticado ha sido la larga lista de los escritores no premiados, entre los que se cuentan nombres rutilantes de la literatura universal como Tolstoi, Proust, Kafka, Joyce, Rubén Darío o Borges. Fue Augusto Monterroso el que una vez bromeara, diciendo que todo escritor famoso que se respetara de serlo, hablaría siempre mal del Nobel, mientras no se lo hubieran concedido. La verdad es que es el premio más deseado de nuestra época.

 

El Premio Nobel de literatura de este año ha sido concedido a un poeta sueco: Tomas Tranströmer, nacido en 1931. Es poeta, traductor y psicólogo. Bardo de la naturaleza y también del viaje al interior del alma humana. Su obra ha sido traducida a cincuenta idiomas y el principal traductor al español es el escritor y poeta uruguayo Roberto Mascaró, quien ha residido en Suecia desde hace tres décadas.

 

Tomas Tranströmer había venido siendo candidato durante muchos años y representa sin duda una de las cimas contemporáneas de la lírica escandinava.

 

Pero no ha dejado de tener efecto la actitud reacia de la Academia para conceder el premio a un sueco. Hace 37 años fueron galardonados dos escritores de Suecia con el premio Nobel de 1974, Eyvind Johnson y Harry Martinson. El hecho de que ambos fueran miembros de la Academia Sueca sucitó críticas, malos entendidos y suspicacias. De ahí que desde entonces no se hubiese concedido el premio a ningún escritor sueco.

 

Transtromer recibió muy tranquilo la noticia en su casa de la ciudad de Västerås. Pudimos verlo compartiendo con su esposa y luego tocando suevamente, con una sola mano, el piano. Tranströmer sufrió un derrame cerebral en 1990 que le produjo parálisis parcial y dificultades del habla. Sin embargo ha seguido escribiendo.

 

Es importante resaltar que la concesión del premio a un poeta, rompe una sequía de 15 años, ya que el último o más bien la última poeta que había sido galardonada antes fue la polaca Wislawa Szymborska en 1996. En un mundo que por sus características de violencia, inhumanización y pobreza, puede ser considerado como antipoético, otorgar el principal premio de literatura a la poesía, a través de Tranströmer, obliga sin duda

a una reflexión y abriga en sí una esperanza. Citemos el fragmento de un poema de Tranströmer:

 

     “El camino nunca tiene fin. El horizonte se apura hacia adelante.

 

     Los pájaros sacuden el árbol. El polvo se marea en torno a las ruedas.

 

     ¡Todas las rodantes ruedas que contradicen la muerte!”

 

Su traductor Roberto Mascaró ha dicho: “Su poesía demuestra que las lenguas son barreras superables.” Es decir la poesía humanizando, uniendo al mundo, conectando a los espíritus sensibles, más allá de las fronteras geográficas y del idioma.

Jaime Barrios Carrillo

Comunicador Social, licenciado en Filosofía y excatedrático de la Universidad de San Carlos en Guatemala y Antropólogo Social de la Universidad de Estocolmo.

Columnista del diario Siglo XXI de Guatemala.

Supervisor de los proyectos de información de la sociedad civil sueca en el Foro del sur de Estocolmo, Forum Syd, en Suecia.

Vive exiliado en Suecia desde 1981.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia