(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

EDITORIALES

 ReVista OjOs.com      MARZO DE 2016

Fernando Guinard por Darío Ortiz

PASEO DE INTERNAUTA

 

 

“El tema de la imaginación, de la

creatividad, de poder pensar otras

cosas por fuera de lo establecido era un

factor peligroso, a los ojos del censor”.

Soledad Boero

 

 

Es una noticia placentera saber que los periódicos y revistas impresas en papel van por el desbarrancadero. Ya no tendremos que ser cómplices de esos extravagantes desperdicios plagados de promociones y mentiras que circulan sin ningún costo por entradas a universidades y estaciones de Transmilenio. Ahora hay que soportar en las plataformas virtuales los banners publicitarios que abundan como seres humanos en el planeta tierra. Tuve la oportunidad de asistir al auditorio de la Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes donde se presentó el Documental del periodista Gonzalo Guillén sobre el robo del río Ranchería por parte de la carbonera de la mina de El cerrejón y de los mafiosos de la región cuyas tierras están cubiertas de verdes vegetaciones paradisíacas. Y río abajo los indígenas sin una gota de agua.

 

Documental que causa infinita tristeza y lástima por los indígenas; y asco por la insensibilidad de esa caterva de malparidos asesinos.

 

Los Wayuu, como la gran mayoría de la especie humana, por su ignorancia y falta de educación, se reproducen como bacterias y gestan, en momentos de arrechera, ángeles que van a ser víctimas de los empresarios neoliberales y de los terratenientes armados y asesinos.

 

Me puse a investigar quien era Guillén y descubrí que es implacable con el Uribe, y ha plasmado las terroríficas situaciones humanas creadas por las masacres de los asesinos armados de izquierda y de derecha. Y que tiene un documental sobre la farsa de la operación Jaque.

 

Y leo que Guillén manifiesta: “Me gusta que la gente no sepa siquiera que existo. Y eso me sirve y me alegra mucho. En lo posible, yo nunca estoy figurando en nada”. Y veo en internet que en la década del setenta egresó de la primera promoción de Comunicación Social de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, por la misma época en que yo estudiaba Economía. En la cátedra de Ciencia Política, Alejandro Rey Vallarino, el único profesor que me emocionaba, decía: “Quien está en el poder dicta las leyes y por lo tanto está por encima de ellas”.

 

Lástima que se haya tirado por una ventana de las Torres del Parque. Y ahora que me han visitado muchos estudiantes de periodismo de diferentes universidades, y últimamente algunos de la Tadeo, recuerdo con emoción los lejanos amores con dos bellas muchachas, una de Bellas Artes y otra de Comunicación Social, que alimentaron con pasión mi libido palpitante.

 

Y sigo leyendo sobre Gonzalo Guillén: “El documental de la operación Jaque fue en realidad una compra de secuestrados, un negocio en el que nunca se ha dicho qué se hicieron 100 millones de dólares. Y lo que más me sorprendió es para qué se inventan una mentira tan grande de una operación militar que nunca existió. Pero de todas maneras fue un éxito muy grande. Lo que creo es que el Gobierno pudo haber demostrado con ese hecho que las Farc estaban totalmente corruptas, y sin salir a decir que fue una gran operación militar”. Y miro que cubrió, cuando era periodista del periódico El Tiempo, la Aeronáutica Civil. “Y fue precisamente ahí cuando conocí al expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien era el director de la entidad en ese momento… Después de Uribe, fue nombrado en la dirección de la Aerocivil Fernando Uribe Senior, quien luego fue asesinado por no prestarse para lo que quería la mafia. Cerró pistas y licencias que se abrieron durante la administración de Álvaro Uribe”…

 

“… La situación, o mejor, la reacción que más me ha sorprendido en el cubrimiento periodístico fue cuando una niña en Medellín, la hija de un capo del narcotráfico, en un operativo le dijo a la policía que si le regalaban un carro, ella les decía donde estaba el papá. Y efectivamente, dijo dónde estaba el papá y logró que le dieran el carro, una camioneta Porsche 4 x 4. Aparte de que es una de las cosas que más me han sorprendido en el ejercicio periodístico, muestra la inmoralidad colombiana y además la inmoralidad antioqueña. Fue algo que no se publicó porque era impublicable”.

 

Y leí el libro Los doce apóstoles de Olga Behar. ¡Horror!

 

Y vi que nombraron al gran periodista Daniel Coronell presidente de Univisión, y percibo que hay periodistas que honran la profesión pero la gran mayoría son fichas del establecimiento donde la ética brilla por su ausencia. Y leo que el Plan Colombia fue suscrito por Bill Clinton y Andrés Pastrana, el mismo que transformó la Avenida Caracas y logró convertirla en un esperpento que hacia orinar del susto a las niñas apenas la veían.

 

Y el plan se orientaba a desaparecer la subversión, y el gobierno recibió tecnología de punta, bombas inteligentes que destrozaron algunos jefes guerrilleros, aviones alquilados, fumigación aérea con productos de las multinacionales químicas Monsanto y Dow Chemical que vendían, a precio de oro, venenos que arrasaban con todo lo que encontraban a su paso.

 

Y escarbo el Internet y leo que otro gran periodista, Gabriel García Márquez, preguntó a Clinton por qué nunca atrapaban un mafioso norteamericano, y éste contestó que era un grave problema de estado.

 

El periodismo conocido como ictérico, basado en los chismes de alcoba y alcantarilla, es tan degenerado como los que lamen los órganos del poder, arrodillados como una amante excitada cuando realiza una felación estilo mamoncillo, como cuenta Ricardo Arcos-Palma, nuevo cómplice de nuestra revista, que no está al servicio de los popóliticos, ni de los militares, ni de los empresarios que dirigen el espectá culo de la cultura.

 

Y ahora que está de gira por España, y en nuestra revista, el libro Tras la huella de Sade, en el que participan algunos amigos del MaReA, editado por nuestro querido amigo  Paco Rallo, transcribo este pensamiento del admirado marqués:

 

“Cuanto más culto es un individuo, más capaz es de romper todos los frenos, por lo que el hombre culto es más propenso que el inculto a los placeres del libertinaje”.

 

Claro está que no me refiero a personajes tan cultos como John Jairo Velázquez Vásquez y Nacho Vidal, exaltados hasta la saciedad, en el programa Los Informantes del Canal Caracol.

 

Los noticieros de las cadenas básicas se volvieron tan predecibles y aburridos que hay que sintonizar otras alternativas. Y tampoco se salvan muchos.

 

Se salva Red + Noticias, el Noticiero de Claro, dirigido por Álvaro García Jiménez, filósofo de la Universidad de los Andes, exdirector de Noticias RCN y exembajador en Argentina, entre 2008 y 2011. Es un noticiero agradable, analítico y se evade del espíritu de la banalidad. Camila Zuluaga es una muchacha muy inteligente y se parece a Mohamed Alí: vuela como una mariposa y pica como una abeja, o mejor, como una avispa. Mauricio Reina, Juan Pablo Bieri y Vanesa Palacio complementan el equipo. Y el director es un buen entrevistador: sencillo, sin aire de fantoche como la mayoría de colegas. Y es sincero.

 

Aunque el verdadero periodista es aquel que muestra neutralidad, y la veracidad de la noticia por encima de los intereses políticos y económicos de los propietarios de los medios que construyen al enemigo y lo vetan, él opina que los directores de noticieros deben ser claros en su política editorial. Y el noticiero de Yamid, también se sale del espíritu mortuorio, y me parece buen entrevistador así no se le entienda nada por su mala vocalización.

 

Y mi más grande sorpresa sucedió cuando vi una entrevista al escritor Fernando Vallejo. No deja títere con cabeza y se desmadra con su espíritu anarquista contra todos los popolíticos, excepto los del partido conservador. Mi no entender. Pero así es la vida.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia