(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

ARTISTAS INVITADOS /  EDUARDO ESPARZA

 ReVista OjOs.com    SEPTIEMBRE DE 2016

EDUARDO ESPARZA

 

Su estudio está situado en el municipio cundinamarqués de Tabio, cerca del cerro de Juaica, en cuyas entrañas se encuentra una guarida de misteriosos viajeros intergalácticos.

 

Desde niño ha tenido una novia fiel: la pintura. Por amor a ella, después de cursar cuatro semestres, abandonó la Agronomía y se fue a estudiar Bellas Artes a la Universidad del Tolima en Ibagué, que por la época no escapó al proceso revolucionario y fue cerrada por las directivas que no tenían la certeza de que universidad es sinónimo de universalidad y que el arte, como el amor, se caracterizan por la libertad de expresión.

 

Eran los tiempos del gran movimiento estudiantil cuando la muchachada tenía una gran conciencia política y social y pertenecía a movimientos de izquierda como la Juventud Comunista, de tendencia leninista; el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario MOIR, y la Juventud Patriótica (JUPA), de tendencia maoísta.

 

Solicitó traslado a la Escuela Departamental de Arte y Cultura de Cali. Allí también encontró aridez en el entorno y resistió un semestre, a pesar de que uno de sus maestros fue Carlos Correa quien les dictaba una clase semanal en su estudio en compañía de la pintura La Anunciación y sus grabados de contenido político y social.

 

Pensaba que la responsabilidad del pintor consistía en realizar un arte comprometido. Pintó la tortura, la violencia, el llanto, la corrupción de la clase política y la agresividad del imperialismo.

 

Con el transcurrir de los años descubrió que esa temática era una carga muy pesada y se despojó de esa responsabilidad. Sin embargo, respeta a los artistas que tomaron como opción el compromiso político, pero le parecen soñadores de utopías en un país donde la política es un cáncer que carcome y no vale la pena dedicar más años de la vida a una enfermedad terminal.

 

Predica a diestra y siniestra la estupidez de estudiar en academias de arte convencionales por el enfoque simplista, la pobreza conceptual y el ánimo de lucro que las invade. Defiende el aprendizaje en los talleres de artistas que diseccionen sin temor, ni timidez, el cadáver del arte.

 

En las artes gráficas, y especialmente en la serigrafía, ha descubierto los misterios del proceso creativo y ha realizado un aporte significativo al medio artístico. En la Corporación Prográfica de Cali, fundada y dirigida por el dibujante y serígrafo Pedro Alcántara Herrán, dio sus primeros pasos en el misterioso mundo de la gráfica.

 

Luego, en Bogotá, en el Taller Arte Dos Gráfico, en compañía de Carlos Alberto Calvo y Jaime Valencia, realizaron los primeros ensayos con el latex para la fijación de los positivos en las sedas serigráficas.

 

En el Taller Experimental de Gráfica de La Habana, que visitó por primera vez en 1995, tuvo la oportunidad de trabajar, durante dos meses, y descubrió la colografía, una nueva técnica que trabajaban los cubanos con gran genialidad y que consiste en recortar cartones con diferentes formas que se impregnan con una pasta en la que se dibuja la escena con gran variedad de texturas, se elabora la matriz que luego se pinta y se imprime como cualquier grabado. Como se pueden utilizar innumerables materiales, es una técnica muy recomendada para iniciar a los niños en el increíble viaje por el mundo de la gráfica y el collage.

 

Respeta a Luis Caballero, Alejandro Obregón, Fernando Botero, Carlos Granada, Augusto Rendón, Ángel Loochkartt, Leonel Góngora y Pedro Alcántara Herrán, y a sus compañeros de generación, Armando Martínez, Walter Tello y José del Carmen Hernández.

 

No trabaja sobre una superficie blanca, necesita manchar las telas para que aparezcan las formas. Es una etapa gestual en la que plantea la composición de la escena pictórica, y en la etapa contemplativa vislumbra en la mente la obra. Con el procedimiento del esgrafiado, un frotamiento con cuchilla, esponjilla, lija y plumilla, extrae la luz prisionera en la materia.

 

En 2014, en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación de Bogotá, expuso la serie Los visibles, compuesta por pinturas, serigrafías, colografías y aguafuertes, obras monocromáticas del color de la muerte, el negro, una contribución de inconformidad con imágenes y palabras para no sucumbir ante las circunstancias de la memoria colectiva cosida a punta de mentiras.

 

Es una muestra delirante de la eterna y anónima realidad de seres que habitan cementerios secretos. No es un listado de muertos en hechos violentos, es una investigación y creación gráfica con profundos contenidos que a manera de crónica construye imaginarios de épocas que se convierten en conciencia de la nación por una necesidad imprescindible de plasmar y sembrar memoria colectiva de las víctimas de la barbarie que se vuelven visibles por el espíritu del artista solidario que crea pensamiento, que reflexiona, cuestiona, denuncia y visualiza.

 

El despotismo ilustrado de los reyes de la Casa de Borbón fue una maquinaria burocrática desalmada que se convirtió en una factoría productiva de utilidades que esparció las recompensas por las capitulaciones a sus vasallos y otorgó facultades políticas y jurisdiccionales sobre las tierras de los nativos a cambio de una participación.

 

Y estamos como hace 500 años cuando Pedro de Lugo financió los gastos de la expedición para conquistar las costas del Caribe y el Río Grande de la Magdalena, con la complicidad del monarca que le otorgó para siempre el dominio de las tierras invadidas, y el cargo o título de Capitán General con funciones para nombrar regidores, jurados, escribanos públicos, y autorización para repartir los indios y sus tierras, sus aguas y sus minas.

 

Lugo exigió para él y sus descendientes la facultad para que el rey renunciara a enviar protectores de indios.

 

Ahí está el espíritu de la rapiña, la explotación de las fuerzas indígenas, el desmantelamiento de sus templos, el robo de sus tesoros, el saqueo de sus sepulturas, la profanación de sus tumbas, los secuestros de indios que debían pagar su peso en oro por el rescate, y cuando pagaban los soltaban y volvían a secuestrar.

 

Herencia maldita de bandidos insensibles, mentirosos, ladrones, despojadores

y asesinos en complicidad con las Casas de Contratación.

 

La historia es un manicomio y un matadero administrado por tiranos y asesinos que están en el poder y se disfrazan de políticos, papas, dictadores, reyes, emperadores, profetas, dioses humanizados y humanos divinizados que defienden leyes dictadas por ellos mismos y que siempre violan con cinismo, premeditación y alevosía.

 

Para la muestra la historia de este país cuyos líderes han arrasado con todo lo que encuentran a su paso: aire, tierra, agua, animales, plantas, esclavos, campesinos, indígenas, sumisos, ignorantes y talentosos humanos que han desenmascarado sus bellaquerías y que no existen para la memoria colectiva.

 

Por fortuna hay seres sensibles que rompen esquemas de comportamientos culturales y sociales e inmortalizan con sus creaciones como el maestro Eduardo Emilio Esparza Mejía es un personaje insólito que incursiona las entrañas de la tierra donde habitan misteriosos viajeros intergalácticos y seres anónimos que gritan sus blasfemias mientras son liberados por formas, colores y palabras de un viajero por mundos paralelos que habita en los sueños de la razón.

 

Tomado del libro 21 Artistas Su Mundo, Fernando Guinard, 2015

1956 Palmira, Valle del Cauca, Colombia.

Estudió en la Escuela de Artes de Palmira, Escuela Departamental de Arte y Cultura de Cali, Universidad del Tolima de Ibagué y el Taller Experimental de Gráfica de la Habana. Trabajó en los principales talleres de gráfica en Colombia: Corporación Prográfica, Cali; Arte Dos Gráfico y Umberto Giangrandi, Bogotá y hace 34 años dirige el Carángano Gráfico Taller, en Bogotá-Tabio, Cundinamarca. Ha realizado 21 exposiciones individuales y participado en más de 92 colectivas; representó a Colombia en diferentes bienales y trienales de grabado y pintura, en salones y muestras internacionales. Se destacan: 1974 Primer Premio de dibujo, Feria de la Ciencia del Colegio de Cárdenas de Palmira, Colombia.

1978 Mención de Honor, Salón de Arte Joven, Casa de la Cultura Ricardo Nieto, Palmira, Colombia.

1983 Individual, Galería Sextante de Bogotá, Colombia.

1984 Representó a Colombia en I Bienal de Gráfica de La Habana, Cuba.

1986 Individual, Galería Arte Moderno, Cali, Colombia.

1988 Representó a Colombia en la VI Bienal de Pintura del Instituto Domecq en Ciudad de México, México.

1994 Individual, Universidad INCCA de Colombia, Bogotá. 2004 Homenaje a la vida y obra en el marco del Festival de Arte Palmira.

2005 Individual, L’atelier Plastic de La Maison de L’Ilot 13, Ginebra, Suiza.

2006 Recibió la Medalla de Honor al Mérito de su ciudad natal en sus 30 años como artista. Individual, Casa de la Cultura de Palmira, Valle, Colombia.

2007 Individual, Galería 217, Ginebra, Suiza.

2008 Ganador del Concurso Escultórico Internacional Alameda Sol de Oriente, Cali, Colombia.

2010 Participó por Colombia en la VIII Trienal Mundial de Grabado en Chamêliêres, Francia, y obtuvo Mención de Honor de L’Association Mouvement d’Art Contemporain de Chamelières, Francia.

Individual, Galería Guernica, República Dominicana.

2011 Representó a Colombia en la XI Bienal Internacional de Grabado José de Ribera de Xàtiva, Valencia, España y ganó el primer premio. II Salón Internacional de Grabado del Museo de Arte del Tolima. Individual con motivo de sus 35 años en la plástica, Galería Eva Luna, Tabio, Colombia I Intercambio Internacional de Grabado y Exhibición, La Calca Press, Estados Unidos. 2012 Representó a Colombia en la III Bienal Internacional de Grabado de Valladolid, España y fue seleccionado entre los finalistas. II Intercambio Internacional de Grabado y Exhibición La Calca Press, Estados Unidos.

2013 III Intercambio Internacional de Grabado, La Calca Press, Estados Unidos. 2014 Invitado especial a la IX Trienal Mundial de Grabado, Chamêliêres, Francia. VI Muestra Internacional Miniprint, Rosario, Argentina. Gabo su vida y obra, XXVI Festival de la Cultura de Barranquilla, Centro Cultural Cayena, Universidad del Norte, Barranquilla. Individual, Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, Bogotá, Colombia.

2015 Representa a Colombia en International Contemporary Miniprint of Kazanlak, Bulgaria. Realizó Mural Exterior en la Universidad Nacional de Palmira, Colombia.

Colecciones: Museo Peatonal, Palmira y Museo Peatonal de la UCEVA, Tuluá, Colombia; Museo AMAC, Chamêliêres, Francia; Museo Arte Erótico Americano MaReA, Bogotá, Colombia; Museo de Arte del Tolima MAT, Ibagué, Colombia; Casa de Cultura de Xátiva, Valencia, España; Galería del Grupo Aguafuerte,Valladolid, España; Calaca Press, Oaks Park, Estados Unidos; MUNOGRA, Buenos Aires, Argentina; Universidad Nacional de Rosario, Argentina; Universidad UDCA, Bogotá.

El moho del espacio y las bacterias del tiempo solo lo superan los grandes protagonistas y los artistas que no se han arrodillado ante el poder, el dinero y la gloria efímera.

Fernando Guinard

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia