(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com     JULIO DE 2012

COLABORADORES / FERNANDO MALDONADO

LA RISA SECRETA

 

Lo recuerdo con sorprendente nitidez con varios años de por medio. La madurez parece añadir claridad a los hechos por eso voy a arrojar sombra sobre el asunto. Esta anécdota se inicia con eventos anodinos la tarde de un día corriente en la facultad de Bellas Artes de la Tadeo hacia 1984. Nos habían contado por el correo de las brujas que un crítico y profesor de historia del arte de aquella época, de apellido Aguilar, seleccionaría trabajos de estudiantes para participar en un evento de arte joven en algún lugar de Bogotá. Para quienes apenas estábamos comenzando a otear el panorama artístico de la época e ignorábamos el tamaño, complejidad y agresividad de la vida profesional, comenzar a “exponer” nuestro trabajo constituía una especie de bautismo pagano, largamente anhelado. La ansiedad de ser alguien en el panorama cultural de este país, comenzaba a intoxicarnos. Nadie sabía el camino ni los pasos a seguir. En un medio educativo como el nuestro es imposible saberlo por lo menos con suficiente anticipación. Sin más preámbulos me puse de acuerdo con mi buen amigo y compañero de facultad Marcelo Meléndez, para visitar al profesor Aguilar esa misma tarde y llevar algunos de nuestros trabajos recientes con la esperanza de ser aceptados en la muestra. Marcelo era uno de los buenos estudiantes de la carrera; su creatividad, destreza técnica y nivel académico era reconocido no sólo por los profesores del programa, sino por sus propios compañeros. En aquellos días yo estaba desarrollando una serie de pequeñas piezas escultóricas que combinaban el ensamblaje con la talla en  madera y consistían en la apropiación formal de iconos y relicarios configurados a la manera de piezas eróticas, en una aproximación a lo sagrado y lo profano a partir de los textos de Eliade y Bataille. Su efecto humorístico y mordaz había pasado con éxito la prueba del colegiado, el método de evaluación en la facultad, recibiendo los elogios de varios maestros.

Era previsible que esa tarde me presentara a la cita con aquellos trabajos. Tocamos a la puerta y Aguilar nos hizo seguir. Su primera frase fue una tajante advertencia de no echar a perder el brillo de su reluciente piso de madera con nuestras pisadas, lo que nos hizo sentir de una vez en contexto. Me explico: Para los estudiantes de aquella época los maestros en especial, los teóricos como Aguilar, constituían una especie de raro ejemplar de la raza humana. Mezcla de excéntrico y marcadamente neurótico ser con una sola finalidad, aumentar en nuestras jóvenes e ingenuas mentes la idea del mito del artista como sofisticado miembro de un círculo esnob al que sólo era posible acceder con su aquiescencia y beneplácito. Nadie podía acercarse a este cenáculo sin los misteriosos preámbulos que la mayoría de nosotros desconocíamos. Pero al mismo tiempo nadie consideraba muy importante lo que alguien así pensara de nuestro trabajo. El respeto siempre se gana con humildad. No la convencional humildad del pordiosero sino la impecable humildad del que ha superado sus complejos y no encuentra en la cátedra el campo experimental para ejercer el poder con los más vulnerables. Eso es algo que nunca parecen notar muchos docentes que al cabo de muchos años descubren que nunca fueron respetados, ni admirados por su conocimiento. Lo único que instigaron en los estudiantes fue en algunos casos temor, en otros desagrado o indiferencia. No recuerdo quien de los dos comenzó a mostrar su trabajo, pero presentíamos una especie de arquetipo de lo que significa someterse a una curaduría. Luego de algunas palabras el experto observó mi trabajo y en un arranque de egocentrismo pronunció sentencia. Con un gesto enfático afirmó: -“ Usted no es un tipo con humor. No veo por qué esto que trae puede funcionar. Les voy a mostrar qué es verdadero humor. Acérquense aquí.”- Acto seguido nos señaló un interruptor de la luz en uno de los muros de la sala.   –“Miren… esto es humor. Lo hice yo”- Fingiendo asombro e interés observamos la “obra maestra”. La pieza móvil del interruptor de modelo antiguo había sido reemplazada por un ojo. Uno de esos ojos con pestañas rígidas muy usados en las muñecos que parpadean. De allí en adelante la conversación continuó en el tono distante necesario para romper todo diálogo posible. Minutos después y con la certeza de haber visto el mismísimo traje del emperador, salimos del apartamento comprendiendo por fin en qué consistiría el juego de aquí en adelante. No se trataba del esfuerzo o de la búsqueda honesta de respuestas, no se trataba de calidad técnica o complejidad formal ni conceptual. Se trataba de todo lo contrario y esencialmente de simples y buenas relaciones públicas. El arte es una profesión que inexplicablemente se asocia con el humanismo y se da por sentado que quienes la ejercen o la regulan, son más o menos agentes de la consciencia moral del mundo. Las malas noticias nos fueron dadas poco a poco. El arte no sólo no es la excepción a las reglas del comportamiento humano habitual cuando está imbuido de alguna dosis de poder sobre otros. Es el perfecto ejemplo de todos los vicios convencionales de la política y el poder. Aquellos días fungiendo de reclutas bisoños, tendríamos un atisbo de lo que treinta años después se convertiría en norma de procedimiento y profesión. El traje de crítico de arte que algunos portaban con tanto orgullo, sería reemplazado poco a poco por el confortable, sanforizado y más aséptico si cabe, de curador. Al menos ya no habría sorpresas. Naturalmente a ninguno de los dos se nos concedió el honor de mostrar nuestro trabajo en el evento. Pero conservamos para nosotros el nada despreciable consuelo de saber que el humor tiene extraños subterfugios. Mientras bajábamos la calle, reímos de pensar en el maestro de historia y de cómo creyó habernos dado un ejemplo excelso de arte y humor. Es decir, no reíamos de lo que nos mostró, reíamos de su actitud; incómoda mezcla de forzada superioridad y pedantería. Su imagen de historiador infalible y crítico agudo se diluyó como humo y dejó de ser el referente para lo que hacíamos. Como era obvio, no esperábamos de un maestro aplausos y elogios. Esperábamos comentarios lúcidos y críticos para mejorar nuestras propuestas que a todas luces no eran deficientes para un par de buenos estudiantes de arte. Tampoco esperábamos quedar seleccionados de buenas a primeras para el evento y es claro que la diferencia la marcó la actitud del maestro. Pocos días después visitamos la muestra quizá con el ánimo de corroborar lo que intuíamos. Ésta anécdota ilustra varios aspectos plenamente vigentes en el medio y aún nos divierte cuando la recordamos pasadas casi tres décadas. Por supuesto nunca perdemos de vista que esa es la tónica actual y como sucede en la política, las decisiones y acciones que afectan a todos no suelen estar en manos de los más capaces y sensibles. Las decisiones favorecen a quienes se pliegan a los caprichos e intereses del poder. No basta con hacer bien el trabajo. Considero fundamental tratar de mostrar esta realidad a quienes apenas comienzan el camino. Hoy nadie recuerda al maestro de la anécdota. Nadie aparte de Marcelo y yo. Suficiente para convocar una risa secreta.

Fernando Maldonado

(Colombia, 1962). Pintor, dibujante, ilustrador, caricaturista.

Estudió en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano de la cual egresó con honores. Le fue concedido el premio Jorge Tadeo Lozano por su extraordinario rendimiento académico. Su obra ha sido expuesta en importantes galerías y ha

representado a Colombia en la Bienal Internacional de

Pintura de Cuenca, Ecuador, y en el Salón Comparaissons

realizado en el Grand Palais de París en 2007 y 2008. Su obra erótica se caracteriza por la representación de escenas en mundos paralelos donde resalta el enigma y la atmósfera pictórica. Su pintura es una negación de los parámetros que tratan de imponerle. De hecho, seguir pintando es una rebelión pasiva. No cree en absoluto en ideas como la redención de las sociedades por el arte, ni mucho menos la ficción del artista como sacerdote o como ser superior inmerso en una actividad excepcional. Nada puede escapar de la inevitable y soterrada intención oportunista del arte y su quehacer social.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia