(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL DE CULLÁ

 ReVista OjOs.com    MARZO DE 2014

Daniel de Cullá, ReVista OjOs.com

NOTA A LA APOLOGÍA DE LOS ASNOS

 

Estamos en pie como las grullas, en estado de constante zozobra, y sabemos que en Política debe ser uno mentiroso y saber engañar a los votantes, lo cual es una verdad como un templo. El engaño y la mentira subsisten hoy en todo su esplendor tanto como los milagros, que yo no les he visto, pero viajeros hay que dicen que los han visto y convienen con ellos en maridaje de exvotos y reliquias. Hay en España muchas piedras romanas, románicas y góticas que son documentos para la historia. Como la chinita con la que se limpió el culo El Cid Campeador en San Pedro de Cardeña, en Burgos.

 

Aquí es el Rebuznar. El ser humano habla Rebuznando, y la escuela y Universidad son cátedras de Jumentos. Las carreras todas son de perogrullada. La tosquedad en los modales y palabras, ordinariez y rusticidad nos son enseñadas en escuelas privadas de Rebuznos. Hay políticos que confiesan que les guían las santas y los santos. Otros les hacen concejales o concejalas de honor del modo más solemne y  circunspecto. ¡Qué devoción, allá, muestra la gente Rebuznando un saetero con esfuerzo¡ Pián, pián, poco a poco, a paso lento los devotos y devotas piadosos claman con deseo, anhelo o instancia por el palo derecho de la virgen o del santo. Palo de santo o porra de hostiero en recuerdo del guardián que guarda la viña, para quien picar la bola de billar es decir con cierto arte que la cabeza de Villar debe ser pisada con la suela de la bota, o golpeada con la punta de la porra para hacerle ejecutar movimientos especiales de costado y de retroceso, de dolor, para creer en lo que no ve, y sentir la caña de la doctrina, que es lo verídico y lo bueno, atándoles con guadafiones o trabas que se ponen a los caballos y mulas para tenerles sujetos.

 

La gente no necesita más que un cura, con sus ojos como platos, a quien no se le escapa una beata o beato que para él no son más que chupa aceites de las lámparas de la Iglesia, un gurú, un político que vuelto al pueblo les hable de dios, la virgen y los santos Rebuznando, para que el pueblo en horrendos Rebuznos responda a su vez, como nos lo recuerda un autor francés refiriéndose a La Misa del Jumento o del Asno, que luego la Iglesia cambió por la Misa del Gallo, como hizo con todo, apropiándose de su propiedad intelectual. Pues ya sabemos que el brazo eclesiástico es brazo de gitano.

 

La pila bautismal de san Pedro de Villanueva es una imitación de la piedra de los sacrificios de los antiguos aztecas, por ejemplo.

 

La emulación, el ansia, la presura de elevar nuestros Rebuznos hasta el cielo, nos hace tomar como modelo a los Asnos milagreros que Rebuznan y Rebuznan con esmero. Aquí las personas tenemos cuerpo de mujer o de hombre y pies de cabra, sino es imposible la piedad de tanta buena vieja y verdoncho viejo.

 

Los gobiernos de turno cubren o envuelven la política haciéndole un burujón. Todo lo meten en el mismo saco, tal es su contento, que al más indiferente cara culo o bobo de baba excita. Lo hemos visto con El Gamonal que bulle, empezando a mover lo que estaba en quietud y sosegado en una ciudad fantasma, museo de huesos y calaveras de atapuercanos de plástico. Sólo se escucha una Grupa, cierto toque militar de clarín para ensillar los caballos; y el Rebuznar de campanas imitando a los Asnos con jactancia.

 

El paisaje es grotesco, en adorno arquitectónico formado por quimeras, sabandijas y follajes, amontonados o entrelazados. Por los caminos y carreteras nos trasladamos de un punto a otro con máquinas giratorias o locomóviles, grulla trasera pasando a la delantera. Los caballos, este sí que es milagro, en vez de relinchar despidiendo o exhibiendo su voz, cantan en gregoriano.

 

Dicen y nos cuentan que un milagro sucedió en la Gruta del Gato en Benaojan, Málaga. Los del pueblo dicen que allí se había adorado al Asno. Allí daban una tabarra enorme los curas y charlatanes, sermoneando en tono pacífico y chancero, chapaleando la nervadura. Allí se cantó el “ dos a uno, tornarme he grullo! Allí se leyó en cantos de piedra “El canto del Cacique”:

 

A todos imito

 

Más no invento nada

Que las cosas que hago

Todas son cacicadas.

 

“El canto al Poder”:

 

Si no le tienes

Bien le buscas

Si le tienes

Le buscas

Y le quieres

 

“El canto del monaguillo”

 

Poco a poco, poco a poco

Me fui haciendo monaguillo

Y cuando salí de curita

Me hice pedófilo.

 

“El canto del padre espiritual”

 

Mi hocico divino

Mi rabo muy largo

Mis pelos muy grises

Me hicieron puto diablo.

 

Aquí, en esta gruta, se les apareció la Grulla, cierta constelación austral, a unos pastorcillos granadinos que leían a García Lorca, que les animó y consoló de esta vida encrespada, y con mucho y muy malo oleaje. Ellos le pidieron tener en su presencia al Poeta, pero en vez de esto, les anunció que:

 

-Los Burros en vez de Rebuznar el Iiiiiii Aaaaaa, dirán Beeeee-ert-

 

-El gruñido, ruido ronco y bajo que emite el puerco, el ser humano en manifestación de cólera o enfado, el perro, será música celestial.

 

-Grumos de oro llama el escarabajo a sus hijos; así la beata llamará a su engendro feto de plata.

 

-Gracias al grueso del ejército, la ley y el orden, el palo, la porra y la estaca . perderéis el derecho a reclamar la razón si perdéis a golpes la cabeza.

 

-La Constitución está escrita con raíz tuberculosa.

 

-Las ovejas, cabras y carneros en vez de balar Rebuznarán.

 

-El Te Deum lo gritarán las grullas.

 

-La Inquisición clamará en los buches de los Asnos del señor.

 

-La Lascivia adornará a las Burras protegidas por el padre Ganso.

 

-Si queréis salvaros, tenéis que cantar cuarenta o cincuenta años la Canción del Misionero:

 

¡Ay, negrita¡ ¡Ay, negrita¡

Que por el camino vas

En rincones y entre ramas

Mis redes construyendo están

Para que vírgenes incautas

Como tú, bobalicona

En ellas vayan cayendo.

 

Plantas sois en el Camino

Para ser regadas por padre Tino

Que os enseña: mira, tienta

Olfatea, nena, maja

El divino lagartijo y aprecia

Levantando las dos piernas

Las reliquias de esta buena nueva.

Daniel de Cullá

(España, 1945). De origen castellano aragonés. Tras años de pobreza y soledad, muy joven, se fue a estudiar a los Seminarios de Segovia y Madrid.

Más tarde, cuando abandonó

los estudios de Magisterio y Filosofía y Letras viajó a Inglaterra, Países Bajos y Francia donde estudió las lenguas madres de los

países que visitó. En ese periplo trabajó como portero

nocturno en hoteles, tostador de pan y ayudante de  cocinero.

Poeta, escritor, ensayista, pintor y fotógrafo, es miembro

fundador de las revistas literarias Gallotricolor y Flash

Republicano. Su producción y publicaciones se han multiplicado sin cansancio. Figura destacada de la literatura universal, está

considerado como el gran poeta de Castilla. Su poesía es transparente y en ella

brillan ricas imágenes de corte surrealista.

Su tema favorito es el Amor. Su obra Las Bragas del Maromal fue llevada al teatro. Miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España.

En la actualidad participa en espectáculos que funden

pintura, poesía, música y teatro.

Dirige la revista de Arte y Cultura ROBESPIERRE.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia