(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com    JUNIO DE 2016

METAMORFOSIS DE UN MUERTO EN UN VAMPIRO

 

Llegó el impuesto predial y la carta de amenaza en la que expresan que si no  se cumple el plazo  indicado para su pago se   iniciará el proceso administrativo de cobro, con las implicaciones que este conlleva, como son: la práctica del embargo, el secuestro, el remate de los bienes, hasta obtener la recuperación del saldo de la deuda. . .

 

Y veo con sorpresa:

http://noticiasunolaredindependiente.com/2016/06/19/noticias/el-zar-de-la-chatarra-testigo-clave-en-el-lio-de-los-recobros-de-iva/

 

Y para las víctimas de la tercera edad que no tenemos ingresos, ni siquiera de una pensión de jubilación, lo único que queda es decirle a los popólíticos  que son unos hjps, mlprds.

 

Suben el avalúo catastral y cobran según el estrato sin considerar los ingresos de la víctima.

 

Como hacen con el Producto Interno Bruto cuando consideran como indicadores de producción en vez de pérdidas el deterioro de las selvas, bosques, páramos y  aguas.

 

Pero no hay caso porque los popólíticos son seres sin sensibilidad y en su gran mayoría son corruptos, y en alta proporción, asesinos de armas tomar.

 

Los ancianos maduros tenemos que pagar intereses de mora del 30% sin tener ingresos. Escasamente el dinero que se consigue sirve para comprar abonos para la huerta construida en  12 metros cúbicos de jardín, pagar los servicios y atender a las nínfulas.

 

Insisto, persisto y no desisto. Y llamo al Museo Nacional, el Museo de todos los colombianos, como dice el eslogan. Hablo con la atenta secretaria del dignísimo director y le informo que solicito una cita. Y me dice que envié una carta y explique los motivos.  Y hago caso, como buen sumiso.

 

Bogotá, enero 19 de 2016

 

Señora Ligia Mendoza

lmendoza@museonacional.gov.co

Bogotá.

 

Respetada doña Ligia.

 

Solicito a usted, gestione ante el señor director del Museo, don Daniel Méndez,  una audiencia con el maestro Ángel Loochkartt quien desea saludarlo y presentarle sus respetos.

 

Muchas gracias por su gentileza de escuchar mi deseo de realizar una curaduría para una exposición de arte erótico en el Museo  Nacional,  en 2017, que incluya obras de la colección del Museo Arte Erótico MaReA (el primero de América), y  obras de las colecciones de algunos museos colombianos y de coleccionistas privados.

 

Hablé el año pasado con algunos funcionarios del Museo y con la señora subdirectora quien me dijo que pasara la propuesta para estudio.

 

Es lógico que no pueda pasar la propuesta sin tener un acompañamiento del museo, sus curadores y funcionarios para que el proyecto llegue a un feliz término y sea una  muestra  contundente que aporte al conocimiento del arte erótico realizado en Colombia, en América y en la historia de la humanidad.

 

Y además sensibilizar y  socializar el erotismo como un tema del arte que plasma los procesos eróticos, la vida.

 

Esta muestra estará abierta a todas las disciplinas plásticas y visuales y se puede complementar con conferencias de importantes historiadores, investigadores, críticos, curadores, poetas y escritores, así como con charlas sobre Educación Sexual.

 

Mis Investigaciones sobre arte erótico las publiqué, por primera vez en el libro El Espíritu Erótico que realicé con el poeta Jotamario Arbeláez y con  Álvaro Chaves Mendoza http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/chavalva.htm quien escribió un certero ensayo sobre el erotismo precolombino. Este libro lo presenté en 1990, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá y tuve el apoyo de Gloria Zea y Eduardo Serrano. En este proyecto  me apoyaron los más importantes artistas colombianos como Débora Arango, Alejandro Obregón, Fernando Botero, Luis Caballero, Jim Amaral, Leonel Góngora, Álvaro Barrios, Ángel Loochkartt, y muchos otros.

 

Tuvo muy buena prensa y comentarios.

 

En 2013 publiqué la segunda versión de esta investigación donde incluí  nuevos artistas y obras donadas por importantes artistas colombianos y extranjeros.

 

El MaReA lo fundé en 2000, en el marco de la  I Bienal de Amor & Éxtasis que se realizó en Bogotá y tuvo el apoyo de la Alcaldía Mayor de Bogotá en cabeza del alcalde Enrique Peñalosa Camargo.

 

He realizado las siguientes exposiciones multidisciplinarias: Fiesta de Eros (2001), Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A., Bogotá; Tiempo de Amor & Erotismo en el Museo La Tertulia de Cali (2001-2002); Cuerpo Presente, Galería Emerio Darío Lunar de la Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela, (2002); MaReA en Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, Quito (2004); Cinco años del MaReA, en el  Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá MAC, teatros, casas de cultura y galerías, Bogotá (2005); City & Sex Feria de la Sexualidad, Bogotá (2006); Art & Eros Festival 2008, Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá MAC (2008); Corpus Eroticus Femenino / Masculino,  Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá (2010); Fragmentos del MaReA, Universidad Javeriana, Bogotá (2012); Los cuerpos desnudos, Bucaramanga, Centro Cultural El Solar 2012; CensurArte, Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, Espejo de agua, Bogotá; Los cuerpos sagrados, Red de Bibliotecas Públicas de Bogotá BIBLORED, Bibliotecas Julio Mario Santo Domingo y Virgilio Barco, Bogotá, 2012.

Como el Museo Nacional es el Museo de todos los colombianos, no deseo partir sin realizar este sueño que tengo desde 2015.

 

Cordialmente,

Fernando Guinard Valderrama

 C.C.  Nº 19.111.253 de Bogotá.

 

 Lógico, como buenos burócratas groseros e ineficientes no rebuznaron una respuesta.

 

Me encuentro en un laberinto, como Dédalo, que habita en un país donde vive Asterion, que no es otra cosa que la personificación de los burócratas de la cultura  que se alimentan de jóvenes y doncellas que interactúan en el laberinto cotidiano.

 

Me creo Teseo y vengo desde Las Pléyades a matar al minotauro. Ariadna, hija del rey Mimos se enamora de mí y decide ayudarme.

 

Soy paciente y sé esperar.

 

Mi tío Balthus se demoró cinco años (1968-1973) pintando La partida de Cartas, los mismos que va a cumplir La revista Ojos.com en septiembre de 2016. Se publicaron 52 ediciones cuyos contenidos se enviaron en PDF a nuestra lista de correos y se compartieron  en las redes sociales del MaReA.

 

Un amigo documentalista y cineasta, de visita en el MaReA,  me dice que desea realizar una exposición de Augusto Rivera  en el Museo La Tertulia de Cali, y que si le puedo recomendar una curadora. Le respondo que el curador indicado soy yo pues acabo de publicar el libro 21 Artistas Su Mundo, en honor del maestro, y le recuerdo que él fue colaborador en el proyecto editorial. Y me dice que eso no es posible porque yo causo mucha reticencia.

 

En lugar de ofenderme, su sincera respuesta me causó un placer genial, sensual. Ya estoy acostumbrado. Los burócratas, gestores culturales, algunos curadores, comentaristas, críticos e intelectuales brutos se marean con mis actitudes y procesos.

 

Recuerdo, hace muchos años, a un artista de San Andrés que me decía  que porque no tomaba un curso de glamur y comportamiento; y otra señora me decía que era un gamín de Chapinero; y otra que no me donaba obras de su hermano, que era un artista homosexual y de los mejores, porque el MaReA era un museo de homosexuales.

 

Pobrecita, delira más que yo.

 

Me alimento de raíces y no pido limosna. Mis delirios son de  un realismo social que se convierte en realismo literario con énfasis en los problemas que nos causan los insensibles montados en la teta burocrática.

 

Y a veces me siento más aburrido y solitario que los personajes que habitan las atmósferas de Edward Hooper, el pintor norteamericano que vivió  la depresión de los treinta.

 

Pero me excito cuando inhalo los aromas de las Venus del MaReA que me atrapan con embriaguez.

 

El objetivo del arte, según Joseph Beuys, es hacer a las personas libres, por lo tanto el arte es la ciencia de la libertad.

 

Y el estado de mi espíritu se alegra por las recompensas de los meritos y los castigos a los deméritos.

 

Quieren vencerme con el hambre, como a Rocío Boliver.

 

Una cosa es la realidad de la revista y otra las historias que se perciben en su atmósfera construida por una sarta de palabras e imágenes preñadas con los espíritus del erotismo y de la belleza.

 

Pareciera que fuera una insensata travesía en un país donde la supervivencia es tan difícil.

 

Y tuve la oportunidad de asistir a la exposición del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá MAC titulada  Lo bello y lo sublime 14 artistas chilenos. Un tal Ernesto Muñoz,  Secretario de Aica Internacional, Capítulo chileno,  escribió el  texto sobre los sentimientos de lo bello y lo sublime, citando a Kant. Mejor dicho, fusilándolo.

 

Y se leía en el catálogo: “El día es bello y la astucia es pequeña y bella. El día es bello y la noche sublime. Tiene varios niveles desde la melancolía al horror. Lo grande que es sublime, hasta lo bello que es pequeño. El entendimiento es sublime, el ingenio es bello, la audacia es sublime y grandiosa en esta construcción”.

 

Al leer estas palabras de Kant, usufructuadas sin pena y con alevosía,  me dieron ganas de conocer al señor secretario que estaba feliz, levitaba,  e intercambiaba palabras con los asistentes.

 

Buenos días, le dije. Me gustaría hablar con usted. Soy del Museo Arte Erótico Americano MaReA.

 

Y eso fue como mentarle la madre.  Y rebuzno: No me hable. Soy del Opus Dei.

 

Y recordé a Gilles Deleuze quien reflexionaba que tener una idea es como tener una fiesta. En pintura, novela, filosofía. Y que la filosofía no está hecha para reflexionar.

 

Y me encontré con el crítico de arte Eduardo Serrano y le conté que deseaba realizar una gran exposición de arte erótico en el Museo Nacional de Colombia, o en el Museo de Arte Moderno de Bogotá o en el Museo del Banco de la República.

 

Y me respondió que en el Museo Nacional sólo realizan exposiciones a los muertos; y que en el Museo de Arte Moderno de Bogotá la nueva administración es muy conceptual; y que en el Banco de la República, con Beatriz González, sí que menos. Y  que lo que el me aconsejaba que alquilara un gran galpón.

 

Y me abrí a la francesa.

 

A copular con la virgen.

 

En el Canal Capital vi la entrevista de Claudia Palacios a Claudia Hakim, la bella y simpática nueva directora  del Museo de Arte Moderno de Bogotá, MAMBO, quien también es artista. Manifestaba que el Museo, en cuya junta directiva están asentadas las más prestigiosas nalgas del país, estaba quebrado pues los ingresos por  entradas no superaban los doce millones de pesos que no alcanzaban ni para los sueldos. Y que había que gestionar para evitar su desaparición.

 

Y no pude entender como ese encanto de mujer  quería suspender la exposición ofrecida a Loochkartt por Gloria Zea.

 

Por fortuna todo se solucionó y el maestro Loochkartt mostrara su retrospectiva en el MAMBO.

 

Y para ayudar a la investigación curatorial, este es el enlace sobre el maestro publicado en la nueva plataforma de la ReVista OjOs.com: http://www.revistaojos.com/angel-loochkartt.html

 

Y entonces resolví visitar otros funcionarios de instituciones que realizan exposiciones.

 

Y asistí a las exposiciones de grafiteros realizadas por el curador Juan David Quintero en las sedes del Colombo Americano del Bulevar Niza y la Calle 19. Y me presento a doña Maricela Vélez, una bonita y simpática museóloga del Externado de Colombia, Coordinadora Cultural de la institución.

 

Y con el optimismo que me embarga a pesar de la reticencia que dicen que generan mis propuestas o mi presencia, me lancé de nuevo al agua, pedí cita, la concedió, muy amable la atención y percibí que lograría algún fruto.

 

Y escribí:

 

De: Fernando Guinard [mailto:fernando.guinard@gmail.com]

Enviado el: Wednesday, April 27, 2016 4:25 PM

Para: Maricela Vélez <mvelez@colombobogota.edu.co>

 

Asunto: Saludo y material inicial de la artista Carolina Vásquez

 

Maricela. Un cordial saludo. Muchas gracias por tu tiempo en la reunión de ayer. La calidez me causó una sensación agradable que alegra el espíritu. Adjunto a la presente el material inicial de la artista Carolina Vásquez Castellanos, para tu estudio. Son las imágenes del tema Game Over, y la hoja de vida, y el discurso que considero que hay que editar para quitar lo que sobra. Aunque las imágenes hablan por sí solas. En este enlace también puedes ver algunas imágenes y contenidos cuando fue artista invitada en nuestra revista. http://www.revistaojos.com/revistaojos47-artistainvitada-carolinavasquez.html

 

También te cuento que me gustaría aplicar para las curadurías de las exposiciones del año 2018. Una, sería Eros, con la participación de artistas que han trabajado el tema erótico en los procesos del MaReA. Multidimensional y multidisciplinaria. Otra sería Homenaje al artista Augusto Rivera Garcés, con la participación de los artistas incluidos en el libro y obra de algunas colecciones privadas.

 

Hay artistas muy importantes que, por esa situación de lo que podríamos llamar los carteles del arte en Colombia, considero que sería muy importante exponer su obra,  y son especialmente tres que están más allá del bien y del mal: Ángel Loochkartt, 83 años, profesor emérito de la Universidad Nacional de Colombia y representante excelso del expresionismo criollo y del erotismo como fuerza vital de la existencia; Jim Amaral, estadounidense californiano, de 83 años, escultor, dibujante y pintor de maravillosa factura; Diego Arango Ruiz, protagonista del Taller 4 Rojo quien se encuentra demasiado enfermo de cáncer, se está quedando ciego, tiene Alzheimer avanzado y sangra permanentemente por una herida que le dejó un médico sin una partícula sub atómica de ética. Ojalá que estén vivos. La emoción podría ayudar. También me gustaría postular para exposiciones de los artistas Rafael Dussan, dibujante de la altura de Luis Caballero y realizador de importantes muestras donde mezcla diferentes procedimientos; Filomeno Hernández, residente en Friburgo, Suiza, cuya  impronta es de un surrealismo que mezcla la exquisita factura y la imaginación desbordada; Eduardo Esparza,  pintor  e investigador importante de los procesos gráficos clásicos y contemporáneos; Fernando Maldonado, pintor, ilustrador, certero analista y maestro del arte y de la vida: un gran demiurgo.

 

Hay que pensar en el futuro, así sea incierto.

 

Un abrazo, y favor confirmar recibo.

 

27 de mayo de 2016

 

“Hola Fernando, disculpa mi tardía respuesta, tengo tantos correos acumulados que hasta ahora veo el tuyo. Tuve reunión con el comité y no me aprobaron las exposiciones. En este momento ya tengo el cronograma listo hasta el 2017, pues el comité tiene muy claro los proyectos que se desean y por el momento no están recibiendo más propuestas.

 

 Te mando un abrazo y mil gracias por pensar en nosotros”.

 

Maricela Velez <mvelez@colombobogota.edu.co>

 

Nos toca comer mierda, a toda hora, como la gente del Bronx, el San Bernardo y la mayoría de los colombianos.

 

Y  me quedó sonando la afirmación del maestro Eduardo Serrano que en el Museo Nacional sólo exponen a los muertos.

 

Y decidí morir, y como todas mis mentiras son con recibo, busqué en internet la fecha exacta de mi fallecimiento y la encontré.

 

Y la adjuntaré en nueva comunicación que enviaré a la vaca sagrada y cagada del Museo Nacional.

 

País extraño,  infierno donde vivir y subsistir se convierte en una realidad peligrosa y desagradable donde no hay justicia  pero sí una inoperante y criminal inequidad.

 

Y “dotores”  PHD que le hacen la guerra a la naturaleza y al medio ambiente; y siniestros funcionarios que extienden Licencias de Exploración Petrolera al por mayor, con alevosía  y desconocimiento de la realidad que se manifiesta en la tragedia ambiental.

 

Parezco un personaje de Dostoievski atrapado en situaciones de vida o muerte.

 

Y como inventé el concepto de El Espíritu Erótico y lo he ido regando como una simiente en el vientre, me invitan de otras ciudades colombianas y de otros países donde respetan mis ideas y procesos, y me largo a contagiar en esas geografías mis experiencias, observaciones, sueños y mis deseos apotropaicos de defensa para alejarme de los espíritus malignos que también habitan en la novela Resurrección de León Tolstoy, ese escritor aristócrata, rico, altanero, dominante y reacio a toda sumisión que creó personajes odiosos y modales poco atractivos.

 

No puedo cerrar la boca como si me han cerrado las puertas y las piernas los burócratas y algunas damas de la cultura.

 

Y sigan con sus insípidas y aburridas exposiciones donde solo muestran lo políticamente correcto.

 

Y dice el príncipe Nejlúdov: “Es preciso recordar incesantemente que el arte no es todo –le dice en otra ocasión a  Goldenveizer, que es un artista-. No eche nunca en olvido que, por encima de todo, lo importante es continuar siendo un hombre. En sus relaciones con los demás, trate usted de darles lo más posible y de tomarles lo menos que pueda”.

 

“Es mala la guerra y todas las coerciones y penalidades inherentes al estado. Hay que negarse al servicio militar y a la función del jurado en los tribunales, y no debe aceptar puesto alguno en la administración pública, ya que ello equivaldría a sostenerlo” 1.

 

Los malos instintos de vanidad y de dominio, y como monopolio individual, es la fuente principal del mal.

 

Y ya para no joder más transcribo algunas citas de la novela Resurrección escrita por mi tío León Tolstoy, nacido en 1828, y que me dieron la energía para resucitar y convertirme en un muerto viviente, un Drácula criollo, y continuar con el espíritu de la disipación.

 

Señores: ¡no necesito para nada vuestra admiración!

 

 “En vano, los hombres, amontonados por cientos de miles sobre un pequeño espacio de terreno, esterilizaron la tierra que los sustentaba, la cubrieron de piedra a fin de que nada pudiera germinar; en vano arrancaron hasta la última brizna de hierba; en vano saturaron el aire de carbono y de petróleo; en vano arrasaron los arboles y exterminaron a los pájaros y a las bestias”. . .

 

. . . “Es una cosa sabida que la vida militar pervierte por sí misma a los hombres, colocándolos en un estado de inercia completa, o por lo menos de ausencia de toda ocupación racional y útil y, librándolos de los deberes humanos, les impone un simulacro de honor del regimiento y de la bandera y les da un poder ilimitado sobre muchas personas, de una parte, y les obliga,  por otra a una sumisión de esclavos tan inútil como vergonzosa. Cuando la perversión general que crea la vida militar se une a la perversión que emana de la riqueza y de la proximidad de la familia del zar, como sucede a la Guardia imperial, la unión de esas dos perversiones origina un estado de ánimo que, con razón, puede llamarse una verdadera locura de egoísmo”. . .

 

. . . “Desde que Nejlúdov ingresó a la guardia, vivió sumido en la misma locura que el resto de sus compañeros. Su única ocupación consistía en ponerse un flamante uniforme, que otras manos cepillaban, colgar en la cintura una espada, que otros limpiaban, montar un fogoso caballo, que habían educado y preparado otros para él”. . .

 

“Morían los niños, las mujeres estaban rendidas por un trabajo superior a sus fuerzas y a todos, especialmente a los viejos, les faltaban alimentos. Y como a triste situación había llegado el pueblo de un modo lento e insensible, hasta el punto de no sentir todo su espantoso horror, los ricos creían que era aquella una condición natural y que así debía ser y no de otro modo”.

 

“Ahora,  veía claro, como la luz del día, que el principal motivo de la miseria que aquejaba al pueblo residía en que estaba desposeído de la tierra, única capaz de alimentarlos. Es evidente, por otra parte, que los niños mueren porque no tienen leche, y no tienen leche porque los campesinos no disponen de tierras donde puedan pastar sus ganados, recolectar el trigo, el heno; en una palabra,  que la causa principal, o al menos la inmediata de la miseria de los campesinos, reside en la tierra, su única fuente de riqueza, que no pertenece a ellos sino a aquellos que se aprovechan de sus propiedades territoriales para vivir del trabajo de los demás”.

 

Recordaba la teoría de Henry George y el entusiasmo que había profesado en otro tiempo por ellas. . .

 

“La tierra no debe ser objeto de propiedad particular, ni un objeto de compra y venta, lo mismo que el agua, el aire, y la luz del sol. Todos los seres humanos tienen sobre la tierra y sobre lo que ella produce, un derecho igual”.

 

“Toutes les jolies femmes de la ville vous attendent, hereux gaillard”. Todas las mujeres bonitas de la ciudad te aguardan, afortunado galán.

 

“Au revoir, mon cher”. Hasta pronto querido.

 

Eso se llama despedirse a la francesa. O a la zulú.

 

 

1. Grandes Novelas de la Literatura Universal. Tomo 30. Resurrección. León Tolstoy. Traducción de José Goñi. W.M Jackson INC Editores. Buenos Aires. Cuarta edición, 1958.

 

Fernando Guinard, Iván Chacón

Fernando Guinard  Fotomontaje de Iván Chacón

 

VOLVER A CONFESIONES                                         VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia