(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / GUILLERMO PALLACÁN

 ReVista OjOs.com    OCTUBRE DE 2016

FORMAS del SACRIFICIO

 

Las manifestaciones humanas conocidas como sacrificio, están anotadas con prolijidad en un capítulo de la Biblia. Uno de los párrafos más conocidos y utilizados narrativamente por los medios audiovisuales, habla del sacrificio que Moisés es sometido a cumplir ante un designio de Dios (designio muy cercano a una orden)  El sacrificio al cual es obligado Moisés, es entregar a su hijo preferido a Dios, para ello debe matarlo. Entendiendo esta acción como un claro signo de obediencia al Todopoderoso.

 

Los laberintos mentales son profundos y sus paredes, calcadamente, se asemejan a los acantilados y pueden tomar diferentes formas, donde siempre termina uno, inexorablemente, perdiéndose. La mayoría de los laberintos están hechos para que los seres se pierdan dentro de él, ya sea en un laberinto Rizomático o, en uno del hilo de Ariadna o, en el del griego Teseo. Hablamos aquí  de la pérdida de la memoria, de la mente, de la razón o sinrazón que guía las directrices o destinos de los seres humanos. Y de los laberintos, que otros seres humanos, más fríos, más descarados, más... ¿Puede haber más? ¿Puede concebirse algo más perverso que un laberinto?

 

El tema del sacrificio en si es atractivo. Es un gesto que todos los seres humanos, bajo condiciones emotivas límites, realizamos gustosamente, como una manera de expiar culpas, excesos, fracasos, derrotas, traiciones, actitudes reñidas ética y moralmente con la cultura de origen. Paralelamente a dicha acción, una vez cumplida y como consecuencia inevitable; dañamos a nuestros pares, que muchas veces son los más cercanos, emocional y físicamente.

 

Es de conocimiento público mundial, la inmolación de Adolf Hitler, cuando vio que todo su sueño de la raza pura, no era posible de lograr. Otras fuerzas, más poderosas de las acumuladas por él, le impedían concretar su sueño. ¿Qué influyó más en la toma de decisión del sacrificio? ¿El verificar que su sueño no era posible o; las fuerzas que se oponían a él, lo empujaron a ello?

 

Cuando en Septiembre de 1973, las Fuerzas Armadas, en un golpe militar rápido y efectivo, derrocaron a Salvador Allende como Presidente de Chile, no buscaron la inmolación de él ejerciendo su mandato. Pero, ¿Qué significa quitar de facto un lugar, una posición; una inmolación involuntaria? Algo similar se puede pensar en éste caso.

 

En la historia humana se registran pocos casos de características similares. ¿Qué sucesos se habrían alterado, de los hechos posteriores, si no se hubieran inmolado, ellos, los protagonistas de una historia violenta  para los pueblos que gobernaron?

 

Las causas esgrimidas, o defendidas, por la gente inmolada no nos son desconocidas ni complejas de entender. Causas que por una u otra razón  se hacen carne en el ser, que viven y conviven día y noche, que va creciendo y madurando al interior de la mente, hasta que logra anteponerse a cualquier otra función. Entonces, en una situación límite, a prueba, está ahí, ordenando, cegando, dirigiendo una vida (Y otras, indirectamente) Causas donde entendemos claramente principios y finalidades.

 

¿Pero qué pasa con aquellas causas, comprobadas (y que nos la recuerdan a través de los medios de  comunicación), que algunas personas públicas se autoimponen un castigo, a modo de mandato divino, para expiar culpas que incubaron dentro de su ser? ¿Hasta dónde es factible ir descubriendo, ellos como protagonistas y nosotros como tranquilos espectadores; el límite del flagelo, tanto para ellos como para nosotros; de que son capaces de soportar?

 

La Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, es un ácido y apasionado manifiesto (en forma de carta) en defensa del derecho de la mujer, escrito por Sor Juana Inés de la Cruz en 1691, bajo el imperativo de una crisis intelectual que fue arrastrada por sus superiores eclesiásticos directos, que no veían con sanos ojos la superioridad intelectual de aquella monja, y cuyo único pecado fue nacer mujer en esa conflictiva época, la cual era arrasada por los tribunales religiosos que “cremaban” a cualquiera que pensara distinto a la tesis impuesta por la jerarquía papal.

 

Yo no estudio para escribir, ni menos para enseñar, que fuera

en mí desmedida soberbia, sino sólo por ver si con estudiar

ignoro menos. Así lo responde y así lo siento.(1)

 

Abundan los ejemplos de mujeres que han seguido el sendero abierto por Sor Juana Inés de la Cruz. Ejemplos algunas veces acertados, validos y útiles; otros, han dejado muchos heridos en el mismo sendero, y que solo ha resultado ser una mestiza justificación para expiar culpas de periodos juveniles, irresponsables y soberbios. Ejemplos calcados a la crucificción cristiana; aquella tradición bíblica que  habla del sacrificio que realizó Cristo para  salvar a la humanidad. O imitar el ejemplo de Juana de Arco, con su voluntarioso sacrificio por la grandeza de Francia, que lograría  liberando a su país de una invasión foránea. Seres que publicitan, a todos los vientos y quien quiera escuchar, (también inmiscuyen a quien no quiera); del acto heroico  que incurren para salvarse. ¿Realmente es claro lo de las motivaciones que las han impulsado a reaccionar así? ¿Llenar todos los medios con delirios de Madre Santa, es digno? ¿Repetir la misma esencia argumental, los mismos personajes, en diferentes formatos narrativos, será pereza argumental o merchandising? Ejemplos hay que los anteceden. Antonio Skármeta tuvo éxito con el argumento: “cartero que lleva la correspondencia a poeta romántico, conocido mundialmente, le pide ayuda para conquistar a la mujer de sus sueños”. Este argumento fue originalmente un radioteatro, después una obra de teatro, pasó al cine (dirigida por el mismo Skármeta); conoció el formato libro y, al llegar a las manos de un director británico, se realizó una nueva versión cinematográfica que corrió mejor suerte que la filmada por el autor intelectual.

 

Algo similar ocurrió con una historia de la vida real ocurrida a una actriz cómica, donde volcó en varios géneros narrativos una parte de su vida con un hijo enfermo terminal, logrando difusión masiva y, de paso, realizar la catarsis con todo el público que supo de su historia personal. Catarsis que se logra al exponer un drama de este género en la audiencia, si es figura re-conocida. Los disímiles resultados logradas con su historia real, no igualaron la difusión y propuesta estética lograda por Skármeta. La exhibición incluyo, en todo instante, mostrar la causa de aflicción que padecía, logrando elevados niveles de audiencia con la exposición de aquella herida y lo que suele provocar, empíricamente, dicha exposición cruda y en directo. La actriz, al exponer su drama por los distintos medios de comunicación, no se noto acongojada en las apariciones que se brindo a su discurso. Al contrario, parecía disfrutarlo.

 

Al respecto hay muchas experiencias que incluyen los formatos dramáticos audiovisuales, a hechos nacionales o acontecimientos de carácter mundial, como soporte de estas propuestas narrativas, siendo una forma de acercar aún más al espectador, al formato que se presenta para su preferencia y catarsis. Hay que tomar en cuenta que los medios se esmeran para satisfacer las preferencias que la audiencia manifiesta, para así no perder llegada y, por ende, audiencia.

Guillermo Pallacán


(Chile). Dramaturgo, Gestor Cultural miembro de la Corporación Cultural Increpa organizadora del festival ARTErotica en Santiago de Chile.

Corresponsal de la ReVista OjOs.com en Chile.

Con la complicidad de las más importantes entidades culturales de Chile informarán sobre los más importantes acontecimientos y los procesos eróticos desarrollados para la celebración de próximos festivales.

 

VOLVER A COLABORADORES                              VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia