(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com    NOVIEMBRE DE 2015

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

 

ESPERANZAS DE VIDA



La vida se compone de hechos muy imprevistos. Uno no sabe lo que le va a suceder en la siguiente hora. Puede recibir la visita de la única novia fiel que tenemos los humanos y que siempre nos acompaña hasta el último momento: la muerte, que no comparte a su amado con nadie.

 

Pensaba reunirme con el primo Andrés González Valderrama y su familia el próximo 13 de diciembre, con esa alegría que se siente cuando se quiere ver a parientes que viven en el extranjero, pero el peor asesino de la historia, el dios creador, se lo llevó al mundo donde ya no hay sueños. Menos mal que lo habíamos recordado con cariño en compañía de su hermano Juan Manuel y su sobrino Néstor Andrés, cuatro días antes de su partida. ¡Ah! señora muerte que se lleva todo lo bueno. Como hace 35 años abrazó a mi querido hermano Santiago, un bello muchacho y ser humano en la flor de sus veinte años quien estudiaba en la Universidad Militar.

 

La muerte es dolor y llanto.

 

Hace 18 meses vendí un lote, en Santa Verónica, a un ilustre costeño que no ha terminado de cubrir la deuda. Tengo en mi poder una letra firmada. Le dije a un amigo abogado que hablara con él y le recordara el vencimiento. Y el abogado me llamó y me dijo que el caballero lo había amenazado de muerte si realizaba alguna acción.

 

También me llamó y me dijo que él tenía sicarios en Bogotá que podrían ubicarme muy fácil y mandarme a la otra dimensión si realizaba alguna acción. Y le respondí que el señor Jorge 40 había sido condenado en Estados Unidos a 15 años de prisión. Y una amiga abogada me dijo que lo dejara así.

 

Por lo menos abonó el 75%, el otro 25% va a la cuenta de Pérdidas. Pero me salvé, pues el señor no es tan malo como otros señores que compraban tierras, pagaban en efectivo a los campesinos y cuando se dirigían felices a sus ranchos eran rematados por los muchachos al servicio de bandidos que sirven a felinos que descansan enfermos en clínicas de su propiedad.

 

Y llegan las vacaciones de diciembre, y me dedicaré a leer las Siete conversaciones con Adolfo Bioy Casares que sostuvo mi querido amigo y colaborador de la ReVista OjOs.com el gran escritor argentino Fernando Sorrentino, (Buenos Aires, 1942) realizadas en 1988 cuando Bioy andaba por los 74 años y mi tocayo por los 45.  http://www.fernandosorrentino.com.ar/obra_narrativa.html

 

Y también me dedicaré a leer el libro de ensayos, relatos, poemas y artes visuales Tras la huella de Sade, editado por el Artista Visual y Diseñador Gráfico Paco Rallo (Zaragoza, España, 1955), que estará en el mercado la primera quincena de noviembre y hace parte de la Colección XX La delicia del pecado. Tuve la oportunidad de participar como invitado junto con ensayistas y escritores españoles, y el amigo Pe de J Pauner, o Pedro Paunero, colaborador de la ReVista OjOs.com.

 

Dice Paco Rallo el editor: “Esta obra coral la conforman autores de diversas edades, tendencias y procedencias geográficas, unidos por una generalizada admiración hacia Sade. Comparten además el interés en aportar una visión pluridisciplinar, con vocación eminentemente integradora y, por ello, indudablemente enriquecedora, sobre este ilustre transgresor universal”.

 

En el libro de Paco Rallo hablo de mi periplo por el mundo del arte, es una especie de autobiografía sin egolatría con el objeto de aclarar y enfrentar algunos procesos sobre la realidad y mi visión del mundo.

 

Carlos Granes, columnista de El Espectador, en diciembre de 2014, escribió: “Octavio Paz dijo: Los libros no proponen modelos del ser humano y la sociedad sino diagnósticos de la forma en que pensamos, damos sentido a las cosas o creamos discursos sobre la historia o nosotros mismos”.

 

Ojalá que los críticos aprecien el espíritu del esfuerzo, sin ideas escolásticas ni opiniones conductistas, y que muestren su talento con originalidad respecto a mi manera personal de percibir y pensar la realidad desnuda preñada de amor y denuncia.

 

“No sé si tendrá usted talento, pero ciertamente me ha demostrado que no carece de inteligencia. Si tiene originalidad es necesario desarrollarla. Si no la tiene es necesario adquirirla”, le decía Gustave Flaubert a su discípulo y amigo Guy de Maupassant.

 

Espero que mi paso por este mundo no haya sido inútil ni el esfuerzo estéril.

 

El MaReA es un viaje a través del encanto de lo desconocido con todos los inconvenientes de los caminos inexplorados. Es un antídoto contra la presencia constante de la muerte que habita un país plagado de bárbaros supersticiosos. Es un espacio no convencional, un templo del arte y del placer, un espíritu magnético que atrae el encanto de los procesos eróticos donde erran los recuerdos de los amantes, es una instalación permanente, un delicioso manjar para los sentidos de los sibaritas cuyos perfumes irradian sensualidad y recuerdan las etapas de la mutua seducción donde se arrullan las palabras con el rocío del amor y la sonrisa en los labios.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia