(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

ARTISTAS INVITADOS /  GASTOHN BARRIOS

 ReVista OjOs.com     MAYO DE 2012

GASTOHN BARRIOS

 

- ¿Cómo fue tu salida del armario?

 

Fue tranquila y sorpresiva, yo tenía como diecinueve años y siempre había tenido novias y en mi familia conocían a todos mis amigos; así que cuando decidí dejar de un momento para otro a mi última novia y apareció un “amigo nuevo” (que fue mi primer pareja), mi vieja sospechó; un día cuando tuvo la oportunidad, me preguntó de dónde había salido ese amigo nuevo y yo le conté la verdad; inmediatamente lo aceptó por mí, pero le costó aceptar a mi pareja en un principio, aunque luego lo adoptó como un hijo más que aún se conserva como parte de la familia, a pesar de que nuestra relación terminó hace más de 10 años.

 

Tomado de: http://www.sentidog.com/lat/2011/07/el-armario-de-gastohn-barrios/

 

***

 

“¡Qué feliz sería hoy el mundo sin la sombra ominosa de Cristo!  Pero no, el Espíritu Santo, que caga lenguas de fuego, había dispuesto otra cosa. El siguiente en la lista de los Inocencios, el cuarto, quien en el clímax de su delirio se designaba a sí mismo praesentia corporalis Christi, fue el que azuzó a la Inquisición, con su bula Ad extirpanda, a usar la tortura para sacarles a sus víctimas la confesión de herejía. Y otro Inocencio, el octavo, no bien fue elegido papa (en un cónclave presidido por el soborno y la intriga), promulgó la bula Summis desiderantes affectibus que desató la más feroz persecución contra las brujas; a su hijo Franceschetto lo casó con una Médicis, y para refrendar el trato nombró cardenal a un hijo de Lorenzo el Magnífico, Giovanni, que entonces tenía sólo 13 años. A los 37 este Médicis habría de ascender al papado, que se parrandeó de banquete en banquete en una sola y continua fiesta. Se puso León X, aunque del feroz animal sólo tenía el nombre: gordo, miope, de ojos saltones, cabalgaba de lado como mujer a causa de una úlcera en el trasero adquirida tal vez en sus devaneos homosexuales y que le amargaba, aunque no mucho, la fiesta. Los burdeles de la Ciudad Eterna (que contaba entonces, entre sus cincuenta mil habitantes, con siete mil prostitutas registradas) le pagaban diezmos”.

 

Fernando Vallejo

Gastohn Barrios (Argentina). Es un representante del eterno masculino que lo ha plasmado como captor de tensiones, gestos, luces y sombras construidas sobre los cuerpos de los más bellos hombres que deambulan por el mundo de las pasarelas del arte y la fotografía que acompañan a las formas del cuerpo y las percepciones del espíritu.

Él también ha sido capturado  por importantes artistas que entre luces y sombras enjauladas capturan su espíritu de la sensualidad. En 2008, después de errar por tierras extrañas retornó a sus raíces y se instaló en Buenos Aires y en las redes sociales donde ha dado rienda suelta a su espíritu emprendedor y creativo.

El trabajo de Gastohn Barrios es encantador y sensual como el tango, seduce con la mirada, atrapa con ímpetu, hipnotiza para llevarnos al mundo de las mitologías religiosas y el erotismo de los dogmáticos que creen en dioses humanizados y en esposos salvadores. Su arte es una proyección de sí mismo, un espejo que refleja su sensibilidad y trasmite sin egoísmo y con suma munificencia. Su Cristo coronado de espinas es un hombre, es un dios, es un amante, un salvador, un despertador de sensaciones no banales.

Benditos sean.

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia