(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / EDGAR FRANCISKO JIMÉNEZ

 ReVista OjOs.com    JULIO DE 2017

Egon Schiele “El desplazado erótico”

 

 

 

En algún libro de pintura y no me acuerdo cuál, hace muchos años vi dos dibujos eróticos de Egon Schiele y nunca más volví a ver nada de él. Con motivo de mi reciente viaje a Europa cuyo propósito principal fue participar en la exposición Art Tour International Magazine Top 60 Masters of Contemporary Art 2017 realizada en Florencia, tuve la oportunidad de visitar, entre otras ciudades, Viena, de donde este artista es originario. Previamente, estando en Praga con Beatriz (mi esposa), Carolina nuestra anfitriona, nos aconsejó ir a Cesky  Krumlov (en la República Checa), un pueblo medieval patrimonio de la humanidad con castillo del mismo nombre, digno de visitar, incluido su teatro Eggenberg en el quinto patio del Castillo que contiene un inmenso mural con motivos teatrales y que cubre las paredes del teatro. Allí me enteré de que la madre de Egon Schiele nació en dicho pueblo (Krumau) y fue éste uno de los pueblos a donde fue a parar él cuando lo expulsaron de Viena por pintar desnudos, especialmente de niñas.

 

Durante nuestra visita a Viena, coincidencialmente había una exposición de dibujos de Egon Schiele en la Galería Albertina. Egon (de padre vienés), vivió solo 28 años, nació en Tulln an der Donau (Austria) en 1890 y murió en Viena en1918, pero dejó un legado pictórico monumental. Muchos dibujos a lápiz, en acuarela, en témpera, esbozos de desnudos de mujeres en distintas poses eróticas, otros dibujos de hombres (algunos autorretratos) entre eróticos y atormentados, otros sobre amores lésbicos. Schiele plasmó en sus dibujos sus angustias y la sexualidad la dibujó y pintó como la sentía, la mayoría de las veces transluce un sentimiento de insatisfacción. Cuando la sociedad pacata veneciana de su tiempo le reprochó el pintar niñas en poses eróticas, él les contestó que esas niñas de clase baja vivían el erotismo de forma natural y sin tapujos. Lo expulsaron de Viena y con su pareja y modelo Wally Neuzil buscó refugio en Krumau (donde nació su madre). Allí desde el principio los rechazaron por no estar casados, además sospechaban de ellos porque algunos niños de clase baja pasaban mucho tiempo en casa de la pareja. Cuando se enteraron de que dibujaba desnudas a las niñas, de allí también los echaron (paradoja, hoy tienen un Museo de Schiele que exhiben con orgullo) y se fueron para Neulenbach donde siguió dibujando niñas desnudas, y de aquí también fueron expulsados, esta vez con acusaciones de abuso sexual a menores. Cuando la policía allanó su casa, encontraron más de 100 dibujos que consideraron pornográficos. Fue acusado de rapto y abuso sexual a menores, pero solo fue condenado por exhibir dibujos eróticos en lugar accesible a menores de edad. El juez quemó uno de los dibujos en plena audiencia y lo condenó a 24 días de cárcel. Durante esos días pintó 12 cuadros describiendo las penurias sufridas en presidio.

 

La afición de Schiele por los desnudos de niñas comenzó temprano. Hizo desnudos de su hermana Gerti (4 años menor que él) cuando ésta todavía no había llegado a la adolescencia. Hasta su padre sospechaba que él y su hermana llevaban una relación incestuosa, a tal punto que una vez derribó la puerta de un cuarto oscuro donde los encontró con las manos en la masa . . . de un rollo fotográfico que estaban revelando. Nunca se pudo comprobar a ciencia cierta la tal sospecha de incesto.

 

Después de pintar a Gerti vestida y sentada, en un estilo que imitaba al de Klimt, a quien admiraba, decidió desligarse completamente de quien fuera su mentor y comenzó a trabajar sus dibujos con una línea nerviosa muy expresiva y con toques de colores que no coincidían con los colores naturales de la piel, donde se ve que buscaba mostrar no la apariencia externa sino su percepción de la realidad interna del sujeto y sobre todo si el sujeto era él mismo.

 

Las teorías psicoanalíticas de Freud estaban en su furor cuando Schiele pintaba sus desnudos, tal vez el conocimiento de tales teorías lo llevó a liberar sus propios demonios en su estilo desgarrador, pavimentando así el camino para los posteriores “expresionistas”.

 

Durante la primera guerra mundial le tocó servir en varios frentes, en uno de ellos vigilando a prisioneros rusos, a los que dibujaba a falta de sus modelos preferidas.

 

De regreso de la guerra fue invitado a la 49 exposición de la Secesión* en 1918 y le encargaron hacer el afiche para la muestra. Hizo una reminiscencia de La última cena donde se pintó en el lugar de Cristo. Tuvo mucho éxito en la muestra y recibió muchos encargos para hacer retratos.

 

Ese mismo año murió su esposa Edith con quien se había casado en 1915, los últimos dibujos que hizo fueron los de su cadáver, porque 3 días después la peste de influenza española también se lo llevó.

 

Cuando gozaba las mieles del triunfo, la pelona no se aguantó más y vino por él. En los años subsiguientes fue cayendo en el olvido, sobre todo porque fue considerado como uno de los artistas del denominado “Arte degenerado”, pero a comienzos de los años 50 un señor llamado Rudolf Leopold vio sus dibujos y se interesó en su estilo y fue comprando dibujos y pinturas a precios que no eran baratos pero que comparados con los precios de la obra de Schiele hoy resultan irrisorios. Con la colección del señor Leopold el Estado Austriaco creó el “Rudolf and Elizabeth Leopold Museum” en el Distrito de Museos de Viena, el cual alberga la colección más grande que exista de la obra de Schiele, incluidos los manuscritos de sus poemas.

 

Cuando lo echaban de todas partes por hacer dibujos pornográficos y pocos daban un peso por su obra, yo me atrevería a asegurar que no le compraban porque dejara sus dibujos como inacabados, como con unas ganas de echarle un fondo, pero no lo hacía y solo le ponía una línea de color alrededor del dibujo y luego le daba pereza continuar llenando el fondo, o simplemente porque considerara que llenar el fondo no agregaría nada, como quien dice ustedes imagínense que yo lo llené con éste color. No, no era por eso, sino porque en ese entonces la sociedad vienesa, como hoy en día la sociedad colombiana, no valora el arte erótico y nosotros los artistas y Fernando Guinard con su Museo de Arte Erótico Americano, tendremos que esperar 100 años para que suceda lo que le sucede hoy con Egon Schiele. En Viena sus obras están en dos museos permanentes: El Leopold Museum y el Palacio Museo Belvedere y además le hacen una muestra temporal en el Museo Albertina y los tres son visitados a diario por miles de personas, por locales y turistas venidos de los 4 puntos cardinales que ven su obra con mucha admiración (casi que con adoración diría yo) y la escudriñan con lupa, y me pregunto: ¿no será que esos visitantes en sus propios países tratan a los pintores de temas eróticos con el mismo desdén  que sus contemporáneos miraron a Egon Schiele hace 100 años?

 

Otra pregunta que me hago: Será que existe en el mundo un inversionista con suficiente visión para adelantarse a su tiempo e invertir en la construcción de un edificio adecuado para el Museo de Arte Erótico Americano MaReA en Bogotá y llegar a acuerdos razonables y equitativos para su manejo con Fernando Guinard? Porque de los gobiernos Nacional o Distrital es muy difícil esperar que cambien de visión, ya que estos necesitarán 100 años adicionales después de que la sociedad Colombiana por fin haya dejado de ser mojigata.

 

 

* La Secesión Vienesa, fue un movimiento artístico fundado en 1897 por 19 artistas que se separaron de la Asociación de Artistas Austríacos y su propósito era reinterpretar los estilos del pasado, con estilos más acorde con la nueva producción industrial que había puesto en jaque estructural y estéticamente la realidad del arte y la sociedad de entonces. Su primer presidente fue Gustav Klimt y a su muerte lo sucedió Egon Schiele.

Egon Schiele

Vista en un sueño, 1911.

Egon Schiele

Sin título, 1911. Tomado de internet

Egon Schiele

Autorretrato, 1912. Tomado de internet

Egon Schiele

Mujer sentada con la pierna izquierda levantada, 1917.Tomado de internet

 

VOLVER A COLABORADORES                           VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia