(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

ARTISTAS INVITADOS / ÁNGEL LOOCHKARTT

 ReVista OjOs.com     JUNIO DE 2016

ReVista OjOs.com, Ángel Loochkartt

Foto. Fernando Guinard

EL ÁNGEL ERÓTICO

ÁNGEL LOOCHKARTT

DEL LIBRO 21 ARTISTAS SU MUNDO DE FERNANDO GUINARD

 

Pinto para ser libre, es decir, para no estar solo. Para compartir mi respiración y mi huella dactilar, mi taquicardia. Y para continuar pegado a mi sombra. Hay que buscar adentro. No es posible buscar afuera, imitar arquetipos. La obra impuesta por lo establecido, que pinta el rostro del presente, desaparece con él. Pintar es un acto natural, un placer, un estado de gracia.

 

 

Loochkartt ha tenido el privilegio de beber en la fuente de la eterna juventud y lo demuestra con sus pinturas de los últimos años donde la fuerza expresiva y erótica se reproduce como una tormenta tropical.

 

Uno de los grandes de la nueva figuración, De Kooning, a quien Loochkartt admira con mucha devoción, descubrió las formas flotantes y deformes que acompañan su pintura cuando observaba a los buscadores de moluscos que introducían sus cuerpos en la resaca y se deformaban flotantes con sus respectivas sombras sobre la espuma del mar.

 

Loochkartt, el marinero, percibió que la energía y los fantasmas del mar podían capturarse en la expresión pictórica. Una vez terminados sus estudios en  La Escuela de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, con el patrocinio y  complicidad de José Ángel, su padre, acólito de sus sueños, se embarcó hacia Europa en el Marco Polo. Cuatro veces, en diferentes períodos de su eterna juventud, ha realizado el viaje de retorno acompañado de la calma y la furia de Poseidón cuando abraza las olas y se transforma en tormenta tropical.

 

Las formas artísticas expresionistas son intensas, no pueden ser gratuitas porque se convertirían en una mezquindad. La obra de un artista, su estilo, surge de una tensión, es su vida interior expresada en formas tan naturales como el aroma de un amor.

 

Las formas expresionistas de Loochkartt, abstractas y figurativas, cuando son pintadas alla prima, se caracterizan por las deformaciones y las pinceladas rápidas y sueltas que captan, sin bocetación ni premeditación alguna y con una gran potencia expresiva, emociones, movimientos, miradas, gestos.

 

Cuando no trabaja alla prima, la pincelada es calmada, la tensión es menor, el resultado es como el mar en calma o el de un cuerpo exhausto que solo espera una mirada para encender el fuego interno.

 

Como buen noctámbulo, Loochkartt avanza por las profundidades de la noche y  llena sus lienzos de estrellas mundanas que exhiben sus rostros mutantes y su espíritu andrógino. Loochkartt, felino y ave de presa, divisa a sus víctimas con mirada certera, las captura, les extrae el espíritu. . .

 

Los travestis y Las prostis son series reiterativas del espíritu nocturno con su carga de erotismo, sufrimiento, maldad y bondad. Los travestis son ángeles andróginos que viven su feminidad y extraen a los hombres gotas de sudor y hombría. En entrevista concedida al periodista Ricardo Rondón del diario El Espacio dijo: “El travesti es una luciérnaga de la noche, es el actor más rápido y fulgurante que anima la sombra; actúa y seduce y cambia permanentemente sus libretos; es la más viva aventura. Los he tomado de la escena de la noche y tengo una percepción plástica sobre ellos. Son seres con una fuerza mundana llena de garbo, de malicia, de gracia, y de un sentido que posiblemente perdió la mujer: su desparpajo, su plante, sus gestos y su energía seductora”.

 

Loochkartt emana sabiduría con su verbo, es muy respetuoso del trabajo de los demás y siempre busca el momento preciso para descubrir el diamante inmerso en el caos. Toda la pintura le parece maravillosa y recuerda a Caravaggio, que le regaló la sombra a la luz; los escorzos del Tintoretto; la versatilidad y el color de Giuseppe Ribera; la alegría de vivir de su maestro Franco Gentilini, de quien heredó el placer de pintar las patinas y texturas de las superficies de catedrales y monumentos históricos acariciadas por el tiempo; los retratos de Fran Hals; las transparencias y los azules de Fra Angelico; Masaccio y sus aplicaciones de la perspectiva de Brunelleschi; la anatomía de Pollaiolo; y Andrea Mantegna, Luca Signorelli, Miguel Ángel, da Vinci.

 

De los artistas latinoamericanos respeta a los muralistas mexicanos, Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. De los colombianos a David Manzur, Mario Roldán, Leonel Góngora y Pedro Alcántara Herrán.

 

Hay miradas que ven la obra de los artistas desde otra óptica. Nadie puede quitarle a otro el derecho a opinar. Sin embargo Loochkartt considera que la mayoría de las veces algunas miradas han leído con superficialidad la obra de los muralistas mexicanos a quienes han considerado como servidores de una causa política sin percibir las calidades plásticas, el contexto histórico y el mundo interior del artista.

 

Ángel Loochkartt, Carlos Granada y Leonel Góngora, mosqueteros del neo expresionismo criollo, en mayo de 1989, dirigieron una carta a las señoras Lina Espitaleta de Villegas y Carolina Ponce de León, curadoras de una fallida exposición en la que deseaban mostrar una versión del expresionismo colombiano. La carta decía así:

 

“No somos una versión del expresionismo sino los representantes del mismo.

 

En el país ha existido siempre una carencia de análisis e investigación sobre los procesos artísticos, razón por la cual no se ha podido contextualizar el movimiento expresionista y sus proyecciones en la estética y la cultura de nuestro medio.

 

Despierta nuestra curiosidad quién va a llevar la pauta del  concepto documental, para que sea rigurosa y exhaustiva, ya que por nuestra experiencia en el medio en que vivimos, surgen expertos de la noche a la mañana y así se quedan, pues el conocimiento o la obra que los avale en la materia que los identifica, es lo de menos, en este paraíso del nepotismo y de las influencias. La constante expresionista siempre ha buscado la autenticidad.

 

De ahí su posición filosófica ante una ética y un estilo secular, humanista, creador de grandes controversias y blanco de persecuciones y censuras.

 

Siempre ha sido anti institucional, antisocial, crítico de los formalismos en sus comportamientos hipócritas y arribistas. Ha sido la vanguardia aunque los últimos en enterarse de esto sean los burócratas, los académicos que manejan los oficialismos, o los políticos de turno, o los comerciantes tiburones que siempre han existido y que cuando comienzan a oler un buen margen de lucro promocionan la obviedad existente entre la incipiente y primitiva sociedad de consumo que no crea nada nuevo e imita mal los modelos extranjeros”.

 

Sobre el análisis plástico de la obra de Loochkartt Leonel Estrada escribe: “Toma su fuerza expresiva  de la asimetría que aparece expresada dentro de ritmos diagonales que hace la composición dinámica y dramática. Cada obra de Loochkartt es un acontecimiento dinámico”.

 

Su amigo, residente en Roma, el artista Samuel Montealegre escribió en 1986: ... “El núcleo central de la obra de Loochkartt, en sentido ideológico, está conformado por un anarquismo individualista: el defiende con tenacidad cuanto es libertad, y al transgredir le otorga, para compensar la represión social, un espacio a través del arte.

 

La pintura de Ángel Loochkartt se enlaza en realidad con el barroco latinoamericano y deriva estímulos de lo popular y del folclor colombiano. En el último caso basta mencionar lo más evidente, Los Congos, comparsa del Carnaval de Barranquilla, su ciudad.

 

Pero más que conexiones temáticas y lingüísticas, son vivencias: en nuestro barroco se producen desacomplejadas fusiones culturales, en lo popular emerge la frescura del sentir y en cierto folclor la sexualidad se vuelve provocante sensualidad. Elementos que son el mismo Loochkartt.

 

En Europa, la anarquía encuentra desde 1916, y por algunos años, la misma expresión artística en el movimiento Dada, en el cual la provocación es el arma más certera.

 

Es necesario expresar que la espontaneidad del objeto dadaísta está compensado por una fuerte estructura ideativa y que solo de tal modo combate con eficacia. En años recientes esta actitud ha querido ser adoptada, sin causticidad, enfatizando más en la forma.

 

En cambio la anarquía que artísticamente propone Loochkartt no consiste en retrogresión al Dada con el ready made y el desplante, sino en una pintura que combate el prejuicio con contrapuntos cromáticos: en amplias zonas de colores fríos (azules, verdes, tierras...) vibran pinceladas de colores cálidos (rojos, amarillos, anaranjados...) y, a veces, hay centellas de luz pura (blanco)”.

 

Hay miradas que ven la obra de los artistas desde otra óptica. Nadie puede quitarle a otro el derecho a opinar.

 

Sin embargo Loochkartt considera que la mayoría de las veces algunas miradas han leído con superficialidad la obra de los muralistas mexicanos a quienes han considerado como servidores de una causa política sin percibir las calidades plásticas, el contexto histórico y el mundo interior del artista.

“En la Academia de Bellas Artes en Roma los maestros tenían tres asistentes que le ayudaban a coordinar con los estudiantes. Para hablar con el maestro había que pedir cita pues estaba ocupado en la producción de su obra. En la primera cita me dijo que fuera al zoológico y que dibujara. Durante tres meses, de ocho de la mañana a cinco de la tarde, dibuje todo la fauna. En la nueva cita para ver mi trabajo dijo: Lo sabía, muy buen trabajo de línea, espesor y longitud. Luego pinté catedrales, baptisterios, escenas de cine, ángeles,

personajes del pueblo y personajes nocturnos de la fiesta que me acompañan en toda mi obra”.

1933 Barranquilla, Colombia.

1951 Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. Muchos años después, las directivas lo condecoraron como el estudiante y pintor más destacado que ha pisado el alma mater en toda su historia.

1956 Viaja a Roma y continúa sus estudios de formación en la Academi di Belle Arti, Centro CALAL de Artes Aplicadas y Academia di San Giacomo.

1958 Colectivas: Bienal de Venecia, Italia; I Muestra de Artistas Latinoamericanos en el Palacio Venecia, Italia.

1961 El Instituto de Cultura Hispánica, organiza una exposición itinerante por Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Granada. Colectiva, Festival Arte de Azusa, California, Estados Unidos.

1962 Individual, Serie Variaciones Lunares, Galería El Callejón, Bogotá, Colombia.

1963 Individual, Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, Colombia.

1964 Es nombrado director de la Escuela de Pintura de la Universidad del Atlántico. Recibe la dirección de manos del pintor Alejandro Obregón.

1971 Se vincula al Departamento de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Cuando se jubila la universidad lo declara Profesor Emérito.

1981 Retrospectiva, Momentos de trabajo Veinte años, Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia (243 obras).

1982 Colectiva, Muestra Internacional Permanente del Autorretrato, Galleria Degli Uffzzi, Florencia, Italia.

1983 Colectiva. I Bienal Internacional de La Habana.

1985 Representa a Colombia en la XVIII Bienal de Sao Paulo, Brasil. Itinerante, Cien Años de Arte Colombiano, Museo de Arte Moderno de Bogotá, Colombia;  Río de Janeiro, Brasil; Roma, Italia. Primer  Premio  XXX  Salón de Artistas Nacionales por sus pinturas El ángel sale a mi encuentro y El ángel nos llama.

1986 Individual, Museo de Arte Moderno de Costa Rica.

1988 Colectivas: XXXI Salón Nacional de Artistas, Medellín, Colombia. Federico Brook, comisario de la XLIII Bienal de Venecia, invita a Loochkartt a exponer en el pabellón italo-latinoamericano.

1991 Colectiva, XXXIII Salón Nacional de Artistas, Bogotá, Colombia.

1992 Colectivas: Colombia Contemporary Images, Queens Museum of Art,  New York, Estados Unidos; XXXIV Salón Nacional de Artistas, Bogotá,

Colombia.

1993 Colectiva, Pintores Colombianos, Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, Colombia.

2000 Colectiva, Muestra inaugural del Museo Arte Erótico Americano MaReA, Bogotá, Colombia.

2003 Mural, Los juegos de antaño, Museo de los Niños, Bogotá, Colombia.

2004 Individual. Recurrencias, Universidad de Salamanca, Centro Cultural en Bogotá, Colombia.

2006 Individual, Loochkartt, bajo la piel de la tierra y su obra mayor figurativa,  Galería Arte Autopista. Medellín, Colombia.

2008 Happening, Homenaje sospechoso a Ángel Loochkartt, Museo Arte Erótico Americano MaReA y Galería Café Libro, Bogotá, Colombia.

2009 Individual, Bajo la piel de la tierra, La Localidad, Bogotá, Colombia.

2010 Corpus Eroticus-Femenino Masculino Arte & Erotismo, Homenaje a Ángel Loochkartt, Jim Amaral y Fernando Guinard, director del Museo Arte Erótico Americano  MaReA, Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, Colombia.

Art & Eros en Loochkartt, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia.

2014  PROFESOR EMÉRITO. Facultad de Artes. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá.

"La mano del artista reacciona en función de innumerables automatismos adquiridos por la práctica".

 

“Mi obra es una sola. Cada pintura, dibujo o grabado son segmentos de la totalidad.

 

El precio de una obra comercial depende del aval que tenga  por parte de quienes la comercializan.

 

No tengo galería, soy independiente.

 

Es más importante el prestigio de la obra que el prestigio del artista, la fama es una moda y pasa.

 

Una obra es un reto con elementos que conciernen a la estética. Ir más allá, retarse a uno mismo. Si te ata el dinero la obra se rompe.

 

La soledad es la mejor compañía, no hay soledad cuando hay obra.

 

El whisky, el tabaco y el diálogo afinan la gracia”.

 

 

***

 

Las mujeres de cabello en forma de pagoda surgen con rasgos masculinos y los hombres se feminizan. Casi toda su obra es la consagración de la androginia, de la imagen esencial del ángel. También el universo lésbico está mágicamente narrado en su serie de formato circular: Hábitos eróticos de las mujeres etruscas.

 

Gonzalo Márquez Cristo

“Erosángel”

 

Soy el Ángel

el habitante de la memoria

del sueño,

transito la calle donde nace

la cinta de la aurora

que arquea mi transparente vanidad

de mito y presencia.

 

Estoy signado,

como forma del instante.

Icono vivo que traspasa

los celajes del vacío

siguiendo tu erotizada esencia,

crispadas las alas,

los pies llameantes,

mis húmedas formas, pasión de la piel

que atrapa el grito

hasta ahogarlo

en punzantes uñas.

 

Ángel Loochkartt

 

Poesía publicada en el libro El Espíritu Erótico, 1990, Fernando Guinard

Ángel Loochkartt, ReVista OjOs.com
Ángel Loochkartt, ReVista OjOs.com

Invitación lanzamiento del libro El Espíritu Creador

 

VOLVER A ARTISTAS INVITADOS                                         VOLVER A SUMARIO                                  VOLVER A HOMENAJES

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia