(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL OMAR BEGHA

 ReVista OjOs.com    AGOSTO DE 2016

Daniel Omar Begha

SOPA DE LETRAS

 

“Sopa de Letras” es una sección que dedicare a la presentación de las letras de escritores, poetas, dramaturgos y ensayistas, cuya obra es de interés, pero carece de la difusión que merece.

 

No son pocos los estudios que destacan que la fragmentariedad, el delirio, la ruptura con la tradición y la relación con la naturaleza son tópicos relevantes y reiterados en la literatura de las escritoras contemporáneas. Esto no debe extrañar, puesto que todo escritor -sin distinción de género-, hace de sus palabras la casa de su Ser, tanto más cuando en ellas expresa y representa Su subjetividad, su voluntad, vale decir su Ser siendo - con ello, muchas veces, su propia historia-. Lo dicho nos permite decir, que el lenguaje literario, que el lenguaje poético es sin duda un hecho ontológico.

 

Martin Heidegger, en sus estudios reflexivos y críticos sobre el lenguaje, apuntaba que: el decir, el habla, (Lenguaje, Sprache) es la casa del Ser, por cuanto él acontece en el Ser; de ahí entonces, la capacidad de construir las expresiones de sentido del Yo subjetivo del habla, de las palabras. En el urdir palabras venidas desde la subjetividad del ser, es donde adquiere importancia el que el Lenguaje sea el Ser, lo cual no hace otra cosa que evidenciar una relación hermenéutica entre Lenguaje y Ser el la cual se legitima que el Lenguaje sea la casa del Ser.

 

"Dios se encarna en el verbo" -"En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios" (Juan 1:1)-, es la frase bíblica que toma e inspira a Heidegger para proponer, en su ontología del lenguaje, que el Ser se encarna y se manifiesta en el Lenguaje. Dicho así, el Ser es iluminación, desvelación del lenguaje, y en tanto cual, se manifiesta en el lenguaje haciéndolo dinámico. Lo dicho nos da bases para comprender por qué Heidegger dice que la "nada" nadea y de que el "mundo" mundea, etc. O sea, que la “nada” -o el “mundo”-, este haciéndose, actualizándose, manifestándose en el Ser- o sea, en el “Ser siendo”-.

 

Ahora bien: El uso de la palabra como recurso simbólico que permite la construcción de subjetividades expresivas, ha permitido la creciente presencia de mujeres que se atreven a participar en su búsqueda, tanto más cuando esta construcción expresiva de una manera de sentir y pensar ha sido históricamente colonizada por una ideología patriarcal. No es extraño entonces que frente a la presencia en ellas, expresiones rebeldes y liberadoras de esas subjetividades colonizadas, produzcan subjetividades antónimas o ajenas a las que circulan en este mercado, provocando así la ingesta de un nuevo capital constituido por escrituras de palabras descolonizadoras -o que pretenden hacerlo-, venidas desde lo fémico . Dicho en otras palabras, como es natural, atávico, y ancestral, se recurre a la palabra para develación de una verdad, para exorcizar lo oculto, buscando que la palabra actúe “mágicamente” y abra el portal que impide entrar a la luz, y develar la verdad, una suerte de “ábrete sésamo”.

 

En efecto, la categoría de “género” no es ajena a estos procesos de desestabilización. A través de ejemplos diversos de uso de la “función poética” de las palabras y el lenguaje - algunos de los cuales hemos hecho presente en este espacio-, podemos testimoniar sobre el modo en que la palabra opera sobre las jerarquías impuestas por la sociedad. Alcanzado en su ímpetu, más de una vez, a reproducir el esclavismo salvaje del colonialismo patriarcal, donde la palabra, en su función poética, se convertido en un recurso mágico, trasformador o creador de un medio intermedialidador de esta cultura secular.

 

El apoderamiento, en la búsqueda de palabras, de la “función poética”, en razón de una determinación militante e ideológica desde una perspectiva femenina, lleva a la proverbial expresión de la subjetividad hembrística en poesía y narrativa; en la cual, por cierto, no son ajenos los referentes de vida y de lenguajes que les antecedieron. Lo dicho lo testimonia la palabra encontrada y urdida en el Ser de la poetisa al sur del mundo:

 

MÓNICA MONTERO Poeta, escritora y gestora cultural Chilena, 1966, Directora de la revista artística literaria “La Otra Costilla”. Durante los años 2012 y 2013, trabajó en “Arte Carcelario” invitada por la poeta Libertad Manque, labor que se recogió en dos números especiales de la revista, donde se publicaron los trabajos literarios de jóvenes privados de libertad de cárcel de Valparaíso. El 2014 y 2015, produjo, en la comuna de San Bernardo, el evento literario “Incluyamos Chile” Slam Poetry (festival) reuniendo escritores y artistas de todo Chile. Ha publicado: VARONA (primeros pasos ediciones 2009), Cantos a Olecram (Plaquet, Ediciones La Otra Costilla 2011), Cantos Para el Olvido (Plaquet, Ediciones La Otra Costilla, 2013), incluida en Caja de Pandora antología (Ediciones San Bernardo.2013), incluida en Mujeres Poeta antología (Ediciones San Bernardo 2014). A Corta Distancia libro de cuentos cortos, (Editorial Segismundo, 2014).

 

Les presento algunos versos que forman parte la última publicación de Mónica Montero Varona y Cantos a Olecram de Editorial Segismundo:

 

CONOZCO EL AMANECER...

 

Penumbras:

la noche más fría

registrada en los infiernos.

                   Sé donde habitan monstruos

y abismo.

 

            He palpado

 

mano a mano las heridas.

 

Acúmulo llantos en mi almohada,

 

sobre los insomnios sin tregua

 

                          los recuerdos.

 

Y al paso del invierno me entero

 

que no he muerto de amor

 

             en tu ausencia.

 

 

 

QUE NO SEA YO, SEÑOR, LA DEL ESPEJO

 

Una estampa descolorida


entre libros mustios.

Esta casa un barco,

piélagos arrastrando figuras.

        La comarca roída,

un techo de golondrinas mortinatas.

¡Si yo fuera esa, Señor!

¿Dónde, la que era?

 

 

 

LEVANTO LOS HUESOS DEL CAMASTRO…

 

Recorro la noche como una lámpara.

 

He visto a las horas morderse,

 

he visto como no se extinguen tus ojos

 

                              recorro la noche.

 

Los milagros envejecen en mi boca.

 

                          Ya no digo mis oraciones.

 

Recorro la noche

 

                 y voy a vivir de todas formas.

 

 

 

SOY COMO CRISTO

 

…A veces

multiplico el pan en mi mesa.

No me alcanza para pescado y vino

¡Ya lo dije! Soy como Cristo,

de ninguna forma soy él.

¿A caso me han visto pidiendo a mi padre,

que aleje de mí, esta hora de espanto?

 

 

 

IMAGINARIO

Tres en la cama.

Se entrecruzan las manos

sin verse los rostros.

Se muerden, se lamen, se frotan.

Hay tres en la cama y ninguno sobra.


Me queda grande la fe,

las mantas sueltas,

la peste roja.

Hay tres gusanos a la sombra.


Un vómito triste me despierta

Es hora de vestirse de negro,

vender los lirios,

salir gritando a las esquinas.


El reloj se queja un segundo.

Yo. Recuerdo a un hombre

                         que se fue con otra.

 

 

 

 

LLÉVOTE

 

Cómo el limonero y su aroma

 

llévote adherido a la boca.

 

Por los siglos,

 

              por el miedo y la muerte.

 

Llévote en los bolsillos y el ombligo.

 

Encadenado a los miedos

 

asido a la mudez que me cuelga.

 

                             Llévote

 

al fondo de mi secreto

 

y nada más se llena de mi sol.

 

Llévote en las rodillas

 

                en los rincones

 

Llévote

 

Llévote y te dejo

 

                 en el minuto que me faltes

 

Llévome a otro conmigo.

 

 

 

NOVIEMBRE

 

Cabalgando en silencio al quejido.

 

 

                     la noche

 

                                       el vino

 

y que nada más se adentre a la cama.

 

En una fiesta de milagros.

 

                                    Penetro

 

y me penetras la vida.

Daniel Omar Begha

(Chile). Estudió en la Universidad ARCIS, de Arte y Ciencias Sociales, humanidades y educación. Presidente de la Corporación Cultural Increpa que realiza los Festivales de Arte Erótico en Santiago de Chile con la complicidad del psiquiatra y poeta Jaime Arenas y el teatrero y grabador Guillermo Pallacán. Personaje insólito, artista multidimensional y multidisciplinario, tiene más doctorados que los que ha podido comprar cualquier popolítico. Trabajó en la Televisión Nacional de Chile. “Hay vinos que se dejan beber y dejan buen sabor de boca. Hay mujeres que se dejan mirar, ellas te provocan insomnio perenne”.

Mónica Montero, Daniel Omar Begha, ReVista OjOs.com

Mónica Montero

(Ilustración de Sir Octavio para la portada de Varona y Cantos a Olecram)

 

VOLVER A COLABORADORES                                         VOLVER A SUMARIO 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia