(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

ARTISTAS INVITADOS /  FILOMENO HERNÁNDEZ

 ReVista OjOs.com     JULIO DE 2016

Filomeno Hernández

FILOMENO HERNÁNDEZ

 

“Estudié en la Escuela de Arte de Neiva que dirigía Olmo Guillermo Liévano, un arquitecto rubio y delgado que daba cursos en un kiosco en el centro de la casona donde funcionaba la escuela de artes y donde tuve la oportunidad de conocer a Fito quien era maestro.

 

El valluno Phanor Satízabal, el profesor de dibujo, era muy radical y rompía los trabajos que no le gustaban. En las clases de dibujo la modelo cerraba las piernas y las señoras mojigatas que deseaban ser artistas se horrorizaban. Y el obispo intervino e hizo cerrar la escuela. Me hice amigo del escultor Emiro Garzón quien pensaba que yo era un burgués por llegar en taxi. Allí estuve dos años.

 

En la escuela era muy difícil, me decían que debía realizar bocetos como prolegómenos de un dibujo, y a mí me fluía la línea. A veces salen cosas.

 

En 1978 llegué a Barcelona, España, de aventura. No conocía a nadie, solo tenía un teléfono que me había facilitado el escritor neivano Humberto Tafur, que era del también escritor Héctor Sánchez a quien llamé de inmediato y me dijo que me fuera para su casa. Viví en una pensión que estaba ubicada muy cerca del Museo Picasso. A la vuelta había una galería. José Sánchez, el dueño, era un místico amante de los libros y muy abierto. Le mostré los dibujos que había pintado en la pensión. Expuse y me fue bien. Vendí y hubo buenos

comentarios en la Radio Nacional. Eran dibujos que trataban sobre las dictaduras de América Latina.

 

Con Héctor Sánchez y Julio Ayala íbamos a las tascas. Héctor me presentó a Antonio Beneyto, un excéntrico pintor y escultor albaceteño muy conocido en Barcelona, de labios rojos pintados que siempre andaba con vestido y sombrero negro, barba negra y bastón, muy cercano a los intelectuales de América Latina.

 

Luego, me trasladé a Roma donde viví un año y medio y estudié en la Escuela de Grabado de Gerardo Lo Russo quien me recomendó el poliéster y me dijo que podría transportar en un rollo unos quince dibujos con facilidad. En ese momento todo cambió, ese material permite borrar con alcohol las manchas y los errores del trazo.

 

En Roma conocí al pintor Carlo Quatrucci, (Roma 1932-1980) quien en 1965 viajó a Cuernavaca, México, para trabajar con el pintor Rafael Alfaro Siqueiros en la realización de los murales Poliforum Manuel Suares, Castillo

de Chapultepec y Palacio de la Aduana. Quatrucci era muy amigo de Roberto Sebastián Matta y fue colaborador del poeta Rafael Alberti, exiliado en Italia, a quien conocí cuando yo tenía 26 años y él 80. Yo pensaba que era

muy difícil acercarse a ellos. Eduardo Galeano vestía de overol azul y le decía a todo el mundo compañero.

 

Quatrucci quería que yo conociera a Wifredo Lam, quien andaba por Roma. Nos citamos a las cinco en punto de la tarde, lo esperé un rato pero nunca llegó. A las 5:40 p.m. supe que se había ahorcado en el jardín.

 

Conocí personas muy interesantes en Italia, como Tiziana Quatrucci, hija de Carlo; Julio César Sánchez, cuyo nombre artístico era Cesare Siviglia (Sevilla, Valle, 1918 - Roma, 2003) pintor y ceramista muy generoso que

ayudaba a todo el mundo como lo hacía Quatrucci.

 

Cuando llegué a Friburgo, Suiza, capital del cantón homónimo, ciudad hermosa y majestuosa perfectamente conservada en un entorno medieval del siglo XII, conocí a Andrea Wassmer y a su padre Eduard Wassmer, un

ferretero e industrial de Friburgo, muy buena gente, que tenía un museo de más de 250 máquinas de coser y entre ellas, la primera de la historia. Me propuso que le ayudara a organizar y limpiar todo lo relacionado para

mantener el espacio en buenas condiciones de conservación. Tomaba vino en el museo y empecé a dibujar muchas máquinas con el método surrealista cuando los detalles surgen como por arte de magia, sin bocetación.

 

“Si usted va a ser surrealista, séalo en su totalidad, no a medias”, me dijo el pintor chileno Roberto Sebastián Matta quien era muy buena gente y quien tuve la oportunidad de hablar dos veces en Roma. Siempre andaba

muy bien acompañado por bellas jovencitas. ¿Qué te parece la chilanguita? Decía.

 

Por la magia de la serendipsis, que no es otra cosa que el azar encontrado después de una intensa búsqueda, Telma y Francisco, dos amigos guatemaltecos, me presentaron a Ruth y Paolo Brogini, diplomáticos suizos en Roma, quienes me invitaron a exponer en Berna. Yo andaba con una amiga suiza y fue tan agradable y exitosa la exposición que nos fuimos de fiesta y en consecuencia perdimos el último tren que nos llevaría de vuelta a Friburgo.

 

Y Wissan Abouhandamdan, un venezolano que estaba en la fiesta, al ver nuestra cara de aburridos por perder el tren nos dijo: “no se preocupen, se pueden quedar en mi apartamento, yo me quedaré con mi novia Renata en su casa”.

 

Había una sala, una cama, un escritorio, en otra habitación había armario, baño, buena ducha con agua  caliente, calefacción, cocina grande, horno y seis sillas.

 

-Y porque no te vienes a vivir a Suiza- dijo el venezolano. Le dije que sí, pero que me gustaría tener un apartamento como el suyo. Y el venezolano me respondió que me lo podía ceder porque él se iba a hacer teatro a Roma. Me aconsejó que ingresara a la universidad para conseguir el permiso de estudiante. Luego me presentó a la dueña del apartamento ubicado en un edificio de cinco pisos que era una duquesa que hablaba en francés y yo no entendía ni mú.

 

Cuando tomamos el ascensor, Wissan me entregó el contrato de arrendamiento, firmado por la señora en el que se estipulaba un canon de arrendamiento de 240 francos mensuales, sin fiadores y sin ningún tipo de condición. El amigo me dejó todo, cobijas, platos, muebles. Me amañé mucho en la Suiza italiana y compartí inolvidables momentos con estudiantes latinos. Dibujaba hasta las tres de la mañana. Los vecinos eran muy queridos, me timbraban y siempre preguntaban si se me ofrecía algo. Uno de los vecinos era un cura que vivía con sus hermanas; otro era el abogado Pascal Terrapon, presidente del tribunal, gran amigo. Una señora me compró doce obras. Nadie me jodía. Fui a comprar materiales y la señora me dijo que si iba a pagar ahora o después.

¡Imagínese!

 

A las cuatro de la mañana salía a comprar el pan del horno calientico, y dormía hasta medio día, como en el campo. Me sentaba en un café y el dueño saludaba de mano. Eso me encantaba. Todos los profesores me compraban obras. Ahora todo ha cambiado.

 

En un Festival de música rock en Friburgo, con la plaza llena había una rockera alemana, con su marido tatuado, se paraban, gritaban, eran muy fastidiosos. Llegó un pintor y me preguntó que si yo seguía dibujando máquinas, y la rockera respondió: Filomeno va a dibujar máquinas hasta que se muera. La zona metropolitana de Friburgo tiene 63.000 habitantes.Tiene todo. Una súper universidad, escuela de ingenieros a 18 minutos de Berna en tren, no hay adoctrinamiento religioso. Hace poco murió un pintor suizo a los 103 años.

 

Suiza es un país conservador capitalista, cada región es autónoma. Para ingresar a la Unión Europea hicieron votaciones y el pueblo no aceptó. Y el agua es gratis, y los políticos no son tan corruptos como en otros países.

 

Me gustan mucho Max Ernst y Grahan Sutherland. De los colombianos admiro al pintor Fernando Maldonado, al escultor Jim Amaral, y a Fernando Botero, quien con Gabriel García Márquez, abrieron el camino a los colombianos y lograron el milagro que permitió que nos respetaran más.

 

Mi aporte a la historia del arte creo que no ha sido mucho. Uno está influido por muchos artistas y trata de producir algo personal.

 

Me gusta el paisaje que se salga de la obviedad, por eso pinto volcanes cuya fuerza eruptiva nos recuerda que la madre tierra, cuando lo considere necesario, arrasará con esta insensible y esquizofrénica humanidad.

 

Todo es vida y todo es muerte al final.

 

Así es la naturaleza.

 

Cuando el volcán de Yellowstone despierte el imperio se acabará”.

 

 

Tomado del libro 21 Artistas Su Mundo, Fernando Guinard, 2015

1952 Suaza, Huila, Colombia.

1970 Inicia estudios en la Escuela de Bellas Artes de Neiva.

1978 Individuales: Museo Valencia, Popayán, Colombia; Universidad Surcolombiana, Neiva, Colombia. Viaja a Barcelona, España.

1979 Colectivas: Dos pintores colombianos y Exposición de Verano, Galería de Arte Almirall, Barcelona, España.

1980-81 Estudia grabado en la Scuola de Incisione Gerardo Lo Russo, Roma, Italia.

Individual, Galería D`Art Apulia, Roma. Colectiva, Nuova Galleria Internazionale, Roma, Italia.

1981 Individual, Zentrum Buerenpark, Berna, Suiza. Colectiva, Scuola de incisione Gerardo Lo Russo, Roma, Italia.

1982 Individual, Galeríe Avry-Art, Avry-Sur-Matran, Suiza. Stamperia Gerardo Lo Russo, Roma, Italia. Colectiva, Odense Universitet, Odense, Dinamarca.

1983 Individual, Atelier Galerie F. Baudet, Estavayer, Le-Lac, Suiza.

Colectivas: Homenaje a Joan Miró, Galeríe Avry- Art, Avry-Sur-Matran, Suiza; Tres jóvenes pintores latinoamericanos, Editart Galeríe, Ginebra, Suiza;

México Kultur Zentrum, Berna, Suiza; Salle de la Promenade, Neuchatel, Suiza; Cinco artistas latinoamericanos, Sammensltningen Af Danske

Kunstforeninger, exposición itinerante por Dinamarca.

1984 Individuales: Centre Culturel Neuchatelois, Galier du Pommier, Neuchatel,

Suiza; Instituto Huilense de Cultura, Neiva; Agencia Fiscal del Huila, Bogotá, Colombia; Universite de Fribourg, Friburgo, Suiza. Colectivas: Galería Alla, Nuevo México, Estados Unidos; Nuestra América, Ginebra, Lausana,

Friburgo, Neuchatel, La Claux-de-Fonds, Suiza.

1985 Individuales: Sala Alejandro Galvis G, Bucaramanga, Colombia; Galeríe de la Lienne, St. Leonard (Valais), Suiza. Colectivas: Cinco pintores

colombianos Galeríe Bortier, Bruselas, Bélgica; Wiener Stadtische Bucherel, Kolective Bilderaustellung Lanschaften, Viena, Austria; Seminar Muristalden, Berna, Suiza.

1986 Colectivas: Galeríe Schindler y Galería Vita, Berna, Suiza; Pintores Americanos en Madrid, Centro Cultural Casa del Reloj, Madrid, España;

Pintores Colombianos en Extremadura, Sala de la Consejería de Educación y Cultura, Mérida, España; Ausstellung Kleinformate, Galeríe del Mese Fischer, Meisterschwaden, Suiza; Pintores colombianos en

Barcelona, Sala de Arte Municipal Can Masallera, Barcelona, España; Once

pintores latinoamericanos, Galeríe del Mese Fischer, Meisterschwaden, Suiza.

1987 Individuales: Galería de Arte y Antiguedades Morevil y Carmel Club, Bogotá, Colombia; Galería El Taller, Pereira, Colombia.

1988 Individual: Galería de Arte Arango, Medellín, Colombia; Galería Bagutti, Gnosca, (Tessin); Meson J.P. Castella, La Corbieres, Suiza.

1990 Individuales: Galería El Taller, Pereira, Colombia; Espace AGF, Rennes,

Francia; Galeríe Pile ou Face Charmey, Suiza.

1991 Individual, Galería IBER, Bogotá, Colombia.

2008 Colectiva, Art & Eros Festival. Museo Arte Erótico Americano MaReA en Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá MAC, Bogotá, Colombia.

2010 Individual, Centre Le Phenix, Espace Culturel Fribourg. Colectivas: Corpus

Eroticus - Femenino Masculino - Arte & Erotismo, Museo Arte Erótico Americano MaReA en el Museo de Arte de la Universidad Nacional, Bogotá,

Colombia; Art Harteveld Gallery. Tres pintores Latinoamericanos, Murten,

Suisse.

2015 Individuales: Tres técnicas, Casa Museo Grau Bogotá; Casa del Libro Total,

Bucaramanga, Colombia.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia