(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com     AGOSTO  DE 2017

 

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

Fuego personal para gozar y vivir en éxtasis



Se corrompió la sal. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial están más corrompidos que las innombrables putas cortesanas de todos los tiempos. Se salvan las bellas putas del poeta mexicano Jaime Sabines y La putica del pueblo de Mario Rivero.

 

Los bandidos de la extrema derecha, crueles, sin piedad y bastante obtusos, seguidos por idiotas útiles, continúan con sus diabólicas excusas para mantenerse en el poder. Y aplauden y gritan: ¡Viva la guerra! Se las dan de que  escuchan a la plebe y que atienden las sugerencias pero, con cinismo, desprecian las opiniones. Y actúan como los profesores que dictan cátedra a los alumnos tontos y poco perspicaces, y abanican sus manos para mostrar sus dotes de actores.

 

Las próximas elecciones son de vida o muerte. Hay que luchar contra la corrupción del poder y se presiente que es una lucha de tigres con burros amarrados.

 

Se sabe que quien está en el poder dicta las leyes y quien dicta las leyes está por encima de ellas. Y está confirmado que quien escruta elige. Y los pobres ignorantes neutrales son los invitados de piedra.

 

No se trata de elegir a los mismos con las mismas. Es bien sabido que estos personajes detestables serían anónimos si no fuera por la complicidad de los medios de comunicación o fábricas de mentiras pertenecientes a los empresarios que los financian y promocionan, y contratan periodistas arrodillados disfrazados de comunicadores imparciales.

 

Recuerdo las palabras de la gran periodista italiana Oriana Fallaci: “Es increíble que nuestra existencia dependa de unos pocos que nos gobiernan. ¿Son más inteligentes que nosotros, más fuertes, más emprendedores? ¿Cuáles son sus chirridos intelectuales y morales? Nada justifica su poder ni su genialidad. Se ven investidos del  derecho de mandar sobre los demás y de castigarles si no obedecen”.

 

Los gobernantes y todo lo que representan defienden un capitalismo parásito de explotación colonial. Cuando se sienten acorralados escapan como cobardes y se refugian en el exterior para gozar de los frutos del saqueo, traicionar a sus cómplices y lograr el perdón. Viles, cobardes y sapos cuando son desenmascarados, se humillan como perros domesticados. Y son petulantes cuando el peligro ha pasado. Y gritan más fuerte, se vuelven autoritarios y se creen astutos.

Farsantes que dicen que hay que reformar para atacar la corrupción pero con la seguridad de que nunca lo llograran.

 

Y se parecen mucho a Itztlixóchitl quien no logró acceder al trono de Texcoco por orden de Motecuhzoma, y en venganza se unió a Hernán Cortés, brindándole el apoyo logístico en la guerra contra Tenochtitlan.

 

Hay que invitarlos a la hoguera para destruir sus genes y construir la Nueva Colombia.

 

Y me visitan estudiantes de periodismo de muchas universidades. Y los que estudian en la universidad del Opus Dei, excepto una inteligente adolescente, perspicaz y talentosa que estudia allá para desenmascarar su falsedad, no saben quiénes son Oriana Fallaci, Daniel Coronell, Antonio Caballero, Gonzalo Guillén, Fernando Vallejo, Yohir Akerman, Joaquín Robles Zabala y León Valencia.  Si saben quién es Salud Hernández Mora y el tal Vélez, hijo de un vomitivo comentarista de fútbol. ¡Auxilio!

 

A pesar de que soy ateo el papa Francisco me conmovió por su sencillez ante tantos lagartos e hipócritas que representan la corrupción, el cinismo y la inhumanidad. Y quedan algunas lecciones para los popólítícos que desean lanzarse a la presidencia de la república para continuar con las eternas fechorías y crímenes. Y me pareció criminal la explotación de su capacidad física y ver que a pesar de cuerpo añejo y su rostro demacrado por el cansancio siempre estaba sonriente. Y su sencillez contrastaba con la presencia nauseabunda de popólítícos fantoches, inhumanos y cínicos que se creen las vacas que más cagan y se poposean en los  derechos de los colombianos.

 

Y leo en la revista Semana al taurófilo Antonio Caballero: “La religión ha servido siempre como disfraz virtuoso de la política. Todas las religiones. Las guerras políticas inspiradas por la religión han sido las más mortíferas y crueles de la historia humana . . .

 

“A las religiones, sabiendo que el embrutecimiento puede venir de diversas drogas: budistas, cristianas, musulmanas, judías. Opio, haschisch, marihuana, cocaína, chicha o aguardiente. Opio popular: al alcance del pueblo. Las distintas religiones han sido históricamente las más populares de las drogas, desde que las drogas y las religiones existen. El mejor anestésico, el más eficaz analgésico para las penas de la vida y de la muerte. . .

 

“El protagonismo político religioso lo tienen hoy en Colombia los protestantes, que se han apropiado el nombre de “cristianos” tan abusivamente como los estadounidenses lo hicieron con el de “americanos”. Pero en estos días de estruendosa visita papal las calles y los periódicos y las radios y las televisiones se los han tomado, o los han recuperado, los católicos papistas. ¡Qué muchedumbres innumerables las que salieron a saludar al visitante papa Francisco en las calles de Bogotá . . .  ¡Qué muchedumbres delirantes de fanatismo!

 

http://www.semana.com/opinion/articulo/antonio-caballero-opinion-sobre-visita-del-papa-a-colombia/539460

 

Las religiones son rebaños de ignorantes, supersticiosos, ilusos y pendejos que caen en las garras de pastores avivatos y sin ética y son arrastrados, como las palmeras, por las tormentas tropicales.

 

Y me producen asco los señores periodistas de Red + Noticias, Noticias Caracol y Noticias RCN, cuyas simpatías son obvias y publicitan y cacarean a personajes del Puto Centro Democrático. Y me causa diarrea el periodista de Zona Franca, Daniel Pacheco, que se las da de libertino y celebró su primer año de programa con un aburrido coctel con la presencia de candidatos presidenciales. Y chicaneaba por la amistad con un exburócrata del BID que conoció en Washington cuando era periodista y compartían momentos muy agradables.

 

Periodistas fascistas revolucionarios de extrema derecha sin el menor espíritu audaz.

 

Claro está que en el Canal Caracol, y en hora pico cuando no hay nada que hacer, se puede ver el programa A otro nivel donde los protagonistas son los artistas y la bella Paulina Vega, quien parece que no sufrió, o no aparenta deterioro, por tener la desgracia de compartir momentos larguísimos con el tal Trump.

 

Espero que el Museo Arte Erótico Americano MaReA y la ReVistaOjOs.com no sean como el nadaísmo: puntos fulgurantes y fugaces en la historia de Colombia y América.

 

Me quedan pocos años, meses, días, horas, segundos de vida. Trabajo de sol a sol y no veo los frutos de un trabajo intenso de cuarenta años. Los burócratas, tan corruptos e ineptos como sus jefes, amarran los proyectos culturales para su beneficio. Y dicen que el MaReA y los contenidos de la ReVistaOjOs.com son pornográficos. Y cierran sus asquerosas y apestosas guaridas.

 

Y tengo ganas, como el maestro Eduardo Esparza, de no coleccionar ni mierda. Prefiero vivir los últimos segundos del calendario cósmico entregando mi líquido vivificante a las amantes en un happening con el amigo Fito, e invitar amigos y enemigos a presenciar la quema de los frutos de una vida de sacrificios, penurias y escasas dichas a nivel económico, a pesar del placer estético que me han proporcionado.

 

Y mientras llega la cita con la novia fiel sigo con mi investigación sobre La historia no autorizada del arte colombiano. Realidad con una importante carga subjetiva y profunda significación ética. Ténganse malparidos.

 

Para que compren toda la edición y no circule como han hecho con otras publicaciones, no autorizadas, que tratan de la vida y obra de empresarios y políticos corruptos y mafiosos.

 

Voy a comprar el seguro de vida.

 

Y recuerdo las palabras del maestro Francisco Gil Tovar. “Artista es quien realiza proyectos y logra concretarlos.” Y las del poeta Juan David quien manifestó que yo era más artista que muchos fantoches y farsantes que levitan como putas cortesanas. Y recuerdo a Marta Traba, Omar Rayo y Darío Ortiz Robledo, fundadores del Museo de Arte Moderno de Bogotá, el Museo Rayo de Roldanillo, y el Museo del Tolima. Y por supuesto, a mi tocayo  Fernando Botero, y las complicaciones burocráticas que tuvo para regalar parte de su obra y colección particular para el placer de una juventud desencantada.

 

Y sonrío pensando en una felación donde una ninfa se toma su teterado de líquido vivificante, se convulsiona como una epiléptica y llora de felicidad.

 

Y se viene el Festival de Artes de Cota donde tengo la oportunidad de colaborar, por invitación de los insólitos gemelos Camilo y Federico Gaitán Quintero, gestores y directores del Festival. Y colaboro con el prólogo y el Homenaje al maestro al Augusto Rivera Garcés, y  agradezco la complicidad de su hija Martha Lucía Rivera Jaramillo por la gentileza de autorizar la publicación de la obra y el préstamo de dos obras para la exhibición. Y doy las gracias a los maestros que aceptaron mi invitación: Fernando Maldonado, Andrés Alarcón, Eivar Moya, Demetrio Vasilescu, Jorge Serrano Sanmiguel, Octavio Mendoza, Diana Patricia Soto, Judith Vergara García y Antulín Tello.

 

A pesar de mi trayectoria en Locombia los méritos no se reconocen. No importa pues el arte y el arte erótico son mundos excitantes y tienen un poder que lo libera de cualquier dogmatismo.

 

La consigna es gozar y vivir en éxtasis para vivir felices y no morir por la patria manejada por bandidos.

 

El MaReA es autobiográfico, es la historia de mi vida, mi fuego personal y único. Cada obra tiene su historia y cada artista ha compartido momentos fugaces o eternos.

 

Y ya para terminar. La gran masa de artistas sirve al estado, usufructúa sus limosnas y se echan como perros domesticados mientras llega el amanecer para continuar con sus genuflexiones.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia