(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com       MAYO DE 2015

COLABORADORES / GUILLERMO PALLACÁN

Guillermo Pallacán


(Chile). Dramaturgo, Gestor Cultural miembro de la Corporación Cultural Increpa organizadora del festival ARTErotica en Santiago de Chile.

Corresponsal de la ReVista OjOs.com en Chile.

Con la complicidad de las más importantes entidades culturales de Chile informarán sobre los más importantes acontecimientos y los procesos eróticos desarrollados para la celebración de próximos festivales.

NALGAS de ROSA

 

El cuerpo ha sido expresión en muchas disciplinas del acontecer humano; por ello, no es ajeno que últimamente sea usado como desesperado bastión expresivo. En los tiempos actuales ha sido utilizado como un campo de batalla simbólico.

 

Para Platón, el cuerpo significaba una cárcel donde estaba atrapada el alma del ser, pero a la vez, esta misma prisión nos determina como seres humanos.

 

Junto con la irrupción del Cristianismo y como un mecanismo controlador y concientizador, se aplicó con fuerza la censura en paralelo al dogmatismo que iba adquiriendo poder e influencia. Pero aun en estas condiciones adversas, siguieron apareciendo obras literarias y pictóricas que denotan el cotidiano proceder de la polis y sus formas de goce y disfrute del cuerpo; donde los destellos de sensualidad se concentraban en zonas específicas del cuerpo, tanto femenino como masculino y, símil época actual, se organizaban concursos para homenajear y premiar a la más bella y proporcionada “nalgas de rosa”, o culo.

 

Pero, ¿qué parámetros determinan que unas nalgas o colita o culo sea atractiva y estética? ¿Las pulsiones internas de quien observa? ¿Las proporciones determinadas por las leyes del arte?

 

Es lo uno y lo otro.

 

Tanto posee fuerza y dinamismo una opción como determinante es un canon estético en la otra; en la apreciación y acercamiento a la zona observada.

 

En la Edad Media se acuñó el término “rhodopugon”, que significa “con nalgas de rosa”; para alabar los encantos voluptuosos de las mujeres que poseían un culo o nalgas llamativas o sobresalientes.

 

También en la época griega la desnudez masculina era un signo de virtud y de hecho muchas actividades se practicaban sin ropa, como el deporte, simposios o fiestas; porque al asistir de esa forma, la persona lo hacía vestido con el uniforme de la entereza, ello determina el significado del cuerpo humano, además del elemento estético que siempre se le ha atribuido.

 

También por esta época se popularizó la mutilación de las esculturas y se optó por pintar velos a los cuadros de cuerpos desnudos para cubrir pechos, penes, vaginas y nalgas.

 

¿Qué sucede en los espacios públicos cuando transitan hermosas piezas de hembras? ¿Viven atrapadas en esos espacios  luciendo los atributos como obras de artistas en un museo público en constante tránsito? ¿Las nalgas saben o tienen conciencia del imaginario desatado tras ellas?

 

Dudoso al menos

 

Desde las voluminosidades de Rubens existe una tradición por inmortalizar aquellas curvas que nos atraen; continuando luego en Renoir padre, donde sus nínfulas vestidas solo con las caricias brindadas por el sol y la naturaleza como marco espacial, instauró un color mas mediterráneo, concluyendo en Botero, que insufla vida, existencia y espacio a unas nalgas que son concepto, metáfora y signo de la hembra caribeña. Todas ellas de la trilogía revisitada, hacen visible y, palpable, la fenomenología del volumen.

 

Para concluir, apreciemos con detenimiento estos versos que engrandecen esos lugares y redondeces, que cultivan y, cautivan; solo ellas. Ahí están:

 

“EL ALFARERO”

 

 Todo tu cuerpo tiene

 Copa o dulzura destinada a

           mí.

           (....)

 Tus rodillas, tus senos,

 Tu cintura

 Faltan en mí como en el

           hueco

 De una tierra sedienta

 De la que desprendieron

 Una forma,

Y juntos

 Somos completos como un

           solo río,

 Como una sola arena.

 

 (“Los Versos del Capitán”.

           Pablo Neruda)

Guillermo Pallacán. Xilografía, 35 x 50 cm

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia