(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL OMAR BEGHA

 ReVista OjOs.com    SEPTIEMBRE DE 2016

Daniel Omar Begha

SOPA DE LETRAS

 

“Sopa de Letras” es una sección que dedicare a la presentación de las letras de escritores, poetas, dramaturgos y ensayistas, cuya obra es de interés, pero carece de la difusión que merece.

 

Los finales de siglos, así como las mitad de ellos, siempre han estado marcados por los intentos de cambios y reformas profundas, tal vez como una suerte de intento de enmendar los rumbos de la humanidad y atender a las expresiones de descontento y rebeldía que apunta al desconocimiento de las estructuras y normas vigentes en ese momento en todo los ámbitos: Procesos que recoge la historia, y que por lo general, comienzan a mitad del siglo y que se intentan consolidar a inicios del siguiente, precisamente cuando ya inicia una nueva tendencia al cambio que se opone al anterior.

 

     “La palabra es la muerte de la cosa. Es decir: con el símbolo queda anulado lo indefinido de algo real y luego

      con esa muerte de la cosa de la cual la palabra es memoria aparece el objeto sustituyéndola.”

      (Jacques Lacan).

 

La palabra, la expresión del lenguaje no ha sido ajena a este fenómeno, La función mágica de la palabra, transmutadora, transubstanciadora, trasformadora, hace que sea en elemento esencial en la exorcización de todo aquello que se presente como ajeno, negativo o incomprensible. La palabra no es la "materia bruta" como lo piensan los políticos materialista pragmáticos, la palabra es la residencia del ser, la expresión del espíritu, de la subjetividad de la persona, por ello es posible el lenguaje poético, la expresión de sentido, antes que la producción de otros discursos relativo a fines prácticos.

 

      “El miedo le teme al silencio por ello se hace presente tras una palabra”

 

El romanticismo, la Generación Beat y los hippies fueron algunos de los grandes movimientos de la contracultura en la historia. Hasta el día de hoy, el pensamiento heterodoxo, aquel que está al margen de las normas de la sociedad persiste en múltiples formas. Ello se hace común en tiempos de desorden político y saturación mediática. La década de los 50s y 60s del siglo pasado, ápice de la guerra fría, fue generosa y prolífica en expresiones contraculturales rupturistas y liberacionistas. El “tercer mundo”, no fue, no es ajeno a estos procesos, tanto más cuando su geografía ha sido territorio para la expresión de esa vocación exotista e indegenista de los círculos artísticos e intelectuales europeos, tal vez llevado por el sentimiento de culpa de la acción colonialista paternalista a las cultura no occidentales, llevaron a legitimar propuesta rebelde y contestatario anárquica y rupturista de Latinoamérica, en política arte y cultura, Teología de la liberación, realismo mágico, surrealismo, etc. en la década de los 60 cuando toda europea además estaba en una crisis existencialista y de validación de su cultura e identidad. Entre este tráfago de cambios culturales y “contra culturales”, en Colombia, junto a él “Realismo Mágico” garciamarquiano surge el “Nadaísmo” de Gonzalo Arango, movimiento con base existencialista que se rebela contra los cánones y las estructuras impuestas, el cual se diluirá en las notas del tiempo, para tener una nueva emergencia poco más de dos décadas en manos, y textos, de las nuevas generaciones de creadores de la palabra colombiana, entre estos se encuentra “La Vete”, Julieta Gutiérrez Vargas, la urdidora y contadora de palabras que presentamos hoy.

 

JULIETA GUTIÉRREZ VARGAS -La Vete-, escritora poeta performista, nace en Cali, Colombia 1982. Tiene formación en Teatro, Estudios de Imaginería Industrial, Administración de Empresas y Tarología. Su formación literaria es de oficio, se reconoce como producto del Nadaísmo y adhiere al realismo mágico. Ha producido Poesía y textos autobiográficos, narrativa infantil para el Colectivo Colombia Cuenta y algunas publicaciones colectivas, revistas urbanas y blogs femeninos. Participa en lecturas de grupos literarios femeninos y de poesía erótica de la escena literaria chilena.

 

Comparto con ustedes versos que nacieron junto a un café alguna tarde o entre las sabanas de una noche insomne de Julieta.

 

 

QUÉDATE

 

Voy a darte lo único que tengo,

Nunca es demasiado rápido para regalar unas letras

Mis letras malas o buenas son mi tesoro, mi expresión, mi compasión y mi rabia buscando el amor

Que te quedes depende de mí,

es lo más complejo de la vida, no soy buena para retener.

Doy libertad y ése es el resultado de mi soledad, porque las cuerdas atan,

Soy una montaña rusa, un sube y baja de pasiones,

De extremo amor y de extremo dolor

Doy, doy, doy y se me olvida pedir, por eso no sé recibir

Y cuando alguien llega por asalto a mi vida tratando de amarme huyo como una cobarde.

Soy un libro lleno de hojas secas escritas con letras al viento,

De historias increíbles con finales tristes

Vengo de allá, de un lugar mágico dónde habitan los soñadores de aventuras,

dónde se tejen amores trágicos, lucidos y tardíos.

Allá soy feliz, se llama mi mundo yo mando, dirijo y decido quién se queda

¿Quieres quedarte? hazlo, ya te di la bienvenida.

Quédate, pero si vas a quedarte una noche entonces hazla eterna

Si vas a quedarte, quédate y ayúdame a entender de qué se trata eso que llaman amor

 

 

SE EMPOLVARON LAS LETRAS

L.A.C.A

 

Imagínese como será ese día, tanto que lo hemos hablado, esperado y soñado,

Imagínese ese primer beso, imagínese que todo lo que nos dijimos en la distancia ahora es cierto, su lengua ya no está en mi oído y mi gemido ya no es orgasmo comprimido.

Recuerda que nos soñamos y nos amamos entre letras y voces?

Imagínese como de la nada usted se volvió la nada misma, lo recuerda?

Entonces podrá seguir imaginando, porque yo ya conocí la realidad y entre un polvo y otro polvo el suyo me lo trague con todo y sus excusas.

Imagíneme ahora, porque tal vez su sexo y mi sexo no pasaran de un torpe pensamiento.

Sígase tomando su tiempo, yo seguiré perdiendo el mío, al final yo si quería humedecerme entre sus piernas, pero usted se me ahogo en el primer respiro.

 

 

OIGA USTED

 

Aquí entre usted y yo, sabe que me gusta de su boca?

No lo sabe verdad? Le diré que sus labios incitan a la lujuria

Sabe por qué le dije hola!

Sencillo, quería meterme esa boquita entre mis oídos y así repasarla entre mi ombligo y…

Ya sabe, seguir conversando de cosas entre piernas e historias que se cuentan

Aquí entre nos le confieso que sus manos son lindas, o mejor dicho sus dedos son suaves,

Me imagino como tocan esas manos, le molestaría si me enseña un poco?

Aquí entre nos quiero contarle muchas cosas, empecemos por quitarnos estos adornos y conversemos, tal vez nos descubrimos entre dos.

 

 

DIJO HOLA Y ADIÓS

 

Sabe lo que pasa?, tengo un baúl de recuerdos, el amor lo puse en reposo y se me olvido como se ama, cuando intento recordarlo me vuelvo tonta, torpe, estúpida y lo dejo ahí

 

No soy del tipo de mujeres que se olvidan, tampoco de las que se recuerdan, soy a tipo de mujeres de instantes eternos y pasajeros

 

Me pregunto cómo cambiarlo, si he fallecido entre un intento y otro, se da cuenta que hablamos de esto y usted prometió ayudarme?

 

No lo culpo por cobarde, usted no tiene por qué cargar con mis emociones fracturadas, hizo un buen intento, corto e imaginario.

 

No lo sienta, no se disculpe, precisamente el baúl del que hablo tiene tantas excusas y tantas disculpas que una más es insignificante, todavía tengo espacio.

 

Tranquilo! yo he navegado en el desamor y he sobrevivido, y no me ahogo, tengo salvavidas, paracaídas y alas, sigo creyendo

 

Puede irse, siga con su vida de alcohol y letras, Bukowski ha de estar orgulloso de este legado.

 

No voy a decirle que es libre, porque si algo amé fue su libertad y esa sigue intacta

 

Solo voy a pedirle un favor, recuerda el baúl del que le hable? bien pues este también contiene un arsenal de arrepentimientos, ahí no hay espacio para más, porque yo soy ese tipo de mujer de instantes eternos, allá usted que se conformó con uno pasajero.

 

 

ELLA, ÉL Y YO

 

Ella susurro sus letras de dolor, dejo ver su pena,

su llanto y su nostalgia,

 

Quise decir lo siento, pero no lo siento en verdad

Ella quería ser escuchada,

Mis oídos son mudos y mi boca es sorda

Tengo el corazón mutilado y el alma en llamas

 

La nostalgia nos distrae,

-Ella pensando en él,

-Yo pensando en él

-Él sin saber que pensar.

 

Ella triste y desolada, loca y perturbada,

Yo triste y desolada, loca y perturbada

Él, no sabe nada, sigue esperando que la vida se lo cuente.

 

Él, tiene esa magia, ese encanto y esa imperfección en su mirada

es un carnaval de emociones y ella lo sabe

La dejo a ella, lo dejo a él y me quedo aquí conmigo a salvo y sin prisa

 

 

AVES DE LA NOCHE

 

Y yo que volaba en sus enredos nocturnos, junte los pedazos de su despedazada vida, vida pasada y muerta por su culpa

 

- perdón! olvidaba que la culpa de ella, ella la responsable, ella la que todo hizo, la que todo infecto con su desdicha, ella es como todas, todas son como ella, usted a todas las viste del mismo color, tan gris como su soledad mal repartida.

 

-Libertad no! su tripulación está atrapada en su respiración, usted desconoce un vuelo libre, sus cadenas lo condenan a la estúpida tierra pasada, a ella, chica gris, esa la que se viste y se suicida como todas.

 

Cobarde, inmoral, indecente, tonto, tonto y tonto, no tanto como otros, suficiente como todos.

 

Aquí estoy, gris, rota, no tanto para morir, vivo poco, no duermo y usted todavía me desvela, soy yo, no es ella, es usted.

 

 

UNA MIRADA AL VIENTO

 

Hablando de promesas se arrojó al aire una amistad difícil de cumplir,

llegó en el invierno y esperó la primavera para volar entre hojas y frutos secos,

se fue sólo con una palabra

“Yo no soy”

es claro que no era, y no quiso ser

¿Y dónde quede yo?

buscando en el aire la respuesta entre la dulce adicción a mi café.

 

 

SIMPLEMENTE JULIETA

 

Voy a compartirte unos trocitos de corazón, con destellos del alma

Voy a contarte como grita el silencio, te escribiré con letras sueltas

Con colores muertos y letreros invisibles, te diré de mí.

 

Yo, soy lo necesario, lo justo, lo primitivo, lo reprimido, lo volátil y lo inseguro

Soy la botella con gotas de historias, sin tapa y sin sello.

 

Mi cuerpo es un campo minado, de callejones sin salida y direcciones perdidas.

 

Manché mi cabeza de color sangre, es señal de impacto, miedo y respeto

En el alma me tatué el olvido, ahora recuerdo los recuerdos ya perdidos.

 

Soy yo, la de lindos ojos, la confusa, embustera, simplemente yo

Te contaré que no cuento los días, los invento,

multiplico nubes violetas en la espera que me desespera por tocar el cielo.

 

Ya sabes que me enamoran las letras y el amor eterno dura una semana,

Una semana, entre la lectura, la idealización, la nave y el aterrizaje.

 

Me enganchan los poetas, pero no cualquier poeta,

Por ejemplo un día lo conocí a él y todavía no defino si fue amor

La eternidad de una semana va en dos, podemos llamar a eso amor más que eterno

Y así soy yo, la que lleva por nombre Julieta.

 

https://www.facebook.com/julliethg/notes

Daniel Omar Begha

(Chile). Estudió en la Universidad ARCIS, de Arte y Ciencias Sociales, humanidades y educación. Presidente de la Corporación Cultural Increpa que realiza los Festivales de Arte Erótico en Santiago de Chile con la complicidad del psiquiatra y poeta Jaime Arenas y el teatrero y grabador Guillermo Pallacán. Personaje insólito, artista multidimensional y multidisciplinario, tiene más doctorados que los que ha podido comprar cualquier popolítico. Trabajó en la Televisión Nacional de Chile. “Hay vinos que se dejan beber y dejan buen sabor de boca. Hay mujeres que se dejan mirar, ellas te provocan insomnio perenne”.

Julieta Gutiérrez Vargas

Julieta Gutiérrez Vargas

 

VOLVER A COLABORADORES                                   VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia