(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com    DICIEMBRE DE 2015

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

 

INTRODUCCIÓN PROFUNDA


Mi abuelita decía: Mijo, si hubiera aceite le haría huevos, pero como no hay huevos.

 

Hace muchos años visité a José Ignacio Roca en su oficina de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, le mostré el libro El Espíritu Erótico y le manifesté mi deseo de que me apoyara en el proyecto de fundar un museo de arte erótico. Me dijo, ex cáthedra, que cancelara el proyecto porque no tenía sentido, que era como hacer un museo del paisaje o el bodegón.

 

Como no había aceite ni huevos, si le hubiera hecho caso no existiría el Museo Arte Erótico Americano MaReA, el primero de América, que ya completa quince años y en su corta historia tiene en su colección obras de importantes artistas de renombre y de jóvenes que inician su periplo por el mundo del arte.

 

El MaReA es un espacio museístico no convencional, es una instalación permanente que expone su colección para el placer de los amantes estéticos.

 

En eso se diferencia de la mayoría de museos que no exponen su colección porque la tienen guardada en bodegas secretas para el placer de las cucarachas.

 

El MaReA ha realizado algunas exposiciones pero canceló esta opción pues una vez revisados los inventarios se pudo percibir que los ladrones disfrazados de amigos y visitantes se roban las obras de pequeño formato.

 

En su espacio hay un diálogo artístico entre las pinturas, esculturas, fotografías y videos de diferentes tendencias y variadas temáticas de importantes artistas colombianos y extranjeros.

 

El MaReA es un proceso surrealista y delirante que ha logrado plasmar el mundo de los sueños de la realidad mundana y erótica desde que la virgen se le apareció al fundador en 1987.

 

Reúne en su historia la belleza, la armonía y las maravillas de la sexualidad, el erotismo y los temas sagrados de la historia del arte.

 

Por tal razón no solo tiene obras que muestran los procesos eróticos, los cuerpos desnudos y los registros de las acciones sino también conserva y exhibe obras que tratan temas históricos de memoria y sociedad, paisaje, naturalezas muertas, objetos y vida real.

 

Y ha realizado importantes exposiciones, festivales y happenings en museos, universidades y espacios no convencionales, ha publicado sus investigaciones para informar, sensibilizar, desembrutecer y enseñar a aprender a desaprender lo aprendido en un país cuya historia ha sido cosida a punta de mentiras por una clase política insensible, corrupta, conductista y cínica cuya estrategia cultural está manipulada por farsantes disfrazados de intelectuales cuyas reflexiones se parecen mucho a las de los políticos y abogados sin ética que cuando abren la jeta expulsan grandes cantidades de popó; un ejército de apóstoles de la cultura que ha llevado el arte a la cumbre de la vergüenza y al elogio desbocado donde reina la mediocridad. Sin embargo, Ricardo Arcos-Palma, cuando era director del Museo de Arte de la Universidad Nacional, realizó la exposición Femenino- Masculino-Arte & Erotismo, un homenaje al MaReA, Jim Amaral y Ángel Loochkartt, profesor Emérito de la Universidad Nacional de Colombia.

 

Y algunos estúpidos todavía no sospechan nada.

 

Augusto Rivera fue mi primer maestro cuando tuve la oportunidad de inmiscuirme en el mundo de las artes plásticas y visuales. De él aprendí a no ser hipócrita, a mirar la realidad del arte con ojos atentos, y a mandar a la mierda todas las convenciones. Desde entonces me volví un escéptico que promulga a diestra y siniestra que los artistas deben liberarse de las cadenas que los oprimen y no deben permitir que los curadores, conservadores, comisarios, críticos y gestores culturales se conviertan en sus jefes conductistas.

 

Como soy un antihéroe puedo decir que el arte colombiano está contaminado por espíritus y personas demasiado desagradables como Beatriz González, José Ignacio Roca, Doris Salcedo, Antonio Caro, Miguel Ángel Rojas y Jaime Cerón, que como buen investigador y curador se apropió del eslogan de aprender a desaprender lo aprendido cuando presentó el texto curatorial en ARTBO 2014.

 

Y muchos se disfrazan de revolucionarios. Y uno de los grandes maestros colombianos, Alejandro Obregón, decía que era más peligroso un artista con un ladrillo que con una pintura.

 

Soy autónomo y libre frente a cualquier tipo de dependencia política, social y económica.

 

Y amo a Colombia, el país más bello donde habita la atrocidad, la discordia, la iniquidad, la mentira y la codicia. A veces me siento como Raskólnikov, desprecio todo lo que me rodea.

 

21 artistas comparten sus obras y su espíritu en este libro. No sé si sus testimonios son encantadores y asombran con su sabiduría o divierten con su picardía, pero ahí está su obra que habla por ellos y su mundo al que me permitieron ingresar con gran gentileza, generosidad, cariño y amistad. Este libro nació después de muchos dolores y varios intentos de aborto. Se prescindió de aquellos que se convirtieron en obstáculos y de quienes se sabía que no se podía confiar.

 

Con la complicidad del anti prologuista de este libro, el maestro Fernando Maldonado, publico la caricatura realizada al genial personaje que me dijo que cancelara el proyecto del MaReA.

 

Para inmortalizarlo.

 

Y como decía Dalí que había que repetir y repetir para desembrutecer a los cretinos, repito que el objetivo del MaReA es proteger, preservar, promocionar y estimular las expresiones del arte y del arte erótico, y que es un proceso artístico, un sistema comunicativo, un signo, en un contexto socio cultural caracterizado por la ignorancia y falta de sensibilidad hacia la expresión y la estética erótica, un fenómeno histórico y social que posee su propio lenguaje para una sintaxis propia, y es portador de significaciones y valores informativos que construyen su propia semántica, y ejerce influencias en un contexto social para dar ánimo a su pragmática.

 

El MaReA se inmiscuye en una dinámica social que altera y deconstruye esquemas de comportamiento artísticos, sociales y culturales, genera debates académicos, es una propuesta que muestra las prácticas culturales, estéticas y eróticas de los autores, no como una aproximación a la realidad sino como una aproximación a la realidad de ellos mismos como artistas.

 

El MaReA es una proyección fonética que representa una idea que da una nueva identidad a los museos. No es una idea absurda ni arbitraria. Es lógica. No hay nada por el estilo. Tergiversa el concepto de museos para dar nuevos significados. Su pragmática alfabetizadora, pedagógica, académica, integradora y desembrutecedora es un gesto que alcanza la categoría de provocación artística ante una sociedad dogmática y excluyente caracterizada por la falta de afecto.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia