(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

EDITORIALES

 ReVista OjOs.com     MARZO  DE 2013

Fernando Guinard por Darío Ortiz

DICTADURAS DE LA IGNORANCIA Y PLEONASMOS

 

La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen a favor de gentes que sí se conocen pero no se masacran.

 

Paul Valery

 

El poeta es un fingidor

Y finge tan completamente

Que hasta llega a fingir que es dolor

El dolor que de veras siente

 

Fernando Pessoa

 

 

Muertos los principales jefes guerrilleros, los precursores del narcotráfico y los fundadores del paramilitarismo, sólo quedan los delfines enquistados de las bandas criminales, los popólíticos, ganaderos, banqueros, industriales, y el pueblo.

 

Deben estar revolcándose en sus tumbas, Luis Carlos Galán, Rodrigo Lara Bonilla y Guillermo Cano Isaza, al ver que en este país ha sucedido de todo y no ha pasado nada.

 

El coronel presidente Hugo Chaves Frías, logró extirpar el tumor de la clase política más rica y corrupta enquistada en el poder. Murió por el cáncer que le envío su dios cristiano que lo transmigró al descanso eterno.

 

Colaboró, en parte, para que al fin, después de una guerra eterna, en Colombia se pueda firmar la paz entre bandas irreconciliables.

 

Timochenko, Juan Manuel Santos, líderes de tendencias disímiles, tienen que comportarse como icebergs donde sólo se percibe la parte superficial, pero esconden secretos íntimos que se llevarán a la tumba, con el objetivo de facilitar un proceso que beneficie a la masa más miserable de América.

 

Vivimos en una dictadura de la ignorancia tan peligrosa como las dictaduras fascistas construidas con muertes y balas, y las dictaduras democráticas edificadas con babas y farsas.

 

Por eso es que político ladrón es un pleonasmo y elecciones democráticas son un contrasentido.

 

Quienes eligen son los estúpidos alienados y maniatados como reses rumbo al matadero.

 

Y por ahora no aparece ningún líder que arrase con la actual clase popólítica colombiana, la más corrupta y poderosa de toda la historia.

 

Hoy desperté sonriente y feliz, soñé que había logrado conseguir un patrocinio publicitario de la Pacific Rubiales por 4.215 millones de pesos para la ReVista OjOs.com, no tanto como los 3.207 millones que aportaron a la emisora radial W, dirigida por el premio rey de España; ni los 2.367 millones para El Tiempo, de Bogotá, también premio rey de España en medios impresos; ni los 1.304 millones de la cadena Caracol.

 

Y este sueño se convirtió en una pesadilla pues tuve que emigrar de mi amado país para evitar ser capturado y asesinado por pertenecer a carruseles de propaganda institucional.

 

Al escuchar las noticias de la W, Caracol, RCN y otras que manipulan la información, me pongo, unas veces pálido, y otras colorado, por el espíritu de complicidad que invade la atmósfera. Son, como me decía mi madre que era yo: Para las meras vergüenzas.

 

Los sermones no acallarán a las víctimas que se levantarán como zombis para vengar la ignominia a que han sido sometidas.

 

Los medios de comunicación alternativos compiten con los contenidos aceptados en las redes sociales, abren nuevas mundos y desenmascaran las farsas a través de las historias de los protagonistas y los misterios de su olvido.

 

Los medios de los empresarios de la comunicación, financiados por las multinacionales del saqueo de los recursos naturales, me erizan los pelos cuando no perciben el dolor, el llanto y la sangre de los cafeteros minifundistas hambrientos y desarrapados de cuyos ojos brotan lágrimas de tristeza infinita causadas por los matones que les regalan gases lacrimógenos, bolillo y balas, mientras los burócratas y jefes de las bandas tragan en sus casas y clubes sociales langostinos crocantes con salsa de mandarina; pinchos de mozarellines con tomates secos y albahaca; rollo primavera con salsa de pimentones; wontons rellenos de pollo al curry; shot de crema de queso eire; quibbes; bolitas de risotto y ceviche de mero y pulpo.

 

Parecidos a los alimentos que consumía el Chapo Guzmán en los clubes sociales, con el beneplácito y cuidado de generales cómplices.

 

Menos mal que somos un país de mierda comparado con la China que tiene 2.270 miembros del congreso.

 

Y el asesino Jarred Lee Loughner mató en 2011, en Tucson, Estados Unidos, a seis personas e hirió a tres, y lo condenaron a siete cadenas perpetuas más 140 años. Y aquí los malandrines deambulan sonrientes, barrigones y escoltados por asesinos de su misma especie.

 

Hay que revisar nuestra forma de vivir, una vileza producto de la mediocridad.

 

Feliz viaje a nuestro querido amigo Freddy Pereyra, quien murió en febrero del presente año.

http://www.museoarteeroticoamericano.org/pereyrafreddy.html

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia