(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL DE CULLÁ

 ReVista OjOs.com    MARZO DE 2017

Daniel de Cullá

DENNISE Y FERMIN

 

Marbella Martínez (Marbella Lizette Martínez González), “lizy_martiinez”, me hace llegar “en línea” uno de sus últimos romances del Culo, “Dennise y Fermín”, que yo leo y voy a comentar bajo la sentencia que un ángel hembra de compañía me susurró al oído, antes de entrarle a matar en ese su cerrito con mi pico carnal; esta: “Feel all the good in your body and your mind (Siente todo lo bueno en tu cuerpo y en tu espíritu. Judge (Considera). Free all the good in your body and your mind (Libera todo lo bueno en tu cuerpo y tu espíritu). Judge (Considera), ¡Feel Fre! ¡Siéntete libre!

 

Dennise y Fermín son dos cazadores cazados, él con un pene colgando, y ella con una chocha de compañía. Palabras. Erotismo puro. Palabras y erotismo que caen en columnas de cataratas espermatozoideas sobre las 62 páginas que representan el asunto creador del ser humano tatuado en la verga de un Burro. Amor y Odio. Vida y Muerte. Yin y Yang ocultos bajo el calzoncillo y la braga; iluminadores de ese “atractivo de la forma, que es la trampa de la esencia para capturar el amor”, como refiere la autora.

 

Sólo juntos podemos existir; sólo juntos podemos formar un todo; esto es lo que nos anuncian las historias eróticas de Marbella, tanto en su “Denisse y Fermín”, como en “Muñeca Viviente”, libro de buen amor entre una niña muñeca y un viejo garañón, feo asqueroso y lascivo, Bernasno, maestro burro con vitola, emulando en la muñequita  el ansia y la presura de elevar su Rebuzno hasta el cielo de la vulva de la Jumentilla, para él, Rebuznante. ¡Cómo se desgañita el anciano¡

 

Igual que en Memorias de una pulga, donde tres sacerdotes, ocultando bajo la sotana la pulga de la hipocresía, la falsa fe y la impostura, con jactancia, imitando a los Asnos, les hace a las niñas menearles el rabo más de tres veces del modo más solemne y circunspecto, desgañitándose en Rebuznar bien recio, a su Obispo tomando por modelo.

 

Denisse, la Burra que le va a la husma al Asno de Fermín embramado; ambos se muestran devotos compungidos del Culo y se esmeran con estruendo, recreando la tradición del Sexo Oral (“chupa, chupa, ¡qué rico que está!”), y del viejo Mete y Saca (“ay, don Juan, don Juan, ¡la puntita nada más¡”). Para él, Dennise no es más que una abeja atrapada entre la cortina y el cristal de la ventana, acariciada por un polvo mañanero, ambiental; ¡y él, limpiándose la eyaculación con la cortina!

 

Ellos dos son alumnos aventajados que  han  superado al maestro. Son “transmisores de sensibilidad Asnal” aprendida en Cátedra de Rebuznos. Ellos Rebuznan y Rebuznan con esmero. Y es tanto el placer que su  Rebuzno exhala, tal es su contento de joder, que a los más indiferentes excita y les hace correrse con gracia y risas.

 

No así, a esos devotos prosternados o esas devotas compungidas, a quienes sinceramente les sorprende que la autora, por ser mujer,  pueda crear algo tan sublime, un “Kama Sutra” de bolsillo, con el que dan ganas de joder y de mamar con santo celo. Tinta Nocturna; Sheila Sánchez; El Edén de los Novelistas Brutos; Crítica Literaria Novel,  no trascienden sensibilidad alguna a “estos relatos contados con una narrativa directa y gráfica”, como dice Yemira Rivera. Todos ellos, los de antes, escapan de las escenas de la Pasión carnal, pues no están dispuestos a que un Burro zapoteca o chichimeco les siga, y pueda trastrocar sus vidas, magnánimas y bien amadas, con unos Rebuznos que les conviertan en Asnales masturbadores.

 

Los Rebuznos con los que más se desgañitan Dennise y Fermín son muy positivos y subsisten en todo su esplendor:” Las manos entre los cojones púrpura, mientras las reliquias espermáticas quedan encerradas en el vientre de la Jumenta”; “la bruja montada en la verga del Asno, ordeñando y mamando”; “zapotil, zapoteca, zipote, alumbrando la primavera atrasada a otro día, cuando el Amor sexual por nosotros venía”.

 

Palabras. Palabras sobre el papel. Romances eróticos del Culo sobre el papel. Para sentarse, acomodarse uno y empezar a leer. Sexo sobre el papel. Erotismo acompañado de gráficos y fotografías. Alta tensión. Palabras que tienen carne y hueso. Sentimientos. Testas, puñetas, mamadas. No se puede uno contener aunque Fermín eche las aldabas dabas a los escrotos. Las puertas del paraíso, de par en par las ha dejado Dennise para poder ponernos frente a frente con la abrumadora y erótica presencia de la Vida y su Lujuria. Lujuria sobre el papel impreso.

Daniel de Cullá

(España, 1945). De origen castellano aragonés. Tras años de pobreza y soledad, muy joven, se fue a estudiar a los Seminarios de Segovia y Madrid.

Más tarde, cuando abandonó

los estudios de Magisterio y Filosofía y Letras viajó a Inglaterra, Países Bajos y Francia donde estudió las lenguas madres de los

países que visitó. En ese periplo trabajó como portero

nocturno en hoteles, tostador de pan y ayudante de  cocinero.

Poeta, escritor, ensayista, pintor y fotógrafo, es miembro

fundador de las revistas literarias Gallotricolor y Flash

Republicano. Su producción y publicaciones se han multiplicado sin cansancio. Figura destacada de la literatura universal, está

considerado como el gran poeta de Castilla. Su poesía es transparente y en ella

brillan ricas imágenes de corte surrealista.

Su tema favorito es el Amor. Su obra Las Bragas del Maromal fue llevada al teatro. Miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España.

En la actualidad participa en espectáculos que funden

pintura, poesía, música y teatro.

Dirige la revista de Arte y Cultura ROBESPIERRE.

(“Muñeca Viviente” o el amor entre un viejo Asno (Bernasno) y una carnal muñeca.)

(O la pedofilia y más de tres curas con unas jovencitas)

 

VOLVER A COLABORADORES                     VOLVER  A SUMARIO 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia