(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / GUILLERMO PALLACÁN

 ReVista OjOs.com    JULIO DE 2017

¿De qué origen es la tortura?

 

Pero primero averiguaremos qué es la tortura: a simple vista es un mecanismo opresor para el sometimiento humano a través de la fuerza y el poder, inducido por otros humanos para doblegar la voluntad y resistencia.

 

En la obra de teatro Woyzeck, montaje del grupo teatral chileno Colectivo Arte Matamala, indaga en ésta historia de Georg Bruchner, autor alemán cuya mayor preocupación fue el dolor humano, tanto físico como existencial, a tratar en sus obras en todas sus modalidades. El montaje se articula  mayoritariamente respetando el texto original y a sus personajes; aunque la historia fue escrita en 1836, conserva una vigencia sorprendente, por el punto de vista en el tratamiento del conflicto humano; que restó toda referencia a asentar la historia en una época determinada, que, como bien sabemos, con el advenimiento de los años la añeja por lo mismo. El autor concentró lo importante y elemental a las complejidades que poseen las relaciones de poder y sometimiento entre los seres humanos, tanto a nivel físico como social, ético y sentimental; obteniendo un corpus artístico que está sobre cualquier movimiento cultural o época específica.

 

¿Cuántos tipos de tortura está capacitado para soportar el ser humano, antes que colapse?

 

En la década de los 70 se puso de moda La Escuela de las Américas, fundada en Panamá en 1946; que era un lugar de entrenamiento militar, dónde los postulantes eran instruidos en cursos de contrainsurgencia, promovían el uso de la tortura y la ejecución sumaria; una mayoría de los militares instruidos están involucrados en violaciones a los derechos humanos.

 

En la obra, que es dirigida por Moisés Angulo, nos narra el desquiciamiento en que va sumergiéndose el soldado raso de apellido Woyzeck, primero por parte de su esposa que lo humilla; luego son sus compañeros que lo vejan continuamente. Descubre la infidelidad de su esposa con un superior; finalmente la autoridad jerárquica lo somete  a extenuantes pruebas físicas y enjuiciamientos éticos y morales que desemboca en crisis y posterior colapso del juicio y razonamiento, para destruirse eliminando lo más amado que posee.

 

Un motivo recurrente que es causal inspiradora en el arte, es el dolor.

 

Pero, ¿qué es la tortura? En el primer artículo de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, Inhumanos o degradantes, del 10 de diciembre de 1984, se da esta definición del vocablo "tortura" y cómo debe entenderse en materia de Derechos Humanos. El artículo en cuestión dice lo siguiente:

 

Artículo 1º

 

1. A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información, una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas.

 

Las torturas realizadas por lo que hoy es el Tribunal del Santo Oficio, durante la Inquisición  española, marcaron una de las fases más tristemente célebres dentro de la historia. A pesar de que la tortura era algo común dentro del proceso judicial -para arrancar confesiones o como pena propiamente tal- de la Edad Media, los tormentos aplicados en España fueron los más conocidos debido a la prolijidad de los informes que sobre el tema se dejó por parte de los inquisidores. Los motivos que debían darse para aplicar el tormento eran los siguientes: a) El reo entraba en contradicciones. b) El reo era incongruente con su declaración. c) El reo reconocía una acción torpe pero negaba su intención herética. d) El reo realizaba sólo una confesión parcial.

 

Cabe mencionar que toda persona, salvo el rey y el papa, eran susceptibles de ser sometidas a tormento. Pero en la práctica las personas muy viejas o demasiado jóvenes no eran torturadas, no obstante encontrarse documentados casos de septuagenarios sometidos a este flagelo. A quienes no se le aplicaba tormento eran "presentados" ante los instrumentos de tortura, lo cual era llamado in conspectu tormentorum, lo que en muchos casos cumplía con su objetivo de arrancar una confesión. Hasta el siglo XVII bastaba con la unanimidad del Tribunal para que se aplicara el tormento, lo cual llevó a muchas e innecesarias brutalidades por parte de éstos. Para evitar estos abusos, se decretó en las Instrucciones del infame Tomás de Torquemada que solo la Suprema -Tribunal superior- podía autorizar su empleo. El tormento era aplicado por un verdugo, bajo la supervisión de un médico y en presencia de los Inquisidores, más la presencia de un Secretario Notario, el cual levantaba informe a la Suprema. Por último, se colocaba al lado del torturado un Notario que escuchaba hasta los más leves suspiros.

 

El arte se ha dado un festín con éste tema, pero en especial el arte escénico que ha resultado ser un historiador nato al integrar semióticamente los géneros artísticos que son afines a su lenguaje y co-relato.

Guillermo Pallacán


(Chile). Dramaturgo, Gestor Cultural miembro de la Corporación Cultural Increpa organizadora del festival ARTErotica en Santiago de Chile.

Corresponsal de la ReVista OjOs.com en Chile.

Con la complicidad de las más importantes entidades culturales de Chile informarán sobre los más importantes acontecimientos y los procesos eróticos desarrollados para la celebración de próximos festivales.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia