(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / GUILLERMO PALLACÁN

 ReVista OjOs.com     JUNIO DE  2016

EL PORNÓGRAFO DALÍ Y LOS SERES DE LUZ

 

En conjunto con la nueva etapa y renovación que inicia la ReVista OjOs.com, símil faro para aquellas almas que

aún permanecen en las tinieblas condicionadas desde el Medioevo cultural, es que surge la urgencia de voltear la mirada hacia los aconteceres que nublan y entorpecen el desarrollo humano y revisar y apurar un punto de vista filtrado por la tradición artística y denominar a esta renovada ventana "SIGNOS". Porque cuando uno asoma la cara y olfatea los signos que significan determinada realidad, nos dicen que eso que está significando esa realidad, no es tal; y que el verdadero acto de fermentación consiste en creer lo que nos dicen y no pensar en el signo que uno tiene al frente.

 

¿Cómo evolucionaron los seres de luz de hoy, respecto a los seres que pueblan los mundos imaginados por Salvador Dalí?

 

Lo erótico y pornográfico en el pintor Salvador Dalí es la visión y mirada de un rey; de un soberano que despliega todos sus deseos desde el altar, desde un lugar de privilegio donde observa la satisfacción y cumplimiento de todos sus caprichos. La particularidad única y característica que posee Dalí radica en su afiebrada imaginación para generar imágenes.

 

-¿Cuando Dalí se puso pornógrafo? ¿Nació así? ¿Se hizo influenciado por su musa?

 

- Vamos a averiguarlo. Vamos. Para entender su cosmogonía pictórica, nada mejor que revisar estos versos del poeta Jaime Arenas:

 

     "Soy un semidios con noble destino

     que solo desea, que ama y desea

     que canta y desea, que vive y desea,

     que toca y desea, que lame y desea,

     que hace de ellas el fruto más bello. "

 

Vate que con su lirismo logra capturar y acceder, cual demiurgo poseído, a sentir la lava que late en el interior de la carcasa con mostachos pal cielo y dos ojos fijos en los dólares que es Dalí. Espécimen gozador de las letras y placeres femeninos.

 

Salvador Dalí fue una excepción en la copulación de los mitos judeocristianos, griegos y romanos; se nutrió de toda la tradición que tenia frente a sus ojos, de hazañas por ellos narradas y que continuamos aun hoy disfrutando, en grabados, pinturas y esculturas.

 

Dalí inventó la imagen lujuriosa y pornográfica sustituyendo y reemplazando los modelos originales por personajes reconocibles, contemporáneos y que poseyeran un respaldo publicitario, para darles nueva existencia en composiciones aéreas, suspendidas y flotando en el espacio, libres del peso que los ancla a un lugar y mundo específico. Los seres imaginados por el genio de Figueras son desmitificados en su actitud hacia el público,  los simplifica al constituirse en seres reconocibles y cercanos.

 

Para el pintor español el deseo pornográfico está flotando siempre. Este fecundo semillero que ha brotado siempre festivo y excitante, nos ha alegrado nuestra voracidad terremoteada, generándonos oscilaciones emancipadoras en permanente estado de fermentación.

 

La cultura libertina posee ramificaciones que provienen desde los albores de nuestra civilización,  alegrando la vida de la humanidad durante milenios, generando corrientes y pensamientos disimiles que enriquecen con su  aporte y visión transformándose en una herramienta para contrarrestar el ataque del pensamiento sectario y anticientífico, dónde enarbolan posturas y pensamientos celestiales heredados solamente por su condición de género opuesto, en clara alusión a sentirse elegidas por la divinidad; entonces, como una forma de iluminar ese pensamiento oscurantista, afloran los maestros y artistas que con su lucidez (¿o locuras?) nos trazan un camino, nos indican por dónde encausar los deseos humanos. Pero actualmente, proliferan los discursos de género en dónde los medios digitales, llámese blog, facebook, twiter, instagram; en conjunto con la democratización y libre acceso a la información, manifiestan una opinión, dónde las sectas religiosas, ambientalistas y grupos místicos han hecho sentir su voz, imponiendo un discurso por sobre otros recurriendo a la tergiversación y alteración de la historia, con un fanatismo desbordado y autoreferente para instalar el rol de lo femenino. Discurso sustentado bajo una falsa transmisión divina y celestial.

 

En todo caso, existen antecedentes que respaldan éste desquiciado accionar al encerrar en bibliotecas sin acceso  al público,  pinturas, grabados, libros, utensilios de uso doméstico con imágenes eróticas y pornográficas. Parafraseando a Óscar Wilde, concordamos con el cuándo se refiere a la creación literaria expresando: "No existen libros morales e inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo" El invento y posterior masificación de las páginas web ha sido un cambio revolucionario que liberalizó las comunicaciones y las informaciones, creciendo a ritmo exponencial, permitiendo acceder a un mundo lleno de posibilidades, siendo el que más se ha desarrollado la industria del erotismo,  siguiéndolo de cerca la oferta de fanáticos conductivistas, que desprecian e ignoran el aporte logrado por el arte lúdico y erótico, sobre todo el estilo que han desarrollado el representante español Salvador Dalí, con aquellas imágenes que simbolizan las pulsiones humanas del deseo, del placer, del goce entre humanos, acompañados de toda la iconografía pasada, presente y futura, que han poblado las fantasías de los hombres.

Guillermo Pallacán


(Chile). Dramaturgo, Gestor Cultural miembro de la Corporación Cultural Increpa organizadora del festival ARTErotica en Santiago de Chile.

Corresponsal de la ReVista OjOs.com en Chile.

Con la complicidad de las más importantes entidades culturales de Chile informarán sobre los más importantes acontecimientos y los procesos eróticos desarrollados para la celebración de próximos festivales.

 

VOLVER A COLABORADORES                                 VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia