(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com      DICIEMBRE DE 2011

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

 

SOY UN CAZADOR DE ESPÍRITUS FINOS

 

Soy  un descubridor y encantador de tesoros.

 

Soy un trueno que acaricia a las Venus que llegan a mi espíritu para fornicar hasta el amanecer con furores cómplices.

 

Soy consciente de la magnitud de mis proyectos, tengo experiencia,  y le mamo gallo a las  solemnidades. Sano mis heridas cuando rompo el  silencio.

 

Mi trabajo es un canto al arte, al erotismo, al arte erótico, a la mujer, a la poesía, a la libertad, al desorden y a la locura.

 

Y quienes me han abandonado dicen que estoy loco. Y esa es mi gran pena.

 

La locura navega por nosotros mismos, es personal, secreta y se opone a las coartadas que quieren introducirnos en mundos aburridores y predecibles. Se integra con la poesía cuando desgarra los misterios del espíritu. Herencia y heredad de Antonin Artaud, Alejandra Pizarnik y Raúl Gómez Jattin.

 

“Ven sagrada locura y llévame al reino de la fantasía”, decía Foucault.

 

“El loco sólo piensa a relámpagos”, decía Gonzalo Arango.

 

En el intermedio de cada revista nazco, muero y resucito.

 

¿Seré tan estúpido de no darme cuenta de las obviedades que atormentan mi Inteligencia?

 

Es como si quisiera darle la mano a un paralítico, a un fantasma, o a un monstruo que en recompensa sólo desea cortarme en dos.

 

No soy novelista porque no tengo la paciencia para trabajar varios años para recibir una moneda que nunca me van a dar; no soy periodista porque me marcó la frase de Dalí que dice: “los periodistas son tan brutos que tienen que escribir en periódicos y revistas”.

 

Soy un poeta porque en este país, como dice el Monje Loco, “quien no se cree poeta se cree importante”.

 

Limpio las llagas purulentas que brotan de los espíritus malignos.

 

Me lavo las manos antes de orinar para poder acariciar con pulcritud a mi mejor amigo y sembrar en mis amantes locas la simiente de un monstruo que me va a devorar con odio y sin sentimentalismos.

 

De Epifanio Mejía decían que estaba loco por alucinar con una musa que le colaboraba en sus poemas.

 

Qué dirán de San Fernando Guinard a quien se lo llevó una extraterrestre loca de atar hacia las Pléyades y a quien se le apareció la virgen con los ojos rojos, trabada y ebria, y le ordenó que construyera dos obras que mostraran el lado bueno de los colombianos que viven en una sociedad ignorante, supersticiosa e insensible caracterizada por la falta de afecto hacia las sensaciones libertarias y estéticas.

 

Y logró cumplir las órdenes divinas con la publicación de dos Espíritus Eróticos. El segundo está a punto de parir.  Y fundó el primer Museo de Arte Erótico Americano MaReA y, le encimó la ReVista OjOs.com.

 

Y amó, con palabras desnudas, los espíritus contemporáneos de mujeres de tristezas infinitas.

 

La melancolía es presagio y sinónimo de espíritus ciclotímicos, aislados, paranoides y autistas que no aman a los protagonistas de mundos paralelos hechizados por sirenas.

 

Las pasiones humanas mandan a la mierda sueños y realidades imposibles. Se impregnan de locura y se preguntan por qué uno siempre está en un lugar y un momento equivocado.

 

Realizo happenings desnudos donde los contertulios expresan sus resortes íntimos. No son fiestas en que la gente debe ir vestida de blanco para ensuciar las falsas ideas. Como las del pastor norteamericano acosador de mujeres dependientes que sugirió construir, en la frontera con México, una valla electrificada para tostar a los inmigrantes ilegales que desean ingresar al país de las libertades. Y si por suerte lograran sobrevivir a las descargas eléctricas y traspasar las vallas, los esperarían fosos plagados de cocodrilos hambrientos con las jetas abiertas.

 

En Colombia dos culibajitos llevaron las riendas del poder. ¡Y se las sabían todas! Nada ni nadie escapaba a sus ojos avisores y represivos y flotaba en la atmósfera un olor nauseabundo.

 

Y uno sugirió electrocutar con bajo voltaje a los muchachos que se rebelaron contra una reforma educativa que sólo beneficiaba a los jefes de las bandas criminales de la educación.

 

Ver video en:

 

http://co.noticias.yahoo.com/francisco-santos-propone-innovar-en-armas-no-letales-para-reprimir-manifestaciones-sociales.html

 

Y decía muy orondo el estúpido que cuando los muchachos cayeran, los policías, después de tumbarlos, los recogerían con afecto para llevarlos a sitios seguros donde no les pasaría nada.

 

¡Auxilio! ¡Socorro!

 

La política es tan corrupta que logró infiltrar al narcotráfico y al paramilitarismo.

 

Los Santos tienen la Revista Jetas, o Bocas, donde ellos mismos responden a sus periodistas subalternos.

 

Los imitadores mediocres tienen su revista Yo me llamo, y los grandes hombres y sus propagandistas tienen su programa dominical con muñecos manejados por ventrílocuos que exaltan sus estupideces. Se apoderan de la opinión y de los espíritus débiles, engullen sus esperanzas y los destrozan entre sus tres estómagos.

 

¡Auxilio! ¡Socorro!

 

Todavía creo en el amor.

 

Quiero mirar a Xugamuxi, quiero amar sin recibir estocadas en mi ternura.

 

Cuando miro a las brujas y sus miradas rudas y necias, me siento como una boca con grandes tetas para ordeñar.

 

Soy como Chabela Vargas, siempre he vivido sin dinero pero sin yugos.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia