(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com     NOVIEMBRE DE 2011

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

 

PESADILLAS REALES

 

Hoy, princesa intergaláctica, que no te encuentro entre mis nebulosas, quisiera saber si todavía me podrías llevar hasta las Pléyades montado en tu grupa de hembra hechicera para ver estrellas que aún  titilan pero ya están muertas.

 

De todo hay en la nave de los locos que viaja sin rumbo hacia la incertidumbre.

 

Todavía inundas mí espíritu con manjares exquisitos a pesar de mi locura.

 

Relámpagos de odio que quiero se petrifiquen en un abrazo hacia el hastío.

 

Mi poeta preferido de todos los tiempos, Raúl Gómez Jattin, me despierta cuando tengo pesadillas tormentosas, tan reales como el dinosaurio de Monterroso que siempre está al acecho para cuidar las desviaciones de la razón.

 

Casi Obsceno

 

Si quisieras oír lo que me digo en la almohada

el rubor de tu rostro sería la recompensa

Son palabras tan íntimas como mi propia carne

que padece el dolor de tu implacable recuerdo

 

Te cuento ¿Sí? ¿No te vengarás un día? Me digo:

Besaría esa boca lentamente hasta volverla roja

Y en tu sexo el milagro de una mano que baja

en el momento más inesperado y como por azar

lo toca con ese fervor que inspira lo sagrado

 

No soy malvado trato de enamorarte

intento ser sincero con lo enfermo que estoy

y entrar en el maleficio de tu cuerpo

como un río que teme al mar,

pero siempre muere en él.

 

Thomas Mann decía que el arte es moral en la medida en que despierta a las personas. Pero ¿qué pasa cuando ocurre lo contrario: cuando anestesia, adormece y obstaculiza la actividad y el progreso?

 

En este proceso de reconocimiento hay una sintonía que puede permanecer hasta el colapso de los espíritus atormentados.

 

Necesito el premio Nobel del erotismo para construir el museo más bello y loco de todos los tiempos, donde se respire amor, paz, libertad y  desorden.

 

Sé esperar y espero con calma los frutos de mi trabajo de 40 años de  sensibilización y desembrutecimiento a una sociedad dogmática, supersticiosa e insensible que todavía esclaviza a los infelices.

 

Tengo el carisma para mover montañas y generar optimismo.

 

Sólo el verdadero artista sabe la forma de apartarse de las reglas sin perder sentido y romperlas de manera  talentosa. Las normas convencionales son un conjunto de hábitos, pero una obra capital es producto de la  sobrepujanza aplastante del genio.

 

Las normas convencionales son  transpiración; el arte, inspiración; las  primeras son previsibles pero la  grandeza del genio es impredecible. Las formas convencionales son herencia de la tradición, en tanto que la invención y la innovación son el sello del progreso.

 

El Premio Nobel se lo dieron al poeta sueco Tomas Tranströmer, nacido el 15 de abril de 1931. Ve el mundo desde la perspectiva de un ave en vuelo que llegó hasta la locura y logró evadirla.

 

Dice mi compañero de soledad Andrés Boulton:

 

¿Misericordia?

 

No existe.

 

Tampoco caridad y humildad.

 

Solo interés. ¡Ah egoísmo, regente de corazones, no esclavices más al mundo!

 

El éxtasis desconcentra a la mediocridad, al hastío, a la monotonía.

 

No hay imaginación y esto es bien triste. Si hablamos con el  populacho estamos condenados a fracasar  estruendosamente.

 

Ah la mala suerte de ser distinto, de ser anormal.

 

Dicen que no hablé en primera persona, que no hablé de mí mismo, que no me haga notar. Que no hablé el Yo.

 

Me dirijo a monstruos que saben lo que significa crear en medio de melancolías y  desesperaciones de mis recreos solitarios.

 

Si para escribir, pintar, amar y producir hay que besar a los murciélagos y compartir el insomnio en noches oscuras, nunca hay que dar la espalda a las Pléyades, no pierdo la esperanza.

 

“Si la humanidad se autodestruye y el planeta colapsa antes de los largos plazos establecidos por el azar, los dioses y los profetas, ningún astro ni galaxia en el universo se dará por enterado y tampoco habrá sucedido nada” dice Fernando Maldonado.

 

 Y Enma Lazarus: “Venid a mí multitudes cansadas, pobres, con anhelo de respirar en libertad”.

 

Las clases altas y los norteamericanos tienen su corte en la nueva clase media de América Latina integrada por  ejecutivos eficientes que incrementan sus ingresos con fórmulas explotadoras,  técnicos que incrementan la  productividad y burócratas que se roban los dineros públicos.

 

Es un progreso apócrifo sin justicia  social.

 

Por eso, de ahora en adelante, con mi amigo Einstein también digo: “quiero  enseñar y que perciban mis enseñanzas  como un valioso regalo y no como una dura tarea, aquí está la diferencia de lo trascendente”.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia