(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL OMAR BEGHA

 ReVista OjOs.com    OCTUBRE DE 2016

Daniel Omar Begha

SOPA DE LETRAS

 

“Sopa de Letras” es una sección que dedicare a la presentación de las letras de escritores, poetas, dramaturgos y ensayistas, cuya obra es de interés, pero carece de la difusión que merece.

 

Como dijo José Martí: "En todo gran escritor hay un gran pintor, un gran escultor y un gran músico”. Esa visión renovadora, libertaria, inquietante y fundacional, que emergiera en Hispanoamérica a finales del ochocientos, en el cual el poeta, en tanto creador de la palabra y artesano de la forma, pone en evidencia una decidida inquietud por hallar el vehículo expresivo capaz de dar expresión a la imprecisión, al misterio, a la emoción, a los aromas, las sensaciones, los suspiros, etc., vale decir a todo aquello que en los 60s rescataran los maestros de Boom literario latinoamericano, fue el modernismo hispanoamericano.

 

Sin duda se trata de la alquimia del lenguaje, de su "forma plástica de su "música propia". Se trataba de acudir la palabra, pero desconfiando de su función denotativa y potenciando, por ello, sus capacidades sonoras y plásticas en pro de sugerir las sensaciones imposibles de decir. De manera tal que se hizo necesario entender el quehacer poético desde su fusión con otras artes. Al pensar de Rubén Darío, la literatura debía explorar las posibilidades cromo musicales de su medio productivo.

 

Contesto con Martí, solo cabe aceptar y reconocer que aquella multidisciplinariedad expresiva y creativa de los poetas no ha sido ajena a otros creadores y artistas. Esta ha sido una vertiente de expresión desde las primeras manifestaciones de la subjetividad humana y ciertamente está presente en la postmodernidad que nos acoge, o encoje. Tampoco cabe no admitir el que, el Ser sensible, como el de un artista, siempre va a recurrir a las diversas formas de expresión para hacer presente su sentir y, por cierto, en el, su visión de mundo. De ahí que no nos debe ser extraño que quienes narren, también hagan poesía, música o danza, que los músicos hagan teatro y también se expresen visualmente en la pintura, la escultura, la fotografía o la danza, y por cierto lo mismo sucede con los artistas visuales, los bailarines o los músicos.

 

Dicho lo anterior, ya no nos debe llamarnos la atención que actores y actrices no sean ajenos a este traspaso de fronteras y de límites de expresión y, por lo tanto, los podamos encontrar creando en artes visuales, música, danza, poesía o narrativa; aportando con nueva perspectiva de representación simbólica y expresión de sentido y de paso, como sucede la mas de las veces, proponiendo e implementando, nuevas y novedosas técnicas enunciatorias liminales que emanan de una híbrida integración de materialidades y lenguajes donde, en su acción performatica, donde se tensionan palabra-acción-silencio-música, no solo se instala una representación, sino también se instala un lenguaje, se instala una región; un dispositivo donde se tensionan palabra-acción-silencio-música.

 

Mucha de la poesía de estos “creadores liminales”, de aquellos que se mueven entre los límites de las más diversas formas de expresión de sentido, devienen de la visión crítica de la existencia humana, o desde la ideología -incluso la militancia, como sucede la más e las veceso, de la praxis existencial, o el sentir; pero también hay poesía que nace del profesar la vida, la que brota más desde el Eros que del Tanatos, que deviene en la belleza y la sensualidad que reside en quien la escribe y que le desborda en letras, en palabras, en su decir, en su mirar, en su voz y expresión corporal. No en vano M Heidegger, apunto: “El habla es la flor de la boca. En el habla florece la tierra hacia el florecimiento del cielo” (De camino al Habla, 1987:184).

 

Hay poetas y poetizas que, cuando leen sus palabras, son en sí mismo un poema, son poesía viva y en movimiento, tal es el caso de nuestra autora, donde su ser y existir es sencillamente poético.

 

SHLOMIT BAYTELMAN nacida en un kibutz en Israel, hace toda su carrera y gran parte de su vida en Chile. Hija de poeta actor y mujer de letras y artista, criada en medio de actores escritores y artistas, se encaminó por el mundo de las expresiones sensibles y del arte de los escenarios. Desde muy joven se destaca como actriz y, por su natural, sensual y provocadora belleza. Como actriz desarrolla una destacada y larga carrera, incursionando exitosamente en cine, teatro y televisión. Shlomit es una mujer inquieta artística e intelectualmente, por ello también incursiona en las artes visuales y las letras publicando varios poemarios como: Escritos para un amor inconcluso en 1992, Textos de anticipación en 1994. Su última producción poética, En las intermitencias me quedo, su puesta en librerías, bajo el sello de Ojo Literario Ediciones, se produjo hace pocas semanas. Así, con la excusa de presentar su trabajo literario, donde su búsqueda de palabras se adentra en una estética del desarraigo, la pérdida y el expolio, desnudamos la sensibilidad de una mujer que es capaz de traducir su experiencia de vida en belleza y seductoras palabras. De ese acopio de talentos extrajimos los siguientes versos:

 

ALGUNAS PREGUNTAS PERSONALES

 

¿Cómo le llega el momento de vagar a los mendigos?

¿A todos nos parece atractiva la farándula, el Barrio Chino?

¿Y la locura? ¿Cómo nos llega? ¿Qué hilo se corta?

¿En qué momento?

¿Podríamos todos tener la posibilidad de ser locos pájaros sólo por un instante?

Pero, ¿cómo bajar y subir sin estrellarnos?

¿Cómo pasar de la luna al sol sin perder la luz en el cambio?

¿Y los equilibristas? ¿Cómo apagan su miedo y lo transforman en zapatilla escarlata?

¿En cuerda floja?

¿En columpio?

¿En polvo blanco?

 

 

ESTO DE PERTENECER

 

Estoy de vuelta, miro con otros ojos mi casa, mi ciudad.

Todo me parece más pequeño, a otra escala. Más precario, menos sólido.

 

Lo que sí aparece grande frente a mis ojos es la amistad, la fuerza familiar,

los afectos creados y subrayados por el paso de los años. Los saludos, las

miradas sostenidas en el tiempo.

 

Es una inmensa construcción esto de "pertenecer".

 

 

ME LLAMO SHLOMIT

 

Me llamo Shlomit. Nací en Afula, en la Galilea.

Me contaban que, al mismo tiempo, en el mismo lugar

nació un niño árabe.

Viví en Ramoth Menashé, el Kibutz donde mis padres

sacaban piedras todavía.

Me trajeron a la América del Sur, la tierra

donde ellos habían nacido de padres extranjeros.

Así la historia vuelve y se va; gira hacia

uno y otro lado; nos lleva sobre aguas torrentosas.

Náufragos anclando en Buenos Aires, para tomar el

interminable tren trasandino calado por el frío

del carro de segunda.

Y aquí me encuentro en Santiago

explicando este nombre que tiene algo de Biblia y piedra

y calor del aire del desierto y una música.

 

ERA YO LA DEL SILENCIO

 

Se llenó de ardillas la luz

en Oak Park.

Se llenó de silencio cuando

esperábamos la lluvia.

 

No. Era yo la del silencio.

El mundo gritaba.

Ahora las ardillas salían de la luz.

Los pájaros en mi silencio cantaban.

 

Los animales son previsores

en esta tierra de tornados.

Ellos saben el valor de un árbol,

de una rama quebrada.

Parece que lo supieran todo.

 

Y yo que sólo necesito la cuerda floja

de mis sueños no se llegar a las raíces,

me quedo en la sonrisa.

 

 

ESCRITOS PARA UN AMOR INCONCLUSO (FRAGMENTO)

 

Quisiera ver cómo te desnudas. Cómo desabotonas

la camisa que se pega a tu cuerpo.

¿Te detienes de botón en botón, pensando?

¿O desgranas abriendo el espacio hacia tu pecho,

rápido como aleteo de palomo?

Daniel Omar Begha

(Chile). Estudió en la Universidad ARCIS, de Arte y Ciencias Sociales, humanidades y educación. Presidente de la Corporación Cultural Increpa que realiza los Festivales de Arte Erótico en Santiago de Chile con la complicidad del psiquiatra y poeta Jaime Arenas y el teatrero y grabador Guillermo Pallacán. Personaje insólito, artista multidimensional y multidisciplinario, tiene más doctorados que los que ha podido comprar cualquier popolítico. Trabajó en la Televisión Nacional de Chile. “Hay vinos que se dejan beber y dejan buen sabor de boca. Hay mujeres que se dejan mirar, ellas te provocan insomnio perenne”.

Shlomit Baytelman

Shlomit Baytelman. Foto: Alfredo Medel

Shlomit Baytelman

 

VOLVER A COLABORADORES                         VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia