(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL DE CULLÁ

 ReVista OjOs.com      JULIO DE 2016

SANCHO Y DON QUIJOTE EN UN CAMPO DE LECHETREZNAS

 

Don Quijote, el que profesó socorrer y ayudar a las vivos y a los muertos, ejerce la oratoria. Él es un caballero andante o loco pitoniso que pasa de la divinidad y de la iglesia católica. El sólo sirve a su locura. Su santuario o lugar en que rinde su culto son los riscos y los campos de patatas, zanahorias y alcachofas por las tierras de La Mancha. Todas las páginas del libro de Cervantes son oráculos que se tienen por indiscutibles. Dice y hace cosas muy ciertas que no admiten discusión. Don Quijote de la Mancha es activo, Sancho Panza, su escudero, por su parte, no tiene condiciones de hablar en público. Es un paleto de tomo y lomo. Un calzonazos que pide y suplica. Es la madrecita en las relaciones amatorias entre ambos. Si don Quijote es de lanza en ristre, Sancho Panza es de sexo oral.

 

Ahora, estamos en un espacio donde Sancho descansa en la panza de su Rucio, que ahora comienza Rebuznar, y don Quijote justo al lado de la verga de Rocinante, “famoso testigo, exclamó, para mi Dulcinea del Toboso”. Están en un campo de lechetreznas, plantas lechosas, con aquellos dos Alcaldes por ellos conocidos, que han venido a ver y comprobar cuál de los miembros de los cuatro merece la pena y producirá buen efecto en la fiesta patronal de sus pueblos.

 

Hacía un viento suave que se llevaba las formas orales del Rebuzno de Rucio, a quien miraba con ojos tiernos Rocinante.

 

-En verdad, dijo Sancho que no hay verga parecida a la de mi Asno.

 

-Mirad, compadres, exclamó don Quijote, la traza del mío.

 

Los presentes se llevaron una sorpresa, pues don Quijote se puso delante de Rocinante tapando su verga y enseñando él su pene erecto, cual butifarra de Orán, con la cual sin duda pudieron descubrir el animal que le habita, pues como les dijo Sancho: “don Quijote es un picha loca”.

 

 Mientras Rebuznaban maravillosamente Rucio y Rocinante, ellos enseñaban cada uno su pene erecto, escuchándoseles: “la mía es algún tanto más; de hecho, mirad, es la mía y no la tuya; la mía espada lobera, dijo Sancho; la mía, mía y la tuya de entrambos, exclamó don Quijote, mientras el mazorral de uno de los alcaldes, grosero, rudo y basto comenzó a eyacular contra ellos.” Así, en batiburrillos de señorío eyaculante, pasando y frotando cada uno sus manos a la de cada otro miembro, como dicen que hacían los reyes y príncipes en linajes soberanos, regaron de esperma las faldas de las lechetreznas que en el campo había.

 

Mientras ellos se divertían, los dos jumentos hacían otro tanto. Rucio montaba sobre Rocinante, y Rocinante sobre Rucio, a intervalos, juntando sus morrazos atraídos por sus dientes que entrechocaban haciendo ruido, como una música psicodélica de hippies.

 

-Es posible, compadre, le dijo un alcalde a otro, que la mejor de todas es la de Sancho.

 

-Sin duda. Tenemos que cantar el “mea culpa” y afirmar que la porción de espermas expelidos por Sancho de una vez es mayor que la de nosotros juntos.

 

-Por lo mismo, exclamó don Quijote, es conveniente meneársela siempre al buen Sancho, pues la savia de sus huesos no sufre como la de los nuestros, ¡ pues está tan gordo¡

 

-Meajas de huevo son, dijo Sancho, y se puso a Rebuznar imitando a Rucio, agradeciendo las alabanzas y encarecimiento que le habían profesado tanto don Quijote como los dos Alcaldes, dando por bueno el trabajo de hacerse uno a uno sendas y entrambas pajas.

 

Le cayó tanto en gracia a don Quijote que, como hacía cuando se le antojaba, se abalanzó sobre Sancho y abrazados cayeron por una pequeña pendiente, dando en el suelo con tanta propiedad que ninguno de los alcaldes fueron a echarles una mano, marchando a sus pueblos, dejándoles a los dos jugando con los espectros de la luz naciente a la manera de dos enanos surgiendo del sueño sobre la cama verde y seca de la Mancha.

Daniel de Cullá

(España, 1945). De origen castellano aragonés. Tras años de pobreza y soledad, muy joven, se fue a estudiar a los Seminarios de Segovia y Madrid.

Más tarde, cuando abandonó

los estudios de Magisterio y Filosofía y Letras viajó a Inglaterra, Países Bajos y Francia donde estudió las lenguas madres de los

países que visitó. En ese periplo trabajó como portero

nocturno en hoteles, tostador de pan y ayudante de  cocinero.

Poeta, escritor, ensayista, pintor y fotógrafo, es miembro

fundador de las revistas literarias Gallotricolor y Flash

Republicano. Su producción y publicaciones se han multiplicado sin cansancio. Figura destacada de la literatura universal, está

considerado como el gran poeta de Castilla. Su poesía es transparente y en ella

brillan ricas imágenes de corte surrealista.

Su tema favorito es el Amor. Su obra Las Bragas del Maromal fue llevada al teatro. Miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España.

En la actualidad participa en espectáculos que funden

pintura, poesía, música y teatro.

Dirige la revista de Arte y Cultura ROBESPIERRE.

 

VOLVER A COLABORADORES                                               VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia