(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com     SEPTIEMBRE  DE 2012

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

 

EL MaReA Y LA DICHA DE EXISTIR

 

"El proyecto del Museo Arte Erótico Americano MaReA no tiene sentido. Sería como hacer un museo del paisaje o del bodegón. Cancele ese proyecto. No tiene sentido".

José Ignacio Roca. Burócrata visionario de La Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República. Bogotá, 1999.

 

Me da risa cuando me relacionan con desconocidos y los relacionistas no saben cómo presentarme.

 

Quizá el erotismo es el arma más eficaz inventada por el hombre contra el miedo, contra la muerte, contra el desamor, contra el aburrimiento, contra los falsos principios y las represiones, y para muchos el único y fascinante juego que puede derrotar la generalizada violencia que sacude al país.

 

El MaReA es el primer Museo de Arte Erótico que se funda en América y no tiene ánimo de lucro.

 

Su objetivo es proteger, preservar, promocionar y estimular las expresiones del arte y del arte erótico.

 

El MaReA es un proceso surrealista y delirante que ha logrado plasmar el mundo de los sueños en una realidad.

 

Es un viaje a través de la encantadora inquietud de lo desconocido con todos los inconvenientes de los caminos inexplorados.

 

Es un antídoto contra la presencia constante de la muerte que habita un país plagado de bárbaros supersticiosos.

 

Es un espacio museístico no convencional, un templo del arte y del placer, un monstruo sagrado, un espíritu magnético que atrae el encanto de los procesos eróticos donde erran los recuerdos de los amantes estéticos.

 

Es una instalación permanente de una colección que es un delicioso manjar para los sentidos de los sibaritas cuyos perfumes irradian sensualidad y recuerdan las etapas de la mutua seducción donde se arrullan las palabras con el rocío del amor y la sonrisa en los labios.

 

El MaReA es un proceso artístico, un sistema comunicativo, un signo, en un contexto socio cultural caracterizado por la ignorancia y falta de sensibilidad hacia la expresión y la estética erótica; es un fenómeno histórico y social, posee su propio lenguaje para una sintaxis propia, es portador de significaciones y valores informativos para construir su propia semántica; y ejerce influencias en un contexto social para dar ánimo a su pragmática.

 

El MaReA se inmiscuye en una dinámica social que altera y deconstruye esquemas de comportamiento artísticos, sociales y culturales; genera debates académicos; es una propuesta que muestra las prácticas culturales, estéticas y eróticas de los autores, no como una aproximación a la realidad sino como una aproximación a la realidad de ellos mismos como artistas.

 

El MaReA es una proyección fonética que representa una idea que da una nueva identidad a los museos. No es una idea absurda ni arbitraria. Es lógica. No hay nada por el estilo. Tergiversa el concepto de museos para darle nuevos significados.

 

El MaReA realiza exposiciones e intervenciones en espacios con imágenes reconocibles de objetos artísticos y conceptos teóricos relacionados con el Espíritu Erótico. Su pragmática alfabetizadora, pedagógica, académica, integradora y desembrutecedora es un gesto que alcanza la categoría de provocación artística ante una sociedad dogmática y excluyente caracterizada por la falta de afecto.

 

Las exposiciones del MaReA muestran obras de pintura, escultura, dibujo, gráfica y fotografía, realizadas con instrumentos tradicionales, y obras de fotografía digital, video, instalación y performancia. Obras producidas como objetos estéticos y procesos mentales.

 

Los happenings, intervenciones y exposiciones del MaReA son eventos culturales que son noticia por sí mismos, se convierten en grandes eventos cuando museos, galerías, bibliotecas públicas, universidades, centros culturales y espacios alternativos ceden sus instalaciones para intervenirlos y dictar conferencias relacionadas con el arte, el erotismo, la sexualidad y la pornografía, como parte de su labor alfabetizadora, pedagógica y académica.

 

Los happenings son una expresión artística que se identifica con la apropiación más directa y completa de la experiencia humana en el campo de la imagen del Espíritu Erótico con un poco de fabulación y locura.

 

Toda persona presente en un happening del MaReA participa en él con su espíritu erótico y su voltaje de acuerdo a su concepción del mundo, del erotismo y del arte, con sus fortalezas y debilidades expresivas, conceptuales y formales.

 

Las personas que participan en las actividades del Museo Arte Erótico Americano MaReA son aristócratas del arte erótico, gente muy especial con la que se puede compartir el erotismo estético, seres que brillan con luz propia en medio de una atmósfera de falsedad y corrupción de los espíritus.

 

Hay curadores, museólogos, críticos, galeristas, anorgásmicas, hipoactivos, brujas y mujeres dobles que son para las meras vergüenzas, tercos como mulas, limitados, poco visionarios, dogmáticos, conductistas, que repiten como guacamayas que, según las reglas del ICOM, el MaReA no es un museo porque no tiene sede propia.

 

Nuestro portal www.museoarteeroticoamnericano.org  ha sido visitado por más de dos millones de personas de muchos países, cifras que superan con creces el número de visitas que reciben muchos de los museos del ICOM en sus sedes reales y espaciosas.

 

Los contenidos del MaReA son reproducidos en cientos de sitios web y blogs, han sido consultados y estudiados por miles de investigadores, estudiantes y amantes de la estética.

 

El MaReA y sus seguidores realizan investigaciones sobre el arte, el erotismo, el arte erótico y la sexualidad.

 

El MaReA edita y publica sus investigaciones, es cómplice de aquellos que han aprendido a desaprender lo aprendido y han liberado sus mentes de doctrinas y verdades mentirosas, es pluralista, tolera y confronta ideas propias y ajenas, goza, ríe, desafía, provoca, contextualiza, descontextualiza; colabora en la educación sexual de una muchachada perdida en su propia ignorancia con material y enlaces a Profamilia; aconseja a las anorgásmicas y a los ignorantes en el placer de la sexualidad con su enlace al Diván Rojo, creado por la bella, sensual e inteligente psicóloga Alejandra Quintero.

 

El MaReA dicta conferencias y talleres de arte, erotismo, arte erótico, mismidad, realiza exposiciones reales y temporales en museos, galerías, teatros, universidades, bibliotecas públicas, centros culturales y espacios no convencionales; es el pionero en realizar happenings eróticos con la complicidad de la estética; realiza exposiciones virtuales y “temporales” de artistas consagrados, de artistas que se encuentran en el desarrollo de sus procesos expresivos, realiza muestras de artistas que han acabado de romper el cascarón, expone tesis de grado de artistas plásticos y visuales, exposiciones que duran hasta que el planeta colapse; realiza homenajes,  en vida, a los artistas que considera merecedores de la exaltación; dicta talleres y conferencias; realiza foros.

 

Y algunos torpes no sospechan nada.

 

Mientras más quieren apartar al MaReA de su camino pionero y destruir sus sueños, mientras más quieren que sus gestores se conviertan en burócratas ineptos, mientras más desean que se arrodillen como súbditos obedientes y manipulables, y mientras más quieran inocular su aburrimiento y su rigidez mental, los que dirigimos y apoyamos este proceso nos sentimos médiums para que los ignorantes puedan acceder a nuestras voces y a los signos que ellas entrañan, para que perciban fenómenos que ni siquiera han imaginado.

 

Todos los hombres somos artistas, en teoría. Hay algunos que no los mueve ni un terremoto.

 

Hay personas que convierten su propia vida en una obra de arte. El arte se torna entonces en una fiesta para los sentidos. Cada quien deja de ser un espectador admirador de objetos artísticos, convencional, respetuoso y silencioso, y se convierte en una fiera que se enfrenta a su propia realidad, de frente, con la esperanza de trascender durante el último segundo del calendario cósmico.

 

Los investigadores y enciclopedistas de la historia del arte atribuyen la paternidad del happening al norteamericano Allan Kaprow, encuentran influencias del futurismo, del dadaísmo, del assemblage, del environment, y del teatro por su cercanía con la performancia. También han atribuido influencias sobre los artistas Pop, los conceptuales, y los del Body Art; hermandad con el Fluxus, y familiaridad con el arte “povera” y con las tendencias subsiguientes.

 

En Colombia, y a partir del concepto del espíritu erótico, el happening se ha transformado en un arte de comportamiento que rompe con los esquemas morales, sociales y embrutecedores. Ha sido desarrollado por artistas que han participado en los happenings del MaReA y en los diferentes espacios que promueven estas manifestaciones.

 

El happening no es para estructuralistas, es para artistas que no se toman muy en serio el mundo convencional del arte, es para los que les gusta el desorden, el ruido de la vida, el juego, para aquellos que les gusta expresarse en el lugar equivocado, en el momento preciso.

 

En la historia de la humanidad se han realizado muchas acciones, dirigidas o espontáneas, en las que ha participado el público. En el circo romano los espectadores gozaban los combates que realizaban los gladiadores (las estrellas), e interactuaban en la fiesta cuando aprobaban o desaprobaban la muerte del vencido.

 

En los bacanales mitológicos de la cultura muisca, gestados por Chía, la diosa de la rumba, los indios e indias interactuaban como protagonistas de sus desvaríos mientras llegaba la tragedia gestada por el dios dogmático que inundaba la sabana de Bogotá y los condenaba a morir ahogados por el sólo hecho de vivir.

 

En el happening contestatario que realizaron los alumnos de la Universidad Nacional de Bogotá, en la década del sesenta, cuando las pinturas violentas y sexuales del pintor Carlos Granada fueron descolgadas de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá por perturbar la moral pública, los estudiantes y los policías se convirtieron en los protagonistas de la escena cuando aquellos recibieron en sus jóvenes humanidades golpes de bolillo por parte de los defensores armados de la moral pública.

 

En las fiestas del Club Social y Cultural Flores Frescas, un famoso burdel del occidente colombiano, visitado por personalidades de la política, la religión y la cultura, veinte preciosas muchachitas (las estrellas) interactuaban con objetos sexuales (obras de arte) en sus danzas plagadas de espíritu pornográfico.

 

Los visitantes de este famoso club social, al inicio de la interacción, se comportaban como espectadores extasiados y pasivos, observaban a las muchachas en todo su esplendor, las seducían con dinero, y en privado, se convertían en happeners salvajes que las cabalgaban hasta quedar exhaustas, ante la mirada cómplice de las pinturas de los artistas caleños que decoraban las paredes del afamado centro cultural.

 

En los desfiles de la diversidad que se realizan cada año en la ciudad de Bogotá, homosexuales masculinos y femeninos, bisexuales y transexuales son los artistas protagonistas del carnaval. Los espectadores interactúan con ellos, intercambian miradas coquetas, se disparan las cámaras fotográficas que captan su mismidad, la teatralidad de sus gestos y la sensualidad de sus cuerpos.

 

Jeff Koons, el ex esposo de Ilona Staller, la Cicciolina, la reina de la sicalipsis parlamentaria, decía que ella era una verdadera artista, pues en lugar de trabajar con pinceles, carboncillos, espátulas, objetos y conceptos, trabajaba con sus genitales e interactuaba con bellos y bien dotados actores a quienes les exprimía hasta la última gota de placer.

 

Por eso es que todos somos artistas.

 

Ya tengo muchos años y todavía no estoy cansado porque tengo el espíritu erótico a cuestas y tal vez nunca desarrolle un tumor prostático pues mis constantes eyaculaciones limpian los conductos seminales y evitan la acumulación de carcinógenos.

 

Como Ilona Staller, la Cicciolina, soy una persona muy tierna pero me apestan los dictadores, los censuradores, los adoradores de la rentabilidad, los asesinos, los insensibles y las brujas terribles que no tienen orgasmos sino torcidas de jeta ante un miembro de carne que podría escarbar sus entrañas y enloquecerlas de dicha.

 

He sido censurado con mis proyectos de contenido artístico por policías de diferentes dogmas cristianos, ortodoxos y demás verborreas que se expanden en los espíritus ignorantes de la masa indolente e indigna.

 

Las Venus del MaReA con todos sus atributos espirituales, creativos, eróticos y humorísticos me irradian energías extrañas y placenteras que excitan mi espíritu erótico para llegar a la sublimidad de los éxtasis. Ellas me ayudan a persistir e insistir en esta lucha dispareja contra los estúpidos que invaden la atmósfera con su aire contaminado de poluciones éticas y vivenciales.

 

Me gustan los seres con sentido del humor y con visiones pioneras que inmortalizan el espíritu de sus pueblos y sus interioridades cotidianas e imaginarias y se oponen a las mentes envidiosas y primitivas.

 

Me gusta el humor del soltero Misti de Guy de Maupassant que dice: Tengo la debilidad de querer a los maridos de mis amantes. Y hasta confieso que ciertos esposos ordinarios o groseros me quitan  las ganas de sus mujeres por encantadoras que sean. Pero cuando el marido tiene ingenio y encanto, infaliblemente me enamoro de ella como un loco y tengo buen cuidado, si rompo con la mujer, de no romper con el esposo. Así he conseguido mis mejores amigos; y de esa manera he comprobado, innumerables veces, la superioridad del macho sobre la hembra, en la raza humana.

 

El erotismo es para intelectuales con sensibilidad y cerebro. La sexualidad es para bestias descerebradas cuya animalidad extirpa la seducción y la ternura.

 

Dejar el espíritu erótico a los extremistas, a los insensibles y a los estúpidos es como darle armas a los sicarios.

 

El erotismo es la metáfora del sexo dice Octavio Paz.

 

Según el checo Ian Mukarovsky, solo el predominio de la función estética asegura la pertenencia de los objetos o los fenómenos al dominio estético que denominamos erotismo.

 

Este predominio jamás es estable; puede cambiar de valor, confundirse con la norma estética existente y ya no ser percibido como dominante: otras funciones (prácticas o instrumentales) pueden entonces prevalecer, y el objeto o el fenómeno pierde provisoriamente su función estética.

 

La gran masa de artistas sirve al estado, usufructúa sus limosnas y se echan como perros domesticados a dormir su éxtasis mientras llega el amanecer para continuar con sus posiciones genuflexas.

 

Vivimos en un mundo de contrastes increíbles. Los burócratas ineptos  llenan sus barrigas con centollas y langostinos que se transforman en mierda que expulsan por el culo y por la jeta.

 

Los verdaderos artistas están escuálidos pero libres, ríen de las torcidas de jetas de las señoras que manejan la cultura.

 

La mitad de la humanidad muere por sobredosis de manteca y la otra mitad por hambre.

 

Y a las guacamayas se olvidaron que el gran Marcel decía que el erotismo es la única fuerza de validez universal.

 

El método más seguro para ser pobre es ser una persona franca, decía Napoleón.

 

El artista es quien inventa proyectos, quien hace cosas y rompe esquemas.

 

Trasmito esperanza, vivo en constante resistencia, no impongo barreras ni a mis pensamientos ni a mis caricias.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia